Dato Posta

Hacemos periodismo.

Columnistas

ARGENZUELA, OCTUBRE Y EL 30% VOLATIL

POR ACID CANDY

El periodismo militante busca denodadamente una declaración del candidato del Frente de Todos, Alberto Fernandez, relacionada a la actual situación de Venezuela. Realmente llama la atención que la realidad venezolana haya tenido tan poco protagonismo en la campaña vernácula, teniendo en consideración las condecoraciones, elogios, relaciones carnales, Antoninis, valijas, embajadas paralelas y negocios cruzados que mantuvieron durante muchísimos años los 3 gobiernos kirchneristas argentinos, con el militar Hugo Chavez, primero golpista y luego elegido democráticamente (parecido a Juan Domingo, pero con acento caribeño) y luego con Maduro.

El periodismo busca definiciones de Alberto sobre Venezuela, busca “el” titular. Que Alberto haya sido designado candidato por CFK, su candidata a Vicepresidente, quien en su momento (8 de mayo de 2013) y en calidad de Gran Maestre de la Orden del Libertador General San Martín, condecoro a Nicolas Maduro, amerita insistir en esa declaración?. Tiene sentido ponerlo incómodo a Alberto pidiéndole una mentira obvia?

Que la candidata a intendente de La Plata por el Frente de Todos, el 28 de mayo de 2015, en actos que mucho tienen de militancia y poco de académicos, haya hecho entrega del premio Rodolfo Walsh a la libertad de expresión a Nicolas Maduro, amerita insistir con al búsqueda de una declaración de Alberto, ¿realmente tiene sentido?.

Saintout, la decana de periodismo, fue la que dijo – a propósito del atentado de ISIS a la revista Charlie Hebdo – “Los crímenes jamás tienen justificaciones pero si tienen contexto”. Posiblemente esté, con esa declaración, justificando las mas de 6.800 ejecuciones extrajudiciales que incluye el reporte de Bachelet sobre Venezuela. Es el contexto che!!!, sino, tiene que reconocer la locura de haberle dado a Maduro un premio a la libertad de expresión.

Es que en Venezuela, la persecución de los medios, es lo que fue aquí con el kirchnerismo, en grado superlativo. Acá teníamos un 6,7,8, bancado con fondos públicos, para perseguir, bastardear y aniquilar al periodismo crítico que lo veían ellos mismos; un Cuervo Larroque mandando a despedir a Micheli por cuestionar que La Cámpora hacia acción pública con pecheras identificatorias, Jefes de Gabinete rompiendo diarios en conferencias de prensa matinales y secretarios de comercio gastando recursos público en merchandising anti clarín.

Si hoy los medios periodísticos seguimos opinando con libertad es por gente que defiende la república y que al plantarse en 2015, decidió que el camino de al persecución ideológica, ya lo habíamos recorrido en los setentas y sus consecuencias fueron tremendas con, como mínimo, los 8.875 desaparecidos desde 1969 hasta 1983, listados en el Museo de la Memoria. Cierto que incluye a José López que le desapareció a Néstor.

Alberto se aferra a los conceptos para disfrazar las enormes diferencias que tiene con la tropa que le prestaron, porque con la tropa propia no tiene diferencias. Alberto dice que en Venezuela no hay una dictadura porque Nicolas fue elegido por el pueblo y que lo que hay es un gobierno autoritario, pero hay grupos parapoliciales matando gente!! Como la Triple A que crearon Cámpora y López Rega entre nosotros en los setentas!! (es el contexto, estúpido!!); cierto que se dijo de todo de aquella elección y de un eventual fraude pero a nadie le consta con lo que – a estos efectos – es una teoría conspirativa mas sin constatación, como la de los K cuando perdió Scioli o como la de Carrió en las ultimas PASO.

Venezuela no está como está porque quisieron que estuviera así. En el imaginario de quienes implementaron las medidas socialistas, seguramente se imaginaban todos felices, justos, equitativos, bien nutridos y trabajando por una patria grande. Seguramente es cierto que al “imperio” le interesa el petróleo venezolano, y que parte de lo que hoy ocurre es responsabilidad de USA, pero el nacionalismo inteligente lo tiene que ejercer el connacional… no se le puede pedir patriotismo venezolano a un natural de USA, como tampoco a un natural de Venezuela pedirle que defienda los intereses de USA (aunque cipayos hay en todas partes).

Lo que estaba ocurriendo en Argentina, con CFK simulando “ordeñar vacas” en Angola, armando un Estado lleno de burocracia para que los que generan riqueza tuvieran cada vez que pagar mas peajes, exportando e importando cada vez menos y en un estado de total parálisis productiva y energética (pero con suculentos negociados para unos pocos), tampoco nos hubiera llevado a ser Venezuela. Quienes tomaban esas medidas, también gustaban de mentir descaradamente en la FAO diciendo que prácticamente habíamos erradicado la pobreza y que teníamos menos pobres que Alemania, y – en temas de mayor veracidad – firmaban acuerdos con Chevron por temas petroleros y entregaban cientos de miles de hectáreas a China para que haga sabrá Mao qué cosa.

CFK, con su indumentaria neoyorkina, no se hubiera permitido ser tildada de “chavista”, sorry, pero no!, un apelativo poco apropiado para ella. Y, SOBRE TODO, el argentino NO la hubiese dejado. Ni a ella, ni al séquito de aplaudidores berretas que la rodea, porque – los que hacen ruido son los aplaudidores berretas, Hebe, D’Elia, etc. – pero los que cuentan tienen un vuelo intelectual mas solvente y con mayor formación cívica.

El 30% de los argentinos somos volátiles… no estamos casados ni con el peronismo, ni con el radicalismo, ni con la derecha ni con la izquierda. Tal vez ese 30% coincida con los que pagamos impuestos y generamos riqueza para que el 70% restante, o viva del Estado (como reyes) o de las dádivas del Estado (como mendigos).

En octubre todo puede pasar. La plaza de mayo rugió el 24A. Y no eran macristas los que estaban ahí… podía haber alguno, pero no eran macristas; que Macri no se confunda. No estaban ahí para apoyar sus políticas económicas; estaban allí para apoyar las políticas institucionales que juzgan correctas, el imperio de la libertad de expresión, el respecto por las instituciones, por la separación de poderes, y por el reconocimiento a la decencia y al trabajo. El mayor grito la gente lo dio dejando el Cabildo impoluto, sin pintadas y se tornó ensordecedor cuando gente como Grabois salió a decir que fue una marcha gorila y fanfarrona.

En mi última columna me referí a la estrategia heroica de declinar candidatura en beneficio de Lavagna, en beneficio de la República; luego entre a los sitios de Lavagna y está rodeado de tantos inútiles obsecuentes como Macri y Cristina (perdón, Alberto).

En las generales de octubre, todo puede pasar… somos volátiles… somos el 30% que define elecciones…un poco mas de respecto Sres. Politicos/as… somos los sponsors de la fiesta de todos… somos los que ponemos el pan en la mesa de los mantenidos de la política, cuando pagamos nuestros impuestos. Afirmación ésta última, que muchos que ni siquiera pasan la SUBE para viajar en tren o pagan un mínimo monotributo, seguramente, criticarán.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: