mié. Jul 17th, 2019

CAMPAÑA SUCIA

POR ACID CANDY

Hace unas semanas que estoy intentando comprender un fenómeno realmente llamativo. Cuando publiqué la columna “Mascarón de Proa”, describiendo a Massa como ese mascarón y describiendo a los candidatos de la Cámpora adentro del barco, recibí algunos comentarios que me hicieron pensar.

Me dijeron: “Qué problema tiene el que escribe con la Cámpora??, demonizándola sin motivos y nombrando a algunos de sus integrantes como si fueran culpables de quien sabe qué crimen en su afiebrado cerebro. Me gustaría que dé los motivos de su tan ridícula repugnancia”. Un par de comentarios después, otra opinante, me dice “Este caramelo ácido debería ocuparse de lo que hicieron los descerebrados de partido… radical? Se llamaba así?… bueno, uno que fue rematado al mayor recaudador de procesos de la Argentina! Estos no solo perdieron su DIGNIDAD regalando el partido, sino que su gente, no hizo nada para salvarlo. (…)” y continúa la opinante con “sugerencias” que me recordaron las formas de la última década: “Ocúpese caramelito ácido”… “no olvide uno de los tantos lemas de Perón” y pensar que esta persona era Radical también, en fin, cosas de la vida.

A ver, mis queridos lectores y lectoras; yo insisto con mi opinión: “Alberto al Gobierno, la Cámpora al poder”; honestamente, considero que ese es el lema implícito y no siento estar ofendiendo ni demonizando. Cuando a partir de los dichos de Vidal (muy posteriores a los míos, porque lo vengo sosteniendo públicamente desde “Rio Revuelto” publicada el 5 de junio), quien dijera que si gana Kicillof la provincia de Buenos Aires la gobernará la Cámpora, se dijo que sus dichos constituían campaña sucia… Hasta Larroque respondió diciendo: “el problema si gana Vidal es que gobierna Vidal”, indicando en un paralelo poco reflexionado, que Vidal es tan mala para Vidal, como la Cámpora para Axel. Si hay que interpretarlo de otra manera, por favor, me lo explican.

Si hay demonización, en todo caso, hay una autodemonización… porque con lo valiosa que es la Cámpora dentro del armado kirchnerista, que liguen a Kicillof con la Cámpora, tendría que ser un valor agregado… ahora, me asusta que los propios digan que es una campaña sucia… porque que los que no quieren a la Cámpora digan ridiculeces como que son el brazo político del narcotráfico es entendible (la verdad, por ahí soy muy naif, pero me parece un absoluto disparate aunque este en boca de una monja), … ahora, que los propios digan que la vinculación Kicillof/la Cámpora es campaña sucia, eso sí que asusta en serio… que bajo concepto de sí mismos tendrán los integrantes de la organización para decir eso, o sus aliados del frente, si consideran que esa identificación ensucia la imagen del candidato a gobernador.

En lo doméstico, y volviendo a mis comentaristas, ¿qué tiene de demonización mi opinión?. Acaso la Cámpora se va a quedar sosegada, calma y tranquila en caso que Alberto dé muestras de autonomía?. Porque cuando Alberto se enoja con colegas periodistas, se desmarca de Cristina, expresando que las decisiones las tomará él porque Cristina va a estar en el Senado, pero en el spot de lanzamiento (cuidado, guionado y auditado) dice que “con Cristina” nos va a sacar de la crisis. Entonces, si da muestras de autonomía, la Cámpora va a aceptar con sumisión los aires de libertad de Alberto?. Eso es demonizarla?. No estoy diciendo que le van a tirar un “Rucci” como hizo Montoneros con Perón!! estoy diciendo que serán los garantes de la lealtad de Alberto. Eso es demonizarla?… hay que pensar un poco mas las opiniones me parece.

De nuevo: no tengo repugnancia por la Cámpora; tengo amistad con muchísimos de los integrantes de esa agrupación, de los cuales valoro su compromiso, honestidad intelectual y vocación política, incluso rescato su acción social (mas allá de pecheras) y valoro (aún con críticas y reservas) muchísimas de las políticas de Juani. También valoro mucho el respeto que tienen para con este espacio de ACID CANDY, el propio Intendente, y algún funcionario cercano también (muy pocos) aunque están los otros funcionarios o funcionarias que el mismo día del periodista me dijeron sin mediar ningún saludo “que te pasa… nos estas matando” jajaja, resulta que ahora escribir sobre cuestiones que pocos escriben es matar? Pero matar a quién? Matar es otra cosa, creo yo, lo único que hago es escribir una columna que puede gustar o no, simplemente eso. Volviendo a la columna, las declaraciones del Frente de Todos que me asustan en mi defensa de la libertad de expresión, en este tiempo, vienen de otros integrantes del Frente de Todos, no de la Cámpora… y si Larroque me preguntara quien soy ante una interrogación incomoda como la que le hiciera Micheli, al menos, hasta el 10 de diciembre, no tendría como tirarme el aparato del Estado encima.
Finalmente, acepto la sugerencia mussoliniana de buscar la opinión de los próceres del radicalismo, y revisar los lemas de Perón… a mi no me da miedo leer todos los lemas y todas las opiniones, porque no estoy casado con ninguna… hay mucho político de todos los partidos, reinterpretando dichos y hechos (lo de Aguad respecto de Aldo Rico es la cereza de postre del revisionismo ridículo). Muchos revisan la historia buscando épica, redención y trascendencia para su propia conveniencia… yo la reviso buscando hechos… no le tengo miedo a los hechos… hago periodismo, son mi materia prima.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: