Dato Posta

Periodismo Confiable

Curiosidades

CURIOSIDADES DEL 19 DE MAYO: MORIA TANGUITO

José Alberto Iglesias, más conocido como Tanguito, fue un singular artista de los albores del rock argentino, que compuso La Balsa junto a Litto Nebbia y dejó apenas una placa registrada, pero cuya figura atravesó el tiempo, transformándose en una leyenda del origen del rock local.

La vida de José Alberto Iglesias de Caseros – su verdadero nombre – fue corta, dramática e intensa, y estuvo siempre teñida por un halo de misterio que alimentó al mito y le imprimió aún más encanto a su figura. Se erigió en un personaje popular y masivo en la década del 80, cuando su historia llegó a la pantalla grande de la mano de Marcelo Piñeyro con la taquillera película Tango Feroz.

Su debut discográfico fue en 1963 como cantante de Los Dukes. Dos años más tarde, Tanguito era una de las figuras que, al igual que Moris, Lito Nebbia, Miguel Abuelo, Ciro Fogliatta y Javier Martínez, frecuentaba La Cueva, un reducto conocido como la “cuna del rock argentino” y que cobijaba parte de la bohemia de Buenos Aires.

Aquellos que frecuentaban La Cueva también solían pasar sus noches en el bar La Perla del Once, donde nació La Balsa, la canción más emblemática del rock argentino.

En un año y medio – entre diciembre de 1966 y abril de 1968 – se dieron los hechos más importantes de su vida artística: además de componer La Balsa, participó de un espectáculo antológico junto a sus amigos de La Cueva, actuó en televisión y logró grabar su primer trabajo como solista titulado La Princesa Dorada.

La época de grabación de esta placa encuentra al músico en situaciones complicadas, tanto por cuestiones personales vinculadas con su afición a los tóxicos como por el recrudecimiento de la persecución policial, que trajo como consecuencia que fuera detenido en numerosas ocasiones y, finalmente, enviado a prisión a la cárcel de Villa Devoto en febrero de 1971. También estuvo internado en el Hospital Borda, donde pasó muchos meses y fue sometido a electroshocks y a shocks insulínicos.

En la madrugada del 19 de mayo de 1972, logró fugarse y consiguió llegar a la estación Pacífico con la intención de abordar un tren rumbo a su casa. Allí cayó a las vías y terminó su vida bajo las ruedas del tren en el puente sobre la avenida Santa Fe.

Fuente: Diario Popular

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: