mar. May 21st, 2019

CURIOSIDADES DEL MES DE ENERO

1 de enero

¿Como nació nuestro calendario? Según la leyenda, el calendario romano (nuestro calendario) fue creado por Rómulo, el mítico primer rey de Roma, cuando fundó la ciudad en el 753 a.C., año 1 del calendario romano. Así como nosotros decimos año 753 antes de Cristo o año 2000 después de Cristo, los romanos decían año 1, 2 o 700 ab urbe condita (a.u.c.), o sea, «desde la fundación de la ciudad». Por alguna razón desconocida, este calendario consideraba un año de 304 días y compuesto solo por 10 meses, no por 12. A los cuatro primeros meses se los llamó Martis, por Marte, dios de la guerra; Aprilis, que probablemente se refería a la cría de cerdos o a la floración; Maius, por Maya, diosa de la primavera; y Iunius, por Juno, la reina de los dioses. Al resto se limitó a llamarlos Quintilis (quinto), Sextilis (sexto), September (séptimo), October (octavo), November (noveno) y December (décimo). El calendario de Rómulo tuvo corta vida, pues era totalmente impracticable para un pueblo agricultor que necesitaba un orden preciso que sirviera de orientación para sus cultivos  a través de las estaciones del año. A pesar de las posteriores modificaciones hasta llegar a nuestro calendario actual de 12 meses y 365 días, actualmente se refleja en nuestros almanaques el orden romano para séptimo (Septiembre), octavo (Octubre), noveno (Noviembre) y décimo (Diciembre) aunque no coinciden con sus respectivos números mensuales.

Fuente: Historia del Calendario, David Ewing Duncan, Ed.Emecé

 

2 de enero

El juicio a Sócrates:  aunque durante la primera parte de su vida fue considerado un patriota y un hombre de profundas convicciones religiosas, Sócrates sufrió sin embargo la desconfianza de muchos de sus contemporáneos, a los que les disgustaba la nueva postura que tomó frente al Estado ateniense y la religión establecida, que planteaba «una existencia etérea sin el consentimiento de ningún dios como figura explícita». Fue acusado en el 399 a. C. de introducir nuevos dioses y corromper la moral de la juventud, alejándola de los principios de la democracia. Por el contrario, Sócrates se manifestó devoto de los dioses, y no pretendía introducir nuevas deidades. Durante su juicio la acusación fue leída ante un jurado conformado por 501 miembros elegidos al azar entre los ciudadanos mayores de treinta años. Esto era parte del procedimiento normal en Atenas, donde existían jurados pero no jueces: los propios miembros del tribunal decidían la sentencia, votando en una urna tras haber escuchado el testimonio de las partes. El magistrado que presidía el proceso no era un jurista profesional sino un ciudadano común también designado por sorteo. Tampoco existía una corte de apelaciones, de modo que la decisión era definitiva. Los acusadores tenían cierto plazo para formular sus cargos y presentar sus testigos. Luego le tocaba al acusado defenderse a sí mismo, aunque podía contar con el asesoramiento previo de oradores profesionales. Todo el proceso era oral y aún las pruebas documentales debían leerse en voz alta. El tiempo que tenía cada parte para hablar era el mismo y se medía con un reloj de agua que se detenía durante las declaraciones de los testigos y la lectura de los documentos. El proceso duraba varias horas y durante ese tiempo los miembros del jurado permanecían sentados en bancos de madera. Las sesiones eran públicas. Cuando las intervenciones de cada parte terminaban, los miembros del tribunal votaban una primera vez para decidir si el acusado era culpable o inocente. Si resolvían esto último, la persona quedaba en libertad y podía presentar cargos contra su acusador. Si, en cambio, el acusado era encontrado culpable, cada una de las partes debía sugerir una condena. Los miembros del tribunal votaban entonces por segunda vez para elegir entre las propuestas presentadas, sin poder formular alternativas. Sócrates fue declarado culpable por amplia mayoría y condenado a morir ingiriendo cicuta (un veneno poderoso), un método utilizado habitualmente en Grecia para la ejecución de las condenas a muerte.

Fuente: Historias de Filósofos, Pablo Da Silveira, Ed.Punto de Lectura

 

3 de enero

El edificio que vengó una afrenta amorosa  El 3 de enero  de 1936 se inauguró el Edificio Kavanagh, ubicado en la calle Florida 1065, frente a la Plaza San Martín, en Retiro. Fue diseñado por el estudio de arquitectura Sanchez, Lagos y De La Torre y según los deseos de su propietaria, Corina Kavanagh, el único requisito habría sido el de impedir la vista desde el Palacio Anchorena a la Basílica del Santísimo Sacramento. Fue construído con materiales de primerísima calidad y tan solo demoró veintidos meses en ser concluído. Primero en su tipo por contar con aire acondicionado central, como avance para la época también contaba con jardines en los pisos altos (debido a su forma escalonada), piscina, talleres de lavado y planchado, cámara frigorífica y sistema telefónico central. Sin embargo no contaba con cocheras ni portero eléctrico. Posee en total 105 departamentos. Como dato curioso, se dice que su construcción se debió a que existió una relación amorosa con final no feliz entre Corina Kavanagh y uno de los hijos de la familia Anchorena. Los Anchorena habrían forzado la ruptura por no tratarse Corina de una candidata perteneciente a una familia patricia y, por lo tanto, no digna del novio. Por despecho, la millonaria habría mandado a construir este enorme edificio (el más alto de Sudamérica en ese entonces, con algo más de 120 mts.) para tapar la vista que tenían los Anchorena desde su casa (el actual Palacio San Martín) a la Basílica del Santísimo Sacramento (distante tan solo a 150 mts.),y  que había sido edificada para convertirse en el futuro sepulcro de la aristocrática familia. Desde el único lugar que se puede ver la iglesia es desde un pasaje que bordea el edificio y que, paradójicamente, lleva el nombre de la millonaria despechada. En 1999 fue declarado Monumento Histórico Nacional y desde ese mismo año pertenece al Patrimonio Mundial de la Arquitectura de la Modernidad, por decisión de la UNESCO.

Fuente: Buenos Aires Turismo / Arcón de Buenos Aires

4 de enero

Se funda el diario La Nación  El primer ejemplar del diario La Nación apareció el 4 de enero de 1870. Fue fundado por el político argentino Bartolomé Mitre, quien fuera uno de los líderes del Partido Unitario porteño hasta 1862 y luego líder del Partido Nacionalista, con el que fue elegido presidente de la Nación ese mismo año, luego de vencer al líder del federalismo, el entrerriano Justo José de Urquiza, en la batalla de Pavón (1861). Mitre nombró el periódico a partir del nombre de su partido político, que aludía a su proyecto de conformar un fuerte Estado nacional, con sede en la ciudad de Buenos Aires y capaz de dominar las autonomías provinciales. La Nación fue la plataforma de acción política del mitrismo, desde ese momento, que se configuró como una de las principales fuerzas de oposición al roquismo, encarnado en el Partido Autonomista Nacional (PAN), cuya principal expresión mediática fue el diario La Prensa, dirigida por el político roquista José C. Paz. El diario La Nación se caracteriza por su diseño «alargado» conocido como «formato berlinés». Tiene una tirada promedio de 160.000 ejemplares de lunes a sábados y 250.000 los domingos.​ La versión digital lanacion.com.ar es el cuarto periódico digital en español más consultado del mundo con 7.382.000 de usuarios únicos (información actualizada a septiembre de 2016).

Fuente: Wikipedia

5 de enero

Políticos eran los de antes  Lisandro de la Torre, político, abogado y escritor, que enfrentó en soledad la corrupción y los negociados de la década infame, nació en Rosario en 1868. Entre tantos hitos importantes a lo largo de su vida, podemos destacar su participación en la creación de la Unión Cívica de la Juventud (más tarde Unión Cívica Radical) en el año 1890, involucrándose asímismo de forma activa en la revolución radical de 1893; la fundación del diario La República en 1898 y  la férrea defensa de las autonomías municipales en cuyas ideas se basó parte de la reforma constitucional de 1994, entre otros.  Desilusionado por el devenir de la política de aquellos tiempos convulsionados, De la Torre se retiró definitivamente, presentando su renuncia al Senado en enero de 1937, y se recluyó en su casa de la calle Esmeralda 22, de la que sólo salía para brindar alguna conferencia o para participar en homenajes a viejos amigos de ideas como fue el caso de Aníbal Ponce. El 6 de diciembre de 1938, sus amigos le prepararon un cumpleaños sorpresa. De la Torre cumplía 70 años y se lo notaba muy apesadumbrado. Además, hacía pocos días había fallecido su madre. Lentamente, comenzó a despedirse de sus allegados y de sus cosas más queridas hasta que, al mediodía del 5 de enero de 1939, puso fin a su vida disparándose un balazo al corazón.

Junto a su cadáver se encontró una carta dirigida a sus amigos: “Les ruego que se hagan cargo de la cremación de mi cadáver. Deseo que no haya acompañamiento público ni ceremonia laica ni religiosa alguna. Mucha gente buena me respeta y me quiere y sentirá mi muerte. Eso me basta como recompensa. No debe darse una importancia excesiva al desenlace final de una vida. Si ustedes no lo desaprueban, desearía que mis cenizas fueran arrojadas al viento. Me parece una forma excelente de volver a la nada, confundiéndose con todo lo que muere en el Universo. Me autoriza a darles este encargo el afecto invariable que nos ha unido. Adiós”

Fuente: El Historiador, Felipe Pigna

 

6 de enero

Juana de Arco mártir adolescente (Juana de Orleans) nació el 6 de enero de 1412 en Domrémy, Francia, en el seno de una familia de propietarios rurales; recibió una educación religiosa, pero nunca aprendió a leer ni escribir. A partir de los 13 años, «la pucelle» (la virgen), como ella misma se llamaba, escuchó en repetidas ocasiones, mientras trabajaba como pastora en el campo, voces sobrenaturales que la exhortaban a acudir en ayuda del rey francés y salvar a Francia (en ese momento disputando la guerra de los Cien Años. Inglaterra reclamaba sus  derechos al trono de Francia). El príncipe coronado Carlos VII confió en sus consejos y marchó en 1429 con Juana de Arco (que en ese momento tenía 17 años) y el ejército a Orleans para liberar a la ciudad del sitio de los ingleses, lo que consiguió. Después de esa victoria, Carlos VII fue coronado rey de Francia en Reims, conducido por Juana de Arco.

Exactamente tal como había predicho, Juana de Orleans, como era llamada ahora, fue apresada en 1430 por los borgoñeses y entregada a los ingleses tras el pago de una elevada suma, sin que Carlos VII acudiera en su ayuda. En Ruán fue acusada de brujería, prostitución y hechicería ante un tribunal de la Inquisición. Un falso reconocimiento de culpabilidad condujo a su condena, y el 30 (31?) de mayo de 1431 Juana de Arco fue quemada públicamente en la hoguera en la plaza del mercado de Ruán, cuando apenas contaba con 19 años. Sus cenizas fueron esparcidas en el Sena. En 1456 el papa Calixto II anuló la condena alegando defectos de forma y declaró nulo el procedimiento. Un nuevo proceso rehabilitó a Juana de Orleans. En el siglo XIX se inició su canonización; el 19 de abril de 1909 Juana fue beatificada y la canonización finalmente se produjo el 16 de mayo de 1920. Se han conservado las actas de los dos procesos. En Francia es honrada como salvadora del país y durante mucho tiempo fue el símbolo de la patria y de la libertad. Su fiesta se celebra el 30 de mayo.

Fuente: Diccionario Ilustrado de los Santos, Schauber-Schindler, Ed.Grijalbo

7 de enero

Maquiavelo dixit en su capítulo sobre la «Fidelidad del príncipe a la palabra dada»  «Todos sabemos cuan digno de alabanza es que el príncipe mantenga la fe dada y viva con integridad y sin astucia. Pero la experiencia de nuestros tiempos nos dice que los príncipes que han hecho grandes cosas son los que menos han mantenido su palabra y con la astucia han sabido engañar a los hombres, superando en fin de cuentas a quienes ponen sus fundamentos en la lealtad. Es de saber que hay dos modos de combatir: el uno, mediante las leyes; el otro, por la fuerza. El primero es propio del hombre; el segundo, de las bestias. Pero como a veces el primero no basta, conviene recurrir al segundo. De ahí que al príncipe le sea necesario saber usar debidamente tanto la bestia como el hombre (…). El príncipe, por lo tanto, ni puede ni debe cumplir la palabra dada si eso le perjudica y si desaparecieron los motivos de su promesa. Si todos los hombres fueran honestos, éste principio no sería válido, pero como son perversos y no mantienen lo que prometen, tampoco uno debe mantenerlo (…). Haga el príncipe cuanto debe por dominar y conservar el Estado, que los medios siempre serán considerados justos y alabados por todos, pues al vulgo lo convencen las apariencias y el resultado de cada cosa. Y en el mundo no hay más que vulgo: los grupos minoritarios no tienen sitio cuando la mayoría cuenta con el príncipe…»

Fuente: El Príncipe, Nicolás Maquiavelo, Ed.Biblioteca La Nación

 

8 de enero

Cuenta la leyenda que el Gauchito Gil, Antonio Gil Nuñez, nació en la provincia de Corrientes (Argentina), en la zona de Pay Ubre (actualmente Mercedes), aproximadamente en el año 1847. Se enamoró de una joven viuda que era pretendida por el comisario del pueblo. El policía comenzó a perseguir a Antonio Gil, aprovechándose del poder de su autoridad, hasta que finalmente se enfrentaron a duelo en una pulpería. En la pelea el Gauchito Gil le perdonó la vida, pero debió huir del pueblo. La guerra contra el Paraguay lo alistó en el ejército pero, al final de la misma, el enemigo pasó a estar dentro del mismo país: fue convocado por el ejército federal para luchar contra los unitarios. Como no estaba de acuerdo con los enfrentamientos internos de su patria, decidió huir junto con dos compañeros.  El ejército finalmente dió con él siendo apresado por el Coronel Zalazar, acusándoselo de desertor y cobarde. Fue trasladado a Mercedes y de allí enviado a Goya donde se encontraban los tribunales. Era sabido que los prisioneros que tenían ese destino jamás llegaban a Goya, ya que siempre “intentando escapar en el camino, se producía un tiroteo y el preso irremediablemente moría“. El pueblo se entera de la prisión de Gil y se moviliza buscando apoyo en el Coronel Velázquez, quien junta una serie de firmas para interceder por él. Hace una nota dejando al Gauchito en libertad pero para cuando la misiva llega  a Mercedes, Gil ya había partido hacia los tribunales. El 8 de enero de 1878, el grupo integrado por el prisionero, un sargento y tres soldados se detiene en un cruce de caminos. El Gauchito sabía que lo iban a ajusticiar y le dice al sargento: “no me matés porque la orden de perdón viene en camino”, a lo que el soldado replica “de esta no te salvás“. Antonio Gil le responde que sabía que finalmente lo iban a matar, que cuando el sargento regresara a Mercedes le iban a informar que su hijo se estaba muriendo y que como iba a derramar sangre inocente, que lo invocara para que Gil mismo intercediera ante Dios por la vida de su hijo. Era creencia en aquellos tiempos que la sangre de inocentes servía para hacer milagros. El sargento se burló y de todos modos lo ejecutó.

Con respecto a la forma de morir existen varias versiones:

1) Lo ataron a un poste o un árbol y le dispararon con armas de fuego pero ninguna de esas balas entró en el cuerpo, ya que la creencia popular dice que quien lleva el amuleto de San La Muerte no le entran las balas y se supone que el Gauchito era devoto del “Santito”. Entonces el sargento ordenó que le colgaran de los pies y allí lo degolló.

2) Murió luego de varios intentos de disparos con armas, hasta que una bala finalmente entró en su corazón.

3) Fue colgado de un algarrobo, cabeza abajo y luego degollado, porque tenía el poder de hipnotizar a las personas “con sólo mirarlas a los ojos”.

La partida volvió a Mercedes y allí el coronel Zalazar se entera del perdón. Recordando las últimas palabras del Gauchito, se dirigió a su casa donde descubre que, efectivamente, su pequeño hijo está muy grave, con fiebre altísima y que el médico lo había desahuciado. Entonces se arrodilla y le pide al Gauchito que interceda ante Dios para salvar la vida de su hijo. Al llegar la madrugada el milagro se había hecho y el niño se había salvado. Entonces el sargento construyó con sus propias manos una cruz con ramas de ñandubay, la cargó sobre sus hombros y la llevó al lugar donde había matado al Gauchito. Colocó la cruz, pidió perdón y agradeció.

Desde entonces, todos los 8 de enero se conmemora su muerte.

Fuente: Diccionario de Mitos y Leyendas

 

9 de enero

Qué nos hace humanos?  Los rasgos distintivos de nuestra especie son: un cerebro muy desarrollado en volumen, una capacidad única para fabricar instrumentos variados en muy diversos materiales, un lenguaje articulado, una infancia prolongada, que supone un largo período de aprendizaje, y un modo de caminar bípedo. Las características de gran volumen cerebral, desarrollo lento y capacidad para utilizar o adaptar objetos naturales como instrumentos también se encuentran en nuestros más próximos parientes, los chimpancés, gorilas y orangutanes. Desde Darwin la ciencia se ha preguntado si la expansión del psiquismo precedió a la postura erguida, si fue al revés, o si ambas evolucionaron a la vez. Que es lo mismo que preguntarse cual fue el impulso inicial de nuestra historia evolutiva o, en otras palabras, qué nos hizo humanos.

Fuente: La Especie Elegida, Juan Luis Arsuaga – Ignacio Martínez, Ed.Círculo de Lectores

 

10 de enero:  DIA DEL TRABAJADOR DEL TRANSPORTE DE PASAJEROS

El 10 de enero de 1928, ante la falta de trabajo, a un grupo de taxistas se le ocurrió la idea de transportar a varios pasajeros a la vez, por un precio económico, ente Primera Junta y la calle Lacarra, en el barrio de Velez Sarsfield. Así nació el taxi-colectivo, antecesor del colectivo propiamente dicho. Los colectivos se limitaban a circular paralelos a los tranvías, y hasta utilizaban sus rieles para evitar el traqueteo del empedrado de la avenida Rivadavia. Aquel invento argentino, que fue una amenaza para la Compañía Anglo Argentina de Tranvías,  soportó presiones, persecuciones y expropiaciones, hasta que logró imponerse.

Fuente: Las Mil y Una Curiosidades de Buenos Aires, Diego Zigiotto, Ed.Norma

 

11 de enero

El 11 de enero  de 1877, se estrena en Buenos Aires la primera ópera compuesta por un autor argentino, Francisco Hargreaves.  Se llamaba La Gatta Bianca y se estrenó en el desaparecido teatro De La Victoria. Era una curiosa obra casi surrealista en la que un joven se enamoraba de una gata blanca y su madre, para hacerlo entrar en razón, le presentaba ante sí a una mujer vestida de blanco que hasta, para estar en papel, maullaba. El presidente de ese momento, Nicolás Avellaneda, así como sus ministros, asistieron al estreno. Lamentablemente la partitura original de esta obra fundamental para la lírica argentina se considera perdida.

Fuente: Mundoclásico.com

 

12 de enero

Pablo Picasso, datos curiosos:  El nombre completo de Pablo Picasso era Pablo Diego José Francisco de Paula Juan Nepomuceno María de los Remedios Crispín Crispiano de la Santísima Trinidad Ruiz Picasso.

Un error dramático y casi fatal, señaló el nacimiento de Pablo Picasso. La partera, creyéndolo nacido muerto, luego del parto lo abandonó sobre una mesa; más su tío, un médico que fumaba puros, lo revivió insuflándole el aire necesario (aunque lleno de humo) en sus pulmones.

A los 9 años, Picasso ya había terminado su primera obra de arte, «Le Picador». El cuadro rendía homenaje a la tauromaquia, una de las pasiones recurrentes en sus obras. Lo más curioso es que la madera sobre la que pintó el cuadro era la tapa de una caja de puros.

En su juventud, ante la falta de dinero, Picasso se mantenía caliente quemando sus propios dibujos.

Aparte de ser un genio en la pintura, fue también un gran seductor de mujeres. Estuvo relacionado con Fernande Olivier, Marcelle Humbert, Gaby Lespinasse, Olga Khokhlova, Marie-Thérèse Walter, Dora Maar, Françoise Gilot, Geneviève Laporte y Jacqueline Roque, la mayoría de ellas mucho más jóvenes que él.  Su última esposa, Jacqueline Roque, tenía 27 años al momento de casarse, mientras que él contaba con 79.

Pablo Picasso no se distinguió especialmente por su humildad. El malagueño creó más de 16.000 obras y fue el fundador, junto con Georges Braque, del cubismo. Cuando se convirtió en un artista reconocido (y millonario), se dedicó a comprar castillos para llenar las paredes con sus propias obras. Al completar un castillo, compraba otro.

Se dice que en una oportunidad en la que se encontraba descansando en una playa del sur de Francia, se le acercó un niño con un papel y le pidió un dibujo dedicado.  El pintor rápidamente se dió cuenta de que el pequeño había sido enviado por sus padres con el fin de conseguir una obra suya gratis. Picasso se deshizo del papel y pintó el autógrafo en la espalda del niño. Días más tarde, en una reunión entre amigos relató lo sucedido y comentó entre risas: – Me gustaría saber si lo han vuelto a bañar desde entonces…

En 1947 se afilió al Partido Comunista. Llegó a ganar el premio Stalin de la Paz en 1950 y el premio Lenin Internacional de la Paz en 1962.

El libro de los Récords Guinness nombró a Picasso el pintor más prolífico de la historia: 3.500 pinturas, 100.000 impresiones, 34.000 ilustraciones y 300 esculturas.

«El sueño» se trata de un óleo sobre lienzo, pintado por Picasso en 1932, de temática cubista, en el que aparece como modelo una de sus mujeres. Es el retrato de Marie-Therese Walter. La anécdota de este cuadro es que en 2006, Steve Wynn, un millonario propietario de casinos de Las Vegas, quiso vender el cuadro por 139 milllones de dólares, pero de forma accidental acabó golpeando la obra con el codo, dañándola, por lo que tuvo que ser cancelada la venta. El cuadro debió ser restaurado. En 2013 salió de nuevo a subasta, pagándose en esta oportunidad 155 millones de dólares.

Fuentes:  Arte & Subastas / Photographie de Mode (PMART)

 

13 de enero

El 13 de enero de 1908 se fundó la primera asociación aérea del país, el Aeroclub Argentino. Con Aarón Anchorena como presidente, Arturo Luisoni como vice y Jorge Newbery como vicepresidente segundo. Anchorena donó a la institución el globo aerostático «Pampero», con el que enseñaba técnicas de vuelo a los asociados. Pocos días antes, el 25 de diciembre de 1907, Anchorena y Newbery habían cruzado, por primera vez en la historia, el Río de la Plata por aire. También había sido la primera ascensión en globo realizada por argentinos. Se elevaron a bordo del globo «Pampero» desde las cercanías del actual Campo de Polo, en Palermo y descendieron en Conchillas, Uruguay. Anchorena ya había volado en globo once veces en Francia, país en el que se desempeñaba como Secretario de la Embajada Argentina. Por su parte, Newbery era, en ese entonces, director de Alumbrado de la Municipalidad y un destacado deportista.

Mercedes Castellanos, madre de Aarón Anchorena, no veía con buenos ojos la afición de su hijo a volar, por lo que le hizo una propuesta: si abandonaba su vida frívola y, sobre todo, si dejaba de volar, le compraría una estancia en Uruguay. Aarón, para aceptar, puso una única condición: elegiría desde el aire los campos en los que se asentaría su futura propiedad. Y así se hizo. A su muerte Aarón donó su residencia a la presidencia uruguaya. Emplazada en Colonia es, hoy en día, el Parque Nacional Aarón Anchorena, lugar de descanso para los presidentes de aquel país.

Por su parte Jorge Newbery, consagró su vida a la navegación aérea, falleciendo en un accidente de aviación en Mendoza, en 1914.

Fuente: Las Mil y Una Curiosidades de Buenos Aires, Diego Zigiotto, Ed.Norma

14 de enero

Los sospechosos de siempre  «La sospecha ya no es lo que era antes. Ahora se instaló en nuestra cabeza, se acomodó en nuestro cuerpo y nos parece natural que cualquiera de nosotros sospeche del de al lado y, a su vez, sea sospechado por el de la otra cuadra. El que trabaja sospecha que lo pueden echar, el desocupado sospecha que no va a volver a trabajar. Los que mandan sospechan de la lealtad de los que los eligen. Los que los eligen sospechan que serán engañados. Los que consultan el servicio meteorológico salen con paraguas cuando el pronóstico anuncia sol. Los que leen los diarios están seguros de que algo es verdad sólo cuando alguien los desmiente. En los taxis las cosas son parejas, chofer y pasajero desconfían por igual uno del otro  y los dos se sienten a salvo sólo cuando llegan a destino. Los padres dudan sobre el futuro de sus hijos y los hijos cuestionan el pasado de sus padres. Hay hombres que temen descubrir que su amada es un travesti. Y los travestis sospechan que jamás serán amados. Cualquiera de estos días, cualquiera de nosotros puede tardar más de la cuenta en elegir algo en un negocio y quien nos atiende sospechará que lo vamos a robar. Cuando por teléfono nos atiende un contestador, sospechamos que del otro lado de la línea la persona con la que queremos hablar está escuchando nuestra voz y entonces no nos contesta. Cuando el plomero pasa un presupuesto caro creemos que nos está engañando y si nos pasa un presupuesto barato, estamos seguros de que hará mal el trabajo. Cuando alguien nos jura amor eterno sabemos que está mintiendo. Si nos dicen la verdad creemos que es un inmaduro. Los enamorados sospechan que el amor se terminará. Los infieles temen ser descubiertos. Si un médico nos quiere operar estamos seguros de que no sabe nada. Si nos encuentra muy sanos sospechamos que nos vamos a morir. Si cualquiera de estos días, cualquiera de nosotros, se despierta felíz, alegre, entusiasmado, entonces sopechará que se está volviendo un poco idiota, porque si todo está tan mal y nos sentimos igualmente alegres, es porque algo en nuestra vida está marchando muy mal. Los sospechosos ya no vienen como antes, ni transitan sólo por algunos barrios, la sospecha se ha instalado entre nosotros, cruza cualquier camino y traba cualquier puente. Mientras tanto, nosotros sospechamos secretamente que en realidad las cosas no deben estar tan mal como creemos, que alguien nos está engañanado, que no es cierto que todo esté tan mal, que todo es mentira. Porque si no, no podríamos seguir despertándonos como nos suele suceder a cualquiera de nosotros, en cualquiera de estas mañanas y sentirnos contentos, alegres y entusiasmados y, sobre todo, libres de toda sospecha».

Fuente: Que Tienen las Mujeres en la Cabeza?, Marta Merkin, Ed.Sudamericana

 

15 de enero

A fines de 1875 se fundó en Buenos Aires el Club Industrial, cuya misión era fomentar la industria nacional todavía muy incipiente. Durante el gobierno de Nicolás Avellaneda, la incipiente industria nacional, había logrado dar un importante paso adelante, especialmente en las ramas vinculadas con la actividad agropecuaria y el presidente, que debió afrontar la severa crisis financiera que caracterizó el período 1874 – 1876, supo conciliar en su política económica, las dos tendencias existentes entre los hombres de pensamiento de la época: la liberal y la proteccionista. Apoyó la industria mediante un incremento en los gravámenes a la importación de productos que podían fabricarse en el país y el 15 de enero de 1877, se inauguró en Buenos Aires, la Primera Exposición Industrial que se presentó en el país, organizada por los activos miembros del Club Industrial. Se realizó en uno de los espaciosos patios del Colegio Nacional. En el patio del gimnasio se exhibió un gran chalet construído con maderas del país y también máquinas a vapor y de mano, entre ellas, la de hacer papel y la de hilar seda. Se exhibieron también carruajes de paseo, vagones de pasajeros de ferrocarriles y ómnibus; útiles, cercos, instrumentos y herramientas para las labores agrícolas. Fundiciones de tirantes y columnas de hierro, balanzas y campanas. Había también dos magníficos kioscos con bebidas y refrescos, especialmente cerveza, todos de fabricación nacional. Se estima que concurrieron más de cincuenta mil personas. La crónica del diario La Nación, informaba al respecto: “»El domingo pasado, la cervecería Bieckert en su kiosko de la Exposición Industrial, ha servido más de trece mil chops».

Fuente: El Arcón de la Historia

 

16 de enero

Por qué hablamos diferentes idiomas?  La historia de la torre de Babel ha sido interpretada como una forma de explicar la existencia de diferentes lenguas y naciones. La Biblia afirma que, en su origen, la humanidad compartía una misma lengua, pero cuando los babilonios intentaron construir una torre para alcanzar el cielo, Dios frustró tan presuntuosa empresa haciendo, como castigo, que los trabajadores hablaran diferentes lenguas para que no se entendieran entre ellos. Después los esparció por todo el mundo, con lo que la torre quedó inacabada. Pieter Brueghel «el Viejo» pintó «La Torre de Babel» para ilustrar la locura y la presuntuosa ambición del hombre.

Fuente: Historia del Arte, Sarah Carr-Gomm, Ed.Blume

 

17 de enero

Juan Manuel Fangio, nacido en 1911, en Balcarce, provincia de Buenos Aires, conquistó cinco campeonatos mundiales de Fórmula 1. Se retiró del automovilismo en 1958, a los 47 años. Hombre humilde y sencillo, comenzó barriendo un taller mecánico. Sin embargo, gracias a la entrega y entusiasmo que sentía por el deporte automotor, los vecinos de su ciudad hicieron una colecta y consiguieron dinero suficiente para comprarle un Chevrolet, con el que ganaría títulos locales.  El 17 de enero de 1954, a bordo de su Maserati 250F, con el número 2 impreso en color blanco sobre chapa roja, Fangio, a los 42 años, ganaba el Gran Premio de Fórmula Uno de la República Argentina en el Autódromo de la Ciudad de Buenos Aires. Esta era su carrera número 135 y el segundo de sus cinco títulos mundiales obtenidos.

Fuente: diariocol.com

 

18 de enero

El 18 de enero de 1889, el acorazado Almirante Brown inauguraba la primera etapa de las obras de Puerto Nuevo, siendo el primer barco en atracar en Dársena Sur. Los trabajos proyectados por el ingeniero Eduardo Madero habían comenzado tres años antes y terminarían recién en 1898, cuando ya era evidente que el puerto no podría satisfacer el tránsito marítimo de la época. En 1911 se habilitó el llamado Puerto Nuevo, más al norte, proyectado por el ingeniero Luis Huergo.

Fuente: Las Mil y Una Curiosidades de Buenos Aires, Diego Zigiotto, Ed.Grupo Norma

 

19 de enero

La primera iglesia consagrada en Buenos Aires fue la Catedral Metropolitana, por bula de ejecución canónica de 1620. Fue instituída por el Papa Paulo V como asiento de la diócesis de la Santísima Trinidad. Su primer obispo  fray Pedro de Carranza, carmelita descalzo, tomó posesión de la sede el 19 de enero de 1621, recibiendo la consagración episcopal recién en 1622. Repecto de la Catedral, Carranza decía lo siguiente en una misiva al rey datada ese mismo año: «está tan indecente (la catedral) que en España hay lugares en los campos de pastores y ganados más acomodados y limpios; no hay sacristía, sino una tan vieja, corta e indecente, de cañas, lloviéndose toda, con suma pobreza de ornamentos». Y más adelante: «El Santísimo Sacramento está en una caja de madera tosca y mal parada». «Y en cuanto toca al edificio, es forzoso el entablarlo y acomodarlo, so pena de que dará todo en tierra y nos iremos a una Iglesia de un convento a hacer catedral». Este es, pues, el origen de la que podemos denominar la primera catedral de nuestro país.

Fuente: Las Mil y Una Curiosidades de Buenos Aires, Diego Zigiotto, Ed.Norma y Wikipedia

 

20 de enero

El 20 de enero de 1516, Juan Díaz de Solís llega al Río de la Plata (al que él llamo Mar Dulce, confundiéndolo con un brazo de aguas no salinas del océano Atlántico) y en el mismo día muere devorado por los aborígenes del lugar tras su desembarco en tierra.

Así narraban el histórico encuentro entre dos culturas bien diferentes los cronistas de la época: «En la obra del prelado e historiador italiano Pietro Mártire D’anghiera (1457-1526), llamada «De Re Bus Oceanicus»” ( Los Oceánicos – 1530 ), describió la horrenda muerte de Juan Díaz de Solís a manos de los indios del Río de la Plata, en 1516: “Los indios, como astutas zorras parecía que les hacían señales de paz, pero en su interior se lisonjeaban de un buen convite y cuando vieron de lejos a los huéspedes comenzaron a relamerse cual rufianes. Desembarcó el desdichado Solís con tantos compañeros cuantos cabían en el bote de la nave mayor. Saltó entonces de su emboscada gran multitud de indios, y a palos los mataron a todos a la vista de sus compañeros y apoderándose del bote en un momento, lo hicieron pedazos: no escapó ninguno. Una vez muertos y cortados en trozos, en la misma playa, viendo sus compañeros el horrendo espectáculo desde el mar, los aderezaron para el festín. Los demás, espantados de aquel atroz ejemplo no se atrevieron a desembarcar y pensaron en vengar a su capitán y abandonaron aquellas playas crueles”. Transcribimos también, a continuación, un texto de Roberto J. Payró, quien narra este primer episodio de canibalismo de las crónicas argentinas”: «Desde las carabelas ancladas a unos cuarenta metros de la costa, los marineros españoles vieron cómo el bote llegaba hasta los pajonales de la costa, no muy lejos de la cual, un pequeño grupo apacible de naturales cetrinos, los brazos alzados en señal de amistad, brillaban inmóviles al sol como estatuas de bronce. Vieron el despreocupado desembarco y cómo, a la cabeza de su gente y alzando también un brazo, Solís subió la cuestecilla cubierta de hierba que de los indios le separaba. Un agradable paisaje de chaparrales con leves ondulaciones, arboledas bajas y más allá oteros de arena dorada bajo el sol radiante y un cielo de seda azul, recibía tranquilo a los españoles. Ya iban Solís y sus hombres a reunirse con los naturales, cuando de pronto éstos retrocedieron algunos pasos temerosos, y luego huyeron en pleno desbande. Los españoles se detuvieron desconcertados apenas unos segundos antes de que estallara un alarido salvaje y comenzaran a llover dardos y flechas y, de matorrales y bosquecillos próximos, surgiera una muchedumbre vociferante y gesticuladora de indios. Blandiendo lanzas y enarbolando mazas, se precipitaron sobre los descuidados mareantes, acribillándolos a lanzadas, aplastándolos bajo el número, sin defensa posible. El estupor paralizaba a los marineros de las carabelas. Reaccionando enseguida, corrieron a mosquetes y pasavolantes, prontos a abrir el fuego, pero la escena de la costa era un tumulto, un hacinamiento, una masa informe y convulsa de la que brotaban gritos infernales. Fray Buenaventura, despavorido, les gritaba que tiraran, que no tiraran, que embistieran la costa encallando la nave, que se echaran a nado para salvar al capitán por lo menos, que tiraran un batel para ir a él en persona a socorrerle pero cómo disparar sobre aquel montón, en que indios y cristianos entrelazados se convertían en un solo ser de miembros innumerables? ¿Cómo no herir a hermanos y enemigos al propio tiempo?. Dispararon repetidas salvas para amedrentar a los salvajes, pero éstos no hicieron caso del estruendo, en la embriaguez de la matanza. Un instante después, cuando todo había concluido, tampoco se atrevieron a tirar ellos, mientras desnudaban a los caídos y se arrebataban mutuamente sus despojos. Entre los tripulantes desesperados, el fraile gemía, lloraba, alzaba los brazos, bendecía, clamaba “¡Hijos, hijos! ¡Os absuelvo en nombre Dios, os bendigo en nombre de Dios!” Los demás, igualmente trastornados, corrían de aquí para allá, sin tino. Unos tratando de botar el bote salvavidas, otros cargando y apuntando los pasavolantes, algunos disponiéndose a aparejar las velas. Quedaban sólo once hombres pero parecían cientos por el desorden y el tumulto. Pero todos vieron cómo, desnudos ya los cadáveres de Solís y sus compañeros, algunos indios empezaron a descuartizarlos con sus cuchillos. Convencidos de que ya solo podían herir a los salvajes, castigando su horrenda traición, pasavolantes y arcabuces empezaron a tomarlos como blanco, pero ninguno cayó. Los indios cargaron con los cuerpos apenas desollados, refugiándose en la espesura fuera del alcance de los proyectiles. No debieron de ir demasiado lejos porque enseguida, de entre los matorrales, se alzaron y engrosaron pequeñas columnas de humo que empezaron a impregnar la quieta atmósfera con el olor acre de las carnes chamuscadas».

Fuente: El Arcón de la Historia

 

21 de enero

La Guardia Suiza del Vaticano, fue fundada oficialmente el 21 de enero de 1506, tres años después de que el papa Julio II ocupara la silla de San Pedro y pidiera a los nobles suizos, soldados para su protección, formando una compañía de 150 hombres. En ese momento, la elección lógica fue los mercenarios suizos, debido a la reputación que habían ganado en las Guerras de Borgoña.

Es necesario recordar que la necesidad de protección de los Papas del Renacimiento, no era en vano, ya que durante esta época la Iglesia movía grandes sumas de dinero. Por ejemplo, a finales del siglo XV los Papas se convirtieron en mecenas de los más reputados artistas del momento. En concreto Julio II que sería el promotor de la Guardia Suiza, se rodeó de los pintores más importantes del Renacimiento, como Rafael o Miguel Ángel.

Algunos datos curiosos de este cuerpo de guardias:   tienen que tener la ciudadanía suiza y haber cumplido la instrucción básica en la Escuela Militar Suiza. El tema de la ciudadanía suiza es un requisito indispensable para pertenecer a la Guardia Suiza Pontificia. Es uno de los decretos que incluyó el Papa Julio II en la formación de la Guardia Vaticana, dado que en 1506 el ejército suizo tenía muy buena reputación y era, a su vez, el más preparado y servicial. Un servicio militar obligatorio de dos años, en los que se aprende a manejar tanto armas modernas (pistolas, ametralladoras y subfusiles), como el manejo de la alabarda y el estoque, además de recibir lecciones de autodefensa y técnicas defensivas que son equiparables a las que reciben muchos de los guardaespaldas de los Jefes de Estado.

Debe ser hombre, de estado civil soltero y tener entre 19 y 30 años. Además, debe medir más de un metro setenta y cuatro de altura. Aunque también es cierto que se han dado casos en los que antiguos ex guardias han regresado, no es posible el ingreso de ningún candidato con la edad superior a treinta años. Y su estado civil será soltero a no ser que tengan más de veinticinco años, rango mínimo de cabo, y lleven tres años en las filas de la Guardia Suiza y vayan a pasar tres años más en servicio.

La duración mínima del servicio dentro de la Guardia Suiza es de veinticinco meses.

Asímismo, el miembro de la guardia debe ser católico y tener, como mínimo, el grado de secundaria, aunque se le da especial relevancia a aquellos que cuentan con algún título profesional.

Los colores del uniforme, rojo, amarillo y azul son los colores de los Médici, una famosa familia medieval de Florencia. El poder llevar estos colores fue un regalo que la familia le hizo a la Guardia Suiza y éstos vistieron el colorido uniforme por primera vez en la Navidad de 1905.

Fuente:  Playandtour / OKDiario / Wikipedia

 

22 de enero

El 22 de enero de 1876 el perito Francisco Pascasio Moreno llegó al lago Nahuel Huapi, donde enarboló por primera vez la bandera Argentina. Estuvo dos días tomando apuntes sobre la raza que habitaba la región, que vivía fuera del control del gobierno nacional. Preparó su regreso y, luego de un accidentado viaje, volvió a Buenos Aires.

En septiembre de 1875, había comenzado esta nueva expedición de Moreno al sur. Durante su viaje de exploración, pasó por las playas de Pehuen-Có, a 100 km. de Bahía Blanca, donde estudió yacimientos fósiles relevados con anterioridad por Darwin. Siguió rumbo al sur, queriendo cruzar los Andes a través del lago Nahuel Huapi e intentar llegar a Chile por el paso “Pérez Rosales”, haciendo el camino inverso al de Guillermo Cox. Bordeó el río Limay y se encontró con el cacique Saihueque en la zona de Collón Curá, para solicitarle ayuda y permiso para encontrar el paso que lo conduzca a Chile. Sin embargo Saihueque y su consejo tribal – molestos por acciones del gobierno – le negaron el paso a Chile, por lo que Moreno recorrió la zona de Pehuenia y el 22 de enero de 1876, a los 23 años de edad, fue el segundo hombre blanco que llegó al lago Nahuel Huapi desde el océano Atlántico. Allí izó la bandera argentina, y posteriormente emprendió el regreso a Buenos Aires. En este recorrido Moreno se puso en contacto con las naciones indígenas de la Patagonia, recolectando valiosos datos y materiales sobre estos indios. Moreno quedó muy impresionado por el drama de estos pueblos despojados de sus tierras ancestrales. Por ello trató de humanizar las relaciones entre el gobierno argentino y los pueblos indígenas, abogando por la entrega de tierras a los aborígenes y el establecimiento de escuelas para sus hijos.

Fuente: Río Negro Online / Wikipedia

 

23 de enero

La primera Iglesia Evangélica Coreana en Argentina fue inaugurada el 23 de enero de 1966 en una villa de emergencia de Retiro. La mayoría de los coreanos que han llegado a nuestro país son protestantes, pertenecientes a diversas denominaciones: metodistas, bautistas, independientes, pero la mayoría de ellos son presbiterianos. Sólo una minoría es budista o católica. Se calcula que en Argentina hay cerca de cuarenta iglesias protestantes coreanas, la mayoría de ellas en Buenos Aires. Entre los coreanos, no sin cierta ironía, se suele repetir una frase: “Si hay tres chinos juntos, abrirán un restaurante; si hay tres japoneses, establecerán una compañía; si hay tres coreanos, comenzarán tres iglesias”. Por su estructura eclesiástica, cada una de estas iglesias es independiente respecto a las demás, y es sostenida gracias a los aportes de sus miembros, que manifiestan el mismo celo y la misma generosidad que ha caracterizado a los presbiterianos en Corea. De todas ellas, la iglesia más antigua en nuestro país es la Iglesia Evangélica Presbiteriana Coreana (Han In), fundada en 1966. La más representativa, por su irradiación y el número de sus adherentes, sea quizá la Misión Chung Ang o, como es más conocida, la Iglesia Central, establecida en 1972 como resultado del esfuerzo misionero de la Korean Presbyterian Church of America. Esta Misión no atiende sólo a coreanos, sino que realiza una labor solidaria y educativa en comunidades marginales del interior del país como, por ejemplo, en Pozo Azul (Misiones) y en San Pedro (Jujuy). En los últimos años, en su sede de Buenos Aires, la congregación ha ofrecido un ministerio para gente de la tercera edad, destinado a la sociedad en general y da alimentos, regularmente, a ciento cincuenta indigentes. Otra de sus funciones esenciales es la formación de pastores coreanos y argentinos.

Fuente: San Pablo – Vida Pastoral – Ecumenismo

 

24 de enero

Curiosidades de Hollywood  H. J. Whitley es considerado el fundador de la ciudad de Hollywood. Fué un agente inmobiliario que fundó más de 100 municipios en todo Estados Unidos. Según su diario personal, en 1886 estaba de luna de miel por la zona cuando se cruzó con un hombre chino que llevaba troncos en una carretilla. Whitley le preguntó por su actividad y el hombre respondió “hauling wood” (transportando madera) con acento asiático, lo que sonó algo así como “holly-wood”.  Si bien el desarrollo inmobiliario se inició en 1886 no fue hasta 1910  que este distrito comenzó a formar parte de Los Ángeles.

La población del pequeño terreno que Whitley compró fue creciendo y para 1900 ya había incluso un hotel, oficina de correos, un periódico local y dos mercados. Sus habitantes votaron a favor de unirse a Los Ángeles para mejorar el abastecimiento de agua corriente y contar con el alcantarillado de la ciudad.

Una de las curiosidades de la historia de Hollywood más sorprendentes es que el municipio tenía prohibidos los cines antes de formar parte de Los Ángeles. Tampoco estaba permitido el expendio de alcohol en bares y hoteles.

A finales del siglo XIX las productoras de cine estaban instaladas en Nueva York y Nueva Jersey, pero la disputa conocida como “guerra de las patentes” hizo que se trasladaran a la costa oeste. Entonces, la industria estaba prácticamente monopolizada por Thomas Alva Edison, pero en 1897 diversas empresas se rebelaron para hacerse con los derechos de explotación del cine a nivel internacional. Consideraban que pagaban unas tasas abusivas en Nueva York y con todo el revuelo, hicieron las maletas para seguir rodando en Hollywood. Además, allí los días eran más largos y no gastaban tanta luz en los estudios.

La primera película hecha en Hollywood fue “In Old California“ (En la Vieja California), un corto de 17 minutos del director D. W. Griffith con sólo cuatro actores. La obra es un drama romántico sobre la época mexicana del estado californiano.

La empresa The Centaur Co. de New Jersey alquiló una casa al lado de la carretera para montar el primer estudio de la gran industria del cine norteamericano: Nestor Studio.

Los premios más prestigiosos del cine (como el premio Oscar de la Academia) empezaron de forma modesta. En el año 1929, 270 personalidades del cine se reunieron en el hotel Roosevelt. En esa oportunidad se entregaron 15 estatuillas (hoy en día hay más de 20 categorías) con la idea de dar prestigio a la industria cinematográfica.

La primera “talkie” o película con sonido fue “The Jazz Singer” (El Cantante de Jazz), dirigida por Alan Crosland. El film de 89 minutos costó la friolera de  U$S 422.000.-. Ahora puede parecer una tontería, pero entonces era muchísimo dinero para invertir en una película.

En el 1923, un publicista del periódico Los Angeles Times decidió invertir en una inmobiliaria de alto standing llamada Hollywoodland. Para promocionar el proyecto, sus socios y él recaudaron   U$S 250.000.- para hacerse con las famosas letras del cartel de 14 metros de alto. En ese entonces iban conectadas a torres de electricidad y se iluminaban cada noche en tres etapas. Primero aparecía “Holly”, después “Wood” y por último “Land” para dejar paso a la marca entera “Hollywoodland”. Con la gran crisis económica de los años 30, la empresa quebró y el famoso cartel quedó descuidado, cayéndose incluso la H, por lo que se leyó “Ollywoodland” durante unos años. La ciudad decidió restaurarlo a mediados de los 40, pero la Cámara de Comercio hizo que quitaran las 4 últimas letras para que el nombre no se asociara con la empresa. En el año 1979 se instaló el cartel actual gracias al fundador de la revista Playboy, quien recaudó fondos en una gala para la construcción de unas letras iguales pero con la estructura mejorada y un par de metros menos de altura. Se subastaron las 9 letras por U$S 28.000.- cada una. Las letras actuales no están iluminadas, pero sí se pintan de blanco cada pocos años para mantenerlas brillantes. Desde su restauración, el cartel sólo se ha iluminado en una ocasión: para celebrar los Juegos Olímpicos que acogió Los Ángeles en 1984.

El famoso cartel también fue escenario de una tragedia. La actriz de teatro Peg Entwistle cambió Nueva York por Los Ángeles para probar suerte con el cine en 1932. Tuvo un papel en una película de misterio pero el estudio no le renovó el contrato. Poco después se subió a la H del cartel para tirarse montaña abajo. Los periódicos de la época hablan de su fracaso profesional como la causa de su suicidio. Hoy en día, debido entre otras cosas al vandalismo habitual que sufre el cartel de Hollywood, el Ayuntamiento de Los Ángeles decidió prohibir el acceso al público. Desde hace unos años las letras están valladas, vigiladas permanentemente con cámaras, micrófonos e incluso sensores de movimiento.

Fuente: Los Traveleros

 

25 de enero:  DIA DEL REPORTERO GRAFICO

El Día del Reportero Gráfico surgió como jornada en homenaje y memoria al fallecimiento del reportero gráfico José Luis Cabezas, quien fue asesinado el 25 de enero de 1997 en la ciudad balnearia de Pinamar. Su homicidio se convirtió en el mayor emblema de la lucha de la prensa argentina en pos de la libertad de expresión. La repercusión derivó en cambios en el gabinete del entonces presidente Carlos Menem, y en las derrotas del Partido Justicialista en las elecciones legislativas de ese año y en las presidenciales de 1999, cuyo candidato fue el hasta entonces gobernador bonaerense, Eduardo Duhalde. Su cadáver calcinado fue hallado en la localidad atlántica de General Madariaga, dentro de un auto Ford Fiesta incendiado, con las manos esposadas a la espalda y dos tiros en la cabeza. El homicidio se había producido después de que tomara, para la revista Noticias, las primeras fotos públicas del empresario Alfredo Yabrán, objeto de una investigación periodística sobre su presunta implicación en casos de corrupción política. El asesinato fue visto como un posible «mensaje mafioso» de la policía de la provincia de Buenos Aires hacia la gestión del gobernador Duhalde quien dijo al respecto: «me tiraron un cadáver». El presidente Carlos Saúl Menem prometió esclarecer el caso. Sin embargo, recibió fuertes críticas por la posible complicidad en los presuntos negociados investigados.

El 2 de febrero de 2000, en juicio oral y público, fueron condenados a prisión perpetua los cuatro integrantes de la banda «Los Horneros» de La Plata: Horacio Braga, José Auge, Sergio González y Héctor Retana, así como Gregorio Ríos, jefe de Seguridad de Alfredo Yabrán, y los policías Sergio Camaratta, Aníbal Luna y Gustavo Prellezo.​

Destino de los implicados:​

Gustavo Prellezo, policía, fue condenado a prisión perpetua pero el 23 de septiembre de 2010 fue beneficiado con prisión domiciliaria por cuestiones de salud.

Miguel Retana, condenado, enfermo de SIDA, murió en 2001.

Sergio Camaratta, policía de Pinamar, condenado a prisión perpetua. Murió el 3 de abril de 2015 tras una larga enfermedad.

Aníbal Luna, policía de Pinamar, condenado a prisión perpetua.

Gregorio Ríos, jefe de custodia de Alfredo Yabrán, fue condenado como instigador del crimen y se le rechazó la excarcelación en diciembre de 2006; su condena a perpetua cambió a 27 años, en su último período en prisión domiciliaria.

José Luis Auge, condenado, fue liberado en 2004.

Sergio Gustavo González, condenado a prisión perpetua, fue liberado hacia febrero de 2006 por reducción de pena a 20 años; tal reducción habrá de ser revocada por la Corte Suprema de Justicia de Argentina.

Horacio Anselmo Braga fue condenado a 18 años de prisión y liberado el 25 de enero de 2007; varios factores influyeron: se benefició con el 2 por 1 (se computa doble cada año de proceso sin condena), obtuvo resultados favorables en los informes psiquiátricos, presentó buena conducta, y pagó una fianza de 20 000 pesos para salir de la Penitenciaría número 9. Ese día, seis mil personas se juntaban en Pinamar para pedir justicia por Cabezas.

Alberto Gómez, (a) «la Liebre», comisario de Pinamar, condenado por haber liberado la zona para que el crimen ocurriera.

Fuente: Wikipedia

 

26 de enero

El 26 de enero de 1914, en Villa del Tránsito, Córdoba, moría San José Gabriel del Rosario Brochero, también conocido como el Cura Gaucho.

Para alcanzar la canonización el Vaticano necesita de dos milagros admitidos por la Iglesia Católica. Puestas a consideración las intercesiones atribuidas al Padre Brochero, fue canonizado el 16 de octubre de 2016 por el Papa Francisco.

Los dos milagros que se le atribuyen son:  en septiembre de 2000, debido a un accidente automovilístico sufrido por el niño Nicolás Flores (de 11 meses de edad al momento de la tragedia), sufre traumatismos craneoencefálicos graves, con pérdida de masa encefálica y masa ósea y varios paros cardiorespiratorios. Al verlo en un estado tan grave, el padre de la criatura en su desesperación le ruega al Cura Brochero que interceda por la vida de su niño. A los pocos minutos el pequeño Nicolás deja de respirar. De casualidad aparece en la ruta un bombero quien inmediatamente inicia las maniobras de resucitación. Si bien logra sacarlo del primer paro, el bebé sufre varios más. El último de ellos, con declaración de muerte en medio, dura 25 minutos de intentos de reanimación. Con el riesgo de vida superado, los médicos le pronostican a los padres que el pequeño no podría ver, hablar ni caminar de nuevo. Su recuperación es hasta hoy inexplicable para la ciencia, dado que, con solo la mitad del cerebro Nicolás habla, lee, camina y lleva una vida perfectamente normal.

El segundo milagro atribuido a Brochero, es el caso de la niña sanjuanina Camila Brusotti, que en octubre de 2013, producto de una brutal golpiza propinada por su madre y su padrastro,  le produce un infarto masivo en el hemisferio cerebral derecho. De hecho llega al hospital con el parietal derecho destrozado. El diagnóstico médico fue contundente: si Camila lograba sobrevivir quedaría en estado vegetativo. El padre biológico de la pequeña en su desesperación, le rezó a una imagen del Cura Gaucho rogándole por la vida de su hija. Increíblemente, luego de haber estado en terapia intensiva, en dos meses Camila recuperó los sentidos y fue dada de alta. Con posterioridad se le implantó una placa reabsorbible en la cabeza y hoy en día lleva una vida sana y normal junto a su padre, quien ahora tiene la potestad de la niña.

Fuente: La Nación

 

27 de enero

El 27 de enero de 1871 se registró en Buenos Aires el primer caso de fiebre amarilla. Fue en un conventillo ubicado en Bolívar 1262, San Telmo. Por efecto de la gran epidemia que asoló la ciudad ese verano, murió casi el 10 % de la población. Muchas personas huyeron de la ciudad mientras imperó, durante meses, la anormalidad y el desconcierto en medio de un panorama desolador. Aparentemente, el virus había sido introducido por un marinero proveniente de Brasil. En plena epidemia se inauguró un ramal del ferrocarril que terminaba en el flamante Cementerio de Chacarita, por lo que se lo denominó «el tren de los muertos». Dos veces al día, la locomotora «La Porteña» encabezaba la formación de vagones repletos de ataúdes, preferentemente por la noche para no alarmar aún más a la población. Justamente, el primer conductor de locomotoras, el joven ingeniero inglés John Allan, contratado para armar «La Porteña», falleció víctima de esta epidemia a los 36 años.

Fuente: Las Mil y Una Curiosidades de Buenos Aires, Diego Zigiotto, Ed.Norma

 

28 de enero

El secreto de «La Porteña»  El 28 de enero de 1857, encabezado por la legendaria locomotora «La Porteña» perteneciente al Ferrocarril del Oeste, un tren recorrió por primera vez suelo porteño, cubriendo el trayecto entre la Estación del Parque – donde actualmente se encuentra el Teatro Colón – y San José de Flores. Como las pruebas fueron «exitosas», se estableció que el tren comenzaría a correr oficialmente, para el transporte público, a partir del sábado 29 de agosto, con destino final el entonces caserío de La Floresta. Pocos días antes de la inauguración oficial, la comisión encargada de su instalación realizó un viaje de ensayo que arribó sin novedad a la estación de La Floresta. Durante el regreso, cuando se le imprimió mayor velocidad a la locomotora, el convoy descarriló, aunque sin consecuencias graves. Si bien no pasó de un susto, el percance no trascendió. Se guardó riguroso secreto del accidente, considerando la desconfianza que la población podría tener por el nuevo medio de transporte si se enteraba de lo acontecido.

«La Porteña» fue construída en Londres por la firma E.B.Wilson y llegó a Buenos Aires en un vapor, directamente desde Gran Bretaña. Actualmente se conserva, junto a un vagón de la época, en el Museo del Transporte de Luján.

Fuente: Las Mil y Una Curiosidades de Buenos Aires, Diego Zigiotto, Ed.Norma

 

29 de enero

La clásica marca de whisky The Breeder’s Choice – El Elegido de los Criadores, nace en 1967 en Argentina. Su nombre y emblema surgen como un homenaje a una de las tradiciones más antiguas del país, la cría de ganado. Los toros «Virtuoso» (Aberdeen Angus), «Niágara» (Hereford) y «Tarquino» (Shorthorn), fueron los primeros reproductores llegados al país desde el Reino Unido para el mejoramiento de estas razas. En el 2004 se rediseñó su etiqueta, paso importante para el aumento del consumo en el mercado. Se utilizaron tintas metalizadas, profundizando la paleta de colores existentes y aplicando relieve en ciertas áreas. La conocida etiqueta que identificaba a la botella del auténtico whisky nacional, The Breeder’s Choice – El Elegido de los Criadores, fue rediseñada para reforzar la imagen de calidad, tradición, prestigio y vigencia. Lo más visible es la etiqueta, por eso, con el objetivo de realzar lo más valioso de la marca, su esencia de tradición y nobleza, se revalorizaron los íconos característicos de un sello que tiene historia propia. Criadores es el más prestigioso whisky del país.

Fuente: WHISA

 

30 de enero

Curiosidades de la Casa Rosada La Casa Rosada se denomina así desde 1873, cuando el presidente Domigo F. Sarmiento encargó pintarla, por analogía con la Casa Blanca de Estados Unidos. La versión escolar, algo ingenua y del todo equivocada, decía que, como los unitarios se identificaban con el blanco y el federalismo con el rojo, Sarmiento quiso simbolizar, con la mezcla de ambos colores , la unión de los sectores políticos antagónicos. Pero lo cierto es que los unitarios no usaban el blanco sino el celeste. Por consiguiente, según aquella versión, la Casa de Gobierno debería ser violeta. En realidad, el color es producto de un uso habitual de aquella época, cuando para pintar se mezclaba cal con grasa vacuna, que además servía de impermeabilizante. Los restos de sangre que contenía la grasa daban como resultado la tonalidad rosada.

Si se observa con detenimiento la Casa de Gobierno no es simétrica. Esto se debe a que originalmente eran dos construcciones: la antigua Casa de Gobierno era el edificio de la izquierda, y el de la derecha era la sede de  Correos y Telégrafos. Los separaba una pequeña calle que conducía hasta el muelle de la Aduana. Ambos edificios, construídos por los arquitectos suecos Carlos Kilberg y Enrique Aberg, fueron unidos por un puente, a la manera de arco, diseñado por el italiano Francisco Tamburini en 1886.

En lo alto de la Casa Rosada flamea la bandera nacional. Cuando el presidente de la Nación se encuentra en el edificio, se anexa al mástil un pequeño banderín llamado gallardete que indica su presencia dentro del edificio.

Fuente: Las Mil y Una Curiosidades de Buenos Aires, Diego Zigiotto, Ed.Norma

 

31 de enero

El héroe mitológico Edipo era hijo de Yocasta y del rey Layo de Tebas. Después de que un oráculo advirtiera a este último que su hijo habría de matarlo, Edipo fue abandonado por su padre, pero un pastor lo encontró y lo crió en Corinto. Cuando Edipo le pidió al oráculo de Delfos que le dijera quienes eran sus verdaderos padres, éste le dijo que no debía regresar nunca a su casa original, ya que mataría a su propio padre y se casaría con su madre. Tras huir del único hogar que había conocido, se encontró por el camino con Layo, quien ordenó al joven que le cediera el paso. Entonces empezó una lucha entre ellos que terminó con la muerte de Layo. Edipo se dirigió a Tebas, que en aquel entonces estaba aterrorizada por la Esfinge, un monstruo con cabeza de mujer y cuerpo de león que preguntaba a los transeúntes «¿qué animal anda en cuatro patas por la mañana, en dos al mediodía y en tres por la tarde?», comiéndose a todo aquel que no acertara el enigma. Edipo dió con la respuesta correcta: «el hombre», ya que anda a gatas cuando es un bebé, sobre sus dos piernas cuando crece y con un bastón  cuando envejece. Como recompensa se le concedió el reino de Tebas y la mano de Yocasta. De pronto se extendió la peste: un oráculo predijo que no cesaría hasta que se descubriera al asesino de Layo. Finalmente, Edipo descubrió la verdad sobre sus padres y, atormentado, se arrancó lo ojos y se desterró al Ática. Los griegos adoptaron la Esfinge como símbolo de sabiduría.

Fuente: Historia del Arte, Sarah Carr-Gomm, Ed.Blume

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *