mar. May 21st, 2019

CURIOSIDADES DEL MES DE FEBRERO

1 de febrero

 

María Elena Walsh fue una escritora, cantante y compositora argentina que nació el 1 de febrero de 1930 en Ramos Mejía. Mientra estudiaba en la Escuela Nacional de Bellas Artes y con tan sólo diecisiete años, publicó su primer libro, «Otoño Imperdonable», un compendio de poesía que obtuvo el segundo lugar en el Premio Municipal de Poesía. Ya en 1945 había publicado sus primeros versos en la revista El Hogar y en La Nación. Tras visitar Estados Unidos, invitada por Juan Ramón Jiménez, Walsh se instaló en París cuatro años, formando con Leda Valladares un dúo que difundía el folklore argentino, época en la que empezó a escribir versos para niños. Comenzó también a escribir canciones para niños, obras de teatro y guiones para televisión.  Sus obras infantiles destacaban por su trasfondo ideológico y crítico; Walsh huía de los estereotipos y de las palabras edulcoradas para tratar temas sociales y para criticar aspectos del mundo que la rodeaba. Denunció en repetidas ocasiones, a través de su música y literatura y a través de diversas colaboraciones periodísticas, la situación de su Argentina natal, y fue nombrada doctora honoris causa de la Universidad Nacional de Córdoba. Sus libros, clásicos de la literatura infantil, han sido traducidos al francés, inglés, italiano, sueco y hebreo. En 1991 fue galardonada con el Highly Commended del Premio Hans Christian Andersen de la IBBY y en 1995 recibió el Premio Mundial de Literatura José Martí. Es la autora de recordadas obras  como «Manuelita La Tortuga», «El Reino del Revés», «Cuentopos de Gulubú», «Canciones para Mirar», entre muchas otras.  Falleció en Buenos Aires el 10 de enero de 2011 a los 80 años de edad.

Fuente: Lecturalia

 

2 de febrero

 

El 2 de febrero de 1813, respondiendo a una iniciativa del diputado Carlos María de Alvear, la Asamblea del Año XIII, decretó la libertad de vientres, estableciendo que “los hijos de esclavos nacidos a partir del 31 de enero anterior debían ser considerados hombres libres, aunque debían seguir cumpliendo con ciertas obligaciones para con sus amos y viceversa”. Además dispuso severas penas para evitar que los amos burlaran la ley y ordenó a los propietarios de esclavos, a los párrocos y a las autoridades que dieran cuenta al gobierno de todo nacimiento de hijos de esclavos, para que las criaturas fueran debidamente registradas. También se dispuso que los niños quedaran con su madre hasta los dos años de edad y que el amo debía cuidarlo desde ese momento y darle educación, a cambio del trabajo gratuito del chico hasta los quince años. A partir de esa edad y hasta los 20 años debía pagarle un salario y depositarlo para formarle un capital. El 4 de febrero, la Asamblea dió un paso más, dispuso que “todos los esclavos de países extranjeros que de cualquier modo se introduzcan desde este día en adelante quedan libres por el solo hecho de pisar el territorio de las Provincias Unidas”. Pero esta medida pronto trajo problemas. El gobierno del Brasil la consideró un acto hostil temiendo la fuga de sus esclavos e hizo llegar una reclamación a través de lord Strangford, que era el embajador inglés ante la corte de Río de Janeiro y para evitar enfrentamientos, el Segundo Triunvirato dió un paso atrás en sus ideales revolucionarios y a fines de diciembre del mismo año, dispuso que los efectos de esta última decisión quedaban suspendidos, hasta que el 21 de enero de 1814 la misma Asamblea aclaró esto, diciendo “para que sólo se comprendiese con aquellos que fuesen introducidos por vía del comercio o la venta” quedando como “acuerdo reservado” que los esclavos fugados del Brasil fueran devueltos a sus amos, sin poder alcanzar la libertad. Al respecto de este tema, leemos en “El Telégrafo Mercantil”: los decretos de 1812 y 1813 han terminado con el infame tráfico negrero. El puerto de Buenos Aires, hasta ahora uno de los centros más activos de ese comercio, queda cerrado para tales actividades. Hechos tan bochornosos como la subasta de seres humanos, no se repetirán en nuestro suelo donde todos los hombres nacerán libres e iguales en sus derechos. Más tarde, ya en 1817, necesitando el gobierno de Buenos Aires aumentar los efectivos afectados a las campañas militares de la época, dispuso que los negros recibirían la libertad a cambio de que lucharan en el Ejército de los Andes, logrando con esta medida que gran número de ellos se alistara.  Es importante recordar que la Asamblea del Año 1813, no abolió la esclavitud, sino que sólo estableció la “libertad de vientres”, es decir, que simplemente pretendía cortar la continuidad del estado de esclavitud para los nativos, nacidos de padres esclavos. Evidentes intereses económicos se opusieron a que realmente se aboliera la esclavitud, medida que sí se tomó luego, mediante la Constitución de 1853.

Fuente: Elarcondelahistoria.com

 

3 de febrero

 

Canivalismo en la Primera Fundación de Buenos Aires   En la primera fundación de Buenos Aires, el 3 de febrero de 1536, establecida por Don Pedro de Mendoza, todo fue mal desde el principio. Los primeros seis españoles que desembarcaron fueron comidos por los tigres, según cuenta Antonio Rodríguez, marino de la expedición. El asentamiento en Buenos Aires, de una población tan numerosa, trajo consigo una cantidad de necesidades insatisfechas. Faltaban alimentos, y si bien había en los alrededores posibilidades de procurarse el sustento con la caza y la pesca, parece que los españoles eran poco afectos a ello. Por cierto las condiciones no eran iguales para todos. Mendoza vivía recluído en su habitación de la nave Magdalena, encallada en la orilla del río. Según cuenta Bartolomé García, integrante de la expedición, debía él y otros seis tripulantes, cazar diariamente perdices y codornices para satisfacer el apetito de Mendoza y sus allegados. Hay que tener en cuenta que los españoles, nobles hidalgos, vivían aferrados a su filosofía. Ésta consideraba los trabajos manuales necesarios para subsistir, como oficios bajos y viles, como se menciona en las ordenanzas reales de Castilla.

Los dueños de la tierra donde se pretendía fundar Buenos Aires, eran los querandíes.  Al principio los aborígenes se mostraron amigables con los conquistadores. Alimentaron a los españoles por catorce días consecutivos. Pero los indígenas, sensibles al destrato de los españoles, dejaron de proveerles víveres al quinceavo día. Cuando Juan de Pavón y otros conquistadores fueron a solicitarles abastecimiento, los indios reaccionaron dando muerte a varios españoles.

Entre marzo y mayo se organizaron varias expediciones en busca de alimentos, las cuales concluyeron sin éxito. Entre tanto los habitantes de Buenos Aires seguían acosados por el hambre. Mendoza no tuvo mejor idea que enviar un contingente con 300 hombres que incluía a su hermano y a su sobrino. Se enfrentaron con los indios en el río Luján y fueron rechazados. El resultado fue catastrófico para Pedro de Mendoza, dejando un saldo de 1000 indios y 38 de sus mejores soldados muertos, incluyendo a su hermano Diego de Mendoza y su sobrino Pedro Benavídez. La respuesta a la «matanza de Corpus Christi», no se hizo esperar de parte de los querandíes que junto a los guaraníes, el 24 de junio de 1536 atacan y sitian Buenos Aires. El ataque a Santa María de los Buenos Aires, incluyó una lluvia de flechas encendidas que quemaron los techos de los ranchos que componían el asentamiento. Además un pequeño grupo de indígenas en canoas prendió fuego a un tercio de la flota que parecía invencible. De los 1200 españoles que llegaron finalmente sobrevivieron 650.

Ulrico Schmidl,  se encontraba entre los pobladores de esta primera Buenos Aires. Era un soldado alemán, veedor de los banqueros Wesler y primer cronista del Río de la Plata, cuya versión de los hechos aparece publicada por primera vez en 1567. En la misma relata como, a partir del cerco puesto a la ciudad por los querandíes, los españoles empezaron a morir de hambre. A falta de gatos, ratones y culebras, comieron zapatos y otros cueros. Hasta que finalmente tres españoles, se comieron un caballo que habían robado. Fueron descubiertos y ahorcados. Por la noche, otros tres españoles les cortaron los muslos a los cuerpos colgados, para comerselos.

Fuente: Sur del Sur y Ulrico Schmidl

 

4 de febrero : DIA MUNDIAL CONTRA EL CANCER

 

La Organización Mundial de la Salud, el Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer (CIIC) y la Unión Internacional contra el Cáncer (UICC) celebran el 4 de febrero de cada año el Día Mundial contra el Cáncer,​ con el objetivo de aumentar la concientización y movilizar a la sociedad para avanzar en la prevención y control de esta enfermedad. El cáncer es un proceso de crecimiento y diseminación incontrolados de células. Puede aparecer prácticamente en cualquier lugar del cuerpo. El tumor suele invadir el tejido circundante y puede provocar metástasis (reproducción o extensión de una enfermedad o de un tumor a otra parte del cuerpo) en puntos distantes del organismo. Muchos tipos de cáncer se podrían prevenir evitando la exposición a factores de riesgo comunes como el humo del tabaco o los rayos UV. Además, un porcentaje importante de cánceres pueden curarse mediante cirugía, radioterapia o quimioterapia, especialmente si se detectan en una fase temprana.

Fuente: Wikipedia

 

5 de febrero

 

Después de una actividad ininterrumpida de 25 años, la vieja base antártica General Belgrano fue desactivada. Con la finalidad de continuar con los programas científicos y mantener la presencia argentina en la zona, el 5 de febrero de 1979 se fundó la base Belgrano II en su reemplazo.

El Ejército estudió cuidadosamente la ubicación y las características del lugar para poder continuar los estudios de atmósfera, auroras y meteorología. Fue así que se optó por asentar las nuevas instalaciones en tierra firme. En medio de la inmensa extensión de hielo que cubre esa región, sólo se levantan dos pequeñas masas de granito que emergen sobre la nieve: son los nunataks (picos montañosos rodeados de campos de hielo) Moltke y Bertrab, avistados por la expedición de Filchner en 1912. El lugar más apropiado fue el nunatak Bertrab, de una hectárea de superficie, permanentemente libre de hielo. Respecto a las condiciones meteorológicas de la zona, es importante mencionar una particularidad: se encuentra a mayor altura y más al sur que la base anterior, pero registra temperaturas menos rigurosas que aquella.

Los antárticos vieron con beneplácito tener un asentamiento seguro. Desde 1955, los hombres que invernaban en la vieja base General Belgrano, estaban viviendo en el interior de túneles excavados en el hielo, hielo que siempre estuvo moviéndose lentamente hacia el mar y que, como finalmente ocurrió, se transformaría en un témpano tabular de los que marchan a la deriva por el océano Antártico.

El desembarque de los materiales se realizó desde el rompehielos «General San Martín» y desde este, en vuelos de helicópteros, con los elementos para edificar, equipos diversos, víveres y combustibles. La base Belgrano II, quedó instalada al sur del mar de Weddell, en la costa Confín, Tierra de Coats, en los 77º 51’ S y 34º 33’ W. Es la estación argentina más austral. En su zona de influencia, y como signo de nuestro interés por mantener la ocupación de la Antártida Argentina, existían desde mucho antes dos refugios que se montaron en enero de 1976: el Sargento Ayudante Cisterna y el Aviso ARA Comandante Zapiola.

La temperatura máxima llega a los -2º C y la mínima a los -54º C. Durante el período de oscuridad (noche polar) se observa una gran cantidad de auroras.

La población promedio de la base es de 20 personas.

Fuente: Marambio.aq

 

6 de febrero

 

El 6 de febrero de 1945 nacía en Jamaica Robert Nesta Marley Booker, más conocido como Bob Marley. Es uno de los rastafaris más famosos e ícono mundial de la música reggae. Publicó 18 álbumes y llevó la cultura de Jamaica más allá de sus fonteras. Su madre, Cedella Booker, era afro-jamaiquina y tuvo a Bob a los 18 años. Su padre (de raza blanca) era Norval Marley, capitán de los Marines Reales. Bob Marley contó en alguna ocasión que de pequeño solía tiznarse la piel con betún para sentirse integrado en su familia.

Durante su vida reconoció legalmente a 11 hijos de nueve madres diferentes. Aunque existen otros 11 hijos cuya paternidad todavía se disputa en tribunales.

Aunque fue criado en la fe católica, a partir de la decada del 60, abrazó las creencias rastafaris. Dichas creencias marcaron profundamente su música y su vida. Aún así mucha gente afirmaba que predicaba pobreza pero conducía un BMW, a lo que el respondía que le gustaba la marca porque llevaba las iniciales de sus nombres: Bob Marley y Wailers (su banda).

En diciembre de 1976, justo antes del concierto Smile Jamaica, el matrimonio Marley sufrió un asalto en su casa con disparos incluídos. Vivió el resto de su vida con una bala alojada en el brazo.

La última canción que tocó en directo fue «Redemption Song» (Canción de Redención).

Las últimas palabras fueron a su hijo Ziggy Marley le dijo: «El dinero no puede comprar la felicidad». Tuvo un funeral de estado con elementos de la iglesia ortodoxa etíope junto con los de la tradición rastafari. Fue enterrado con su Gibson Les Paul roja (algunos dicen que en realidad se trataba de una Fender Stratocaster).

Cierta vez, jugando un partido de fútbol recibió un pisotón. Gracias a ello descubrieron que tenía cáncer en el dedo gordo del pie. Sin embargo, debido a sus creencias no dejó que le amputasen el dedo, ni que le diesen tratamiento. El cáncer se extendió por todo su cuerpo

Fuente: eleconomista.es

 

7 de febrero

 

Algunos datos de Cristóbal Colón que tal vez no conocías:

Nacido en Génova el 7 de febrero de 1446, Cristobal Colón no era su verdadero nombre sino Cristóforo Colombo. Se le denomina Cristóbal Colón en español, Christopher Columbus en inglés y Kristoffer Kolumbus en sueco, por ejemplo. Sin embargo, su nombre en genovés no ha sido certificado oficialmente como el verdadero ya que los documentos históricos sobre su origen son escasos.

Casi no pudo realizar su viaje histórico:  Colón estaba convencido de la posibilidad de llegar a Asia viajando por el oeste. Intentó obtener el capital de diversas fuentes, incluyendo al mismísimo rey de Portugal, pero la mayoría de los mandatarios europeos pensaron que estaba demente y no le prestaron demasiada atención. Formó parte de la corte española por muchos años, intentando convencer a Fernando e Isabel de que financiaran su viaje. Se había dado por vencido y estaba a punto de viajar a Francia en 1492 cuando se le notificó que había conseguido los fondos para hacer la travesía.

Era un verdadero tacaño: en su famosa travesía de 1492, Colón había prometido una recompensa de oro para el primero que avistase tierra. Un navegante llamado Rodrigo de Triana fue el primero en hacerlo, el 12 de octubre de 1492: una pequeña isla situada en las Bahamas, llamada San Salvador. Sin embargo, de Triana nunca consiguió su recompensa: Colón se la quedó para sí, diciéndole a todos que había avistado una luz la noche anterior, y no lo había dicho porque la luz era poco definida.

La mitad de sus viajes acabaron mal: en su famoso viaje de 1492, el buque insignia  Santa María, encalló y se hundió, por lo que debió dejar a 39 hombres en un asentamiento denominado La Navidad. Debía retornar a España con el barco cargado de especies y otros bienes valiosos, así como con conocimiento de una nueva ruta comercial. En lugar de ello, retornó con las manos vacías y sin uno de los mejores barcos que se le habían confiado. En su cuarto viaje, su barco se pudrió y pasó un año varado en Jamaica.

Un gran capitán pero un terrible gobernador: agradecidos por haber descubierto nuevas tierras, los reyes de España lo convirtieron en Gobernador de Santo Domingo. Colón, un gran explorador, resultó ser un mal gobernador. Sus hermanos y él gobernaron como reyes, conservando la mayoría de las ganancias para sí y enfrentados con el resto de los pobladores. Llegó a tal punto que la Corona debió enviar a un nuevo gobernador y Colón fue arrestado y enviado de vuelta a España.

Era un hombre sumamente religioso: Colón era un hombre muy religioso que creía que Dios lo había elegido para los viajes de descubrimiento. Muchos de los nombres que dió a las islas que descubrió fueron de caracter religioso. Ya siendo mayor, optó por vestir un hábito franciscano adonde quiera que iba, asemejándose más a un monje que a un acaudalado almirante. Durante su  tercer viaje, cuando vió que el río Orinoco desembocaba en el Océano Atlántico en el norte de América del Sur, estaba seguro de haber descubierto el Valle del Edén.

Traficaba esclavos:  ya que sus viajes eran principalmente de naturaleza económica, se esperaba que Colón encontrase algo valioso. Pero se decepcionó al descubrir que las tierras no estaban colmadas de oro, plata u otros tesoros convencionales. Rápidamente descubrió en los indios un recurso lucrativo. En su primer viaje llevó consigo a su regreso a España a varios de ellos, y aún más en el segundo. Se sintió devastado cuando la Reina Isabel decidió que los nativos del Nuevo Mundo eran sus súbditos y no podían ser esclavizados.

Nunca creyó haber descubierto un nuevo mundo:  Cristóbal Colón estaba en busca de un nuevo pasaje a Asia, y eso fue lo que encontró, o al menos eso pensó. A pesar de la información recabada que indicaba el descubrimiento de nuevas tierras, el explorador continuaba creyendo que Japón, China y la corte del Gran Khan se encontraban muy próximos a las tierras que había descubierto. Incluso propuso una rídicula teoría para explicarlo: que la Tierra tenía forma de pera y que Asia se encontraba en el tallo, por eso no la encontraba.

Fuente: noticias.universia.es

 

8 de febrero

 

Martín Miguel Juan de la Mata de Güemes Montero Goyechea y la Corte, más conocido como Martín Miguel de Güemes, el líder de la guerra gaucha que frenó el avance español con sus tácticas guerrilleras, nació en Salta el 8 de febrero de 1785. Estudió en Buenos Aires, en el Real Colegio de San Carlos.

Güemes era gangoso, porque le faltaba la campanilla y se esforzaba para hacerse entender, lo que le acarreaba numerosas bromas.

A los catorce años ingresó a la carrera militar y participó en la defensa de Buenos Aires durante las invasiones inglesas como edecán de Santiago de Liniers. En esas circunstancias fue protagonista de un hecho insólito: la captura de un barco por una fuerza de caballería. Una violenta bajante del Río de la Plata había dejado varado al buque inglés “Justine” y el jefe de la defensa, Santiago de Liniers, ordenó atacar el barco a un grupo de jinetes al mando de Martín Güemes.

Él no solía luchar en las batallas, sino organizarlas, debido a que padecía hemofilia. Ésto provocó que muchas veces fuese injustamente tachado de cobarde. Probablemente si no hubiese padecido hemofilia la bala que impactó en su espalda, años después, no lo hubiese matado.

Fue el único general argentino caído en acción de guerra exterior.

Desde que supo de la muerte de su marido, Carmen Puch, esposa de Güemes, se encerró en su habitación de la finca de familiar, falleciendo rápidamente el 3 de abril de 1822, a los 25 años. La tradición afirma que se dejó morir de hambre​ posiblemente víctima de una depresión.

No existen retratos de Martín Miguel de Güemes en vida: todas las reproducciones de su fisonomía son elaboraciones de pintores y dibujantes que se valieron del recuerdo de quienes lo conocieron o de las indicaciones contenidas en escritos de época.

Fuente: Elhistoriador.com;  Locosxlahistoria; Elcaudillodelnorte.blogspot.com

 

9 de febrero

 

En 1928 el empresario algodonero de origen belga Julio Steverlynck establece una fábrica en Jáuregui (Luján), donde trabajaba una gran cantidad de inmigrantes europeos. Estos formaron un equipo de fútbol y disputaron sus primeros partidos contra el club Jáuregui Juniors y combinados de Luján y Mercedes. Durante la llamada «Década Infame» lucían una casaca con franjas verticales bajo el nombre de Flandria. Para 1935, pasó a llamarse Villa Flandria. El 9 de febrero de 1941, en una reunión extraordinaria de vecinos de Jáuregui en el salón Rerum Novarum, se propuso a la población que la institución agrupe a sus familias mediante actividades culturales y la práctica de deportes. Luego, se designó la primera comisión directiva del club Flandria, presidida por José Delesie, e integrada por los siguientes miembros: Armando Galcerán (Secretario), Abel Etchart (de Actas), Alberto Perazo (Tesorero) y Norberto Dezarnaud (Pro). Ese mismo año el club obtendría el título en la Liga Lujanense.

Los primeros encuentros como local eran disputados en la cancha Municipal de Luján. Volvió a consagrarse campeón de la Liga Local en 1944. En 1946 se le concedió la personería jurídica. En 1947 se afilió a la AFA y comenzó a participar de la Tercera de Ascenso. Una vez afiliado a la AFA, en su primer partido oficial Flandria obtiene la victoria, en un cómodo 5 a 3 ante Alumni de Villa Urquiza con goles de Caricatto, Brando, Cabral y Folgueira en dos ocasiones. Caricatto se convertiría así en el autor del primer gol oficial en la historia aurinegra.

Fuente: Wikipedia

 

10 de febrero

 

Los primeros pobladores que ocuparon la zona donde hoy se levanta la ciudad de Mar del Plata (la cual anteriormente fue conocida bajo los nombres de Costa Galana; Lobería Chica; Región del Vulcán y Punta Lobos, entre otros) fueron las tribus indígenas de los pampas cuyo modo de vida se basaba en la caza de animales y en la recolección de frutos que obtenían durante sus desplazamientos por la región.

El primer español que tuvo contacto con las costas marplatenses fue Fernando de Magallanes, que en febrero de 1519 bautizó Punta de Arenas Gordas a la actual Punta Mogotes. Por su parte Juan de Garay realizó la primera entrada por tierra entre 1581 y 1582; pero ninguna de estas dos expediciones dejó una población permanente. Quienes realizaron el primer intento, fueron los padres jesuitas Matías Strobel, Tomás Falkner y José Cardiel, quienes en 1747 establecen una misión jesuítica a orillas de la Laguna «Las Cabrillas» (hoy conocida como Laguna de los Padres). Dicho establecimiento recibió el nombre de Nuestra Señora del Pilar y su población alcanzó el número de 1200 indígenas viviendo en sus alrededores. La existencia de la misión fue efímera, ya que dada la hostilidad de las tribus que no estaban incorporadas a la vida de la misión y ante la pérdida de influencia de la Orden, los jesuitas abandonaron las instalaciones el 1° de septiembre de 1751.

Cuando Patricio Peralta Ramos se hace cargo de las tierras, inicia el 14 de noviembre de 1873 las gestiones ante el gobierno de la provincia para que se reconozca la existencia de un pueblo llamado «Puerto de la Laguna de los Padres» en terrenos de su propiedad . Esta solicitud tendrá una respuesta favorable y el 10 de febrero de 1874 el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Mariano Acosta, expide el decreto donde reconoce al nuevo pueblo dentro del Partido de Balcarce, el cual recibe el nombre de Mar del Plata.

Un acontecimiento que influirá positivamente en el desarrollo del pueblo de Mar del Plata será la llegada en 1877 de Pedro Luro, quien se hará cargo del saladero, la grasería, instalará un molino y construirá un nuevo muelle; lo que dará un decisivo impulso a la agricultura. Con la llegada del ferrocarril, el 26 de septiembre de 1886, el pueblo de Mar del Plata se fue transformando en un centro urbano moderno. Este mundo urbano en formación, atrajo una corriente de población que fue gestando una sociedad permanente que habitaba todo el año.

Paralelamente, desde fines del siglo pasado y hasta los años ‘30, Mar del Plata también fue un balneario de élite. Las familias ricas tomaban sus vacaciones en la ciudad desde el mes de noviembre y permanecían hasta Semana Santa; lo cual generó que al lado de la sociedad que residía permanentemente en la ciudad, se fuera gestando otra de carácter «temporario» producto de la afluencia de veraneantes al sector balneario.

Fuente: Mardelplata.com

 

11 de febrero

 

El 11 de febrero de 1774, Gran Bretaña reconocía la soberanía española sobre las Islas Malvinas, y comunicaba al reino español, su decisión de abandonar el archipiélago. En mayo de ese año, el abandono se hizo efectivo.

El 22 de mayo, por conveniencias de la política exterior británica y para conciliarse con España, Puerto Egmont fue evacuado. Como restos de la permanencia, quedaban los parapetos del fuerte y una inscripción grabada sobre placa de plomo, en la que se afirmaba la pertenencia de las islas Falkland a su Sacratísima Majestad Jorge III.

Se dice que el abandono británico de las islas, se produjo por un pacto secreto entre España e Inglaterra, y no por falta de presupuesto, ya que dejaba más ganancias que pérdidas.

Mas allá del motivo de la devolución de las islas, en esa fecha Gran Bretaña reconocía que las Islas Malvinas eran dominio de España.

Fuente: elmalvinense.com

 

12 de febrero

 

El primer partido de futbol transmitido en vivo fue el que jugaron Boca Juniors y el equipo yugoslavo Hajduk el 12 de febrero de 1953. Ese día  se inauguró además el sistema de iluminación de la Bombonera.  Recordemos que mientras se construía el estadio, que se estrenó en 1940, Boca jugaba como local en la cancha de Ferro. Para aumentar la capacidad del estadio sustituto se usaban los tablones de las tribunas del estadio viejo.

Fuente: Las Mil y Una Curiosidades de Buenos Aires, Diego M.Ziggiotto, Ed.Grupo Norma

 

13 de febrero

 

El autor de «Don Segundo Sombra», Ricardo Güiraldes, nació el 13 de febrero de 1886 en el seno de una familia de la aristocracia argentina de fines del siglo XIX. Su padre, Manuel Güiraldes, quien llegó a ser intendente de Buenos Aires, era un hombre de gran cultura y educación; también con mucho interés por el arte. Esta última predilección fue heredada por Ricardo, que dibujaba escenas campestres y realizaba pinturas al óleo. Su madre, Dolores Goñi, pertenecía a una de las ramas de la familia Ruiz de Arellano, familia fundadora de San Antonio de Areco. Un año después de nacer Ricardo, la familia se trasladó a Europa, donde permaneció durante algún tiempo. A su regreso, el niño tenía cuatro años de edad y se lo podía escuchar hablando tanto francés como alemán; y es el francés el idioma que dejaría honda huella en su estilo y preferencias literarias. Vivió gran parte de su vida en la estancia La Porteña, en Areco,  donde en  un  cuarto  de  la  planta alta del casco, Ricardo  escribió en los últimos años de su corta vida  – falleció a los 41 años, en 1927 -, sus historias sobre el gaucho Don Segundo Sombra, ambientándolas en los Pagos de Areco, en La Pulpería La Blanqueada y en los personajes de estos viejos campos.

Fuente: Sanantoniodeareco.com; Wikipedia

 

14 de febrero: DIA DE SAN VALENTIN (Día de los Enamorados)

 

La Leyenda Dorada, una famosa compilación de las vidas de los santos, que data del siglo XIII, menciona a San Valentín como un sacerdote romano que fue ejecutado por profesar la fe cristiana. Según esta historia, la noche anterior a su ejecución, Valentín obró un milagro restableciéndole la vista a la hija ciega del carcelero. En el afán de legitimar el Día de San Valentín como fecha especial para los amantes (generalmente con fines comerciales), se han difundido versiones modernas de la leyenda. Una de ellas narra que el Emperador Claudio II había prohibido los casamientos entre jóvenes, por considerar que los hacía peores soldados, y que Valentín habría sido condenado por hacer caso omiso a la prohibición, oficiando matrimonios clandestinos. Otra versión nos cuenta que, en vísperas de su martirio, se enamoró de la hija del carcelero y le envió aquella noche lo que sería la primera ‘tarjeta de San Valentín’.

Fuente: Sobrehistoria.com

 

15 de febrero

 

En la provincia de San Juan, el 14 de febrero de 1811, nació  Sarmiento, quien, como informabamos en «Curiosidades de Noviembre», no se llamaba Domingo, sino Faustino Valentín Quiroga Sarmiento.

Tuvo una hija biológica con María Jesús del Canto, a quien  conoció en una escuela, durante uno de sus cuatro exilios en Chile. Ella era su alumna. Su hija, a la que llamó Emilia Faustina Ana nació al año siguiente. María Jesús murió durante el parto, el 18 de julio de 1832. Quedando huérfana de madre, Emilia Faustina se crió con su abuela Paula Albarracín (madre de Sarmiento) y sus tías. Sobre todo porque Domingo nunca se quedó demasiado tiempo en ningún lugar.

Sarmiento plantó la primera vara de mimbre en el país, lo hizo en el Delta del Paraná. También se le atribuye haber traído las primeras semillas de nogales pecan de los Estados Unidos, al Delta. Según su nieto, durante el último año de vida, el prócer enviaba varillas de mimbre por correo para promocionar su producción.

En Chile, dirigió la Escuela Normal de Preceptores, la primera institución latinoamericana especializada en preparar docentes.

En 1845 nació en Chile, Domingo Fidel, hijo del chileno Domingo Castro y Calvo y la argentina Benita Martínez Pastoriza, que al enviudar, en 1848, se casó con Domingo Faustino Sarmiento, que le dio su apellido al niño. El matrimonio solo duró un año, pero el hijo adoptivo – conocido como Dominguito – fue muy querido por Sarmiento. En septiembre de 1866, durante la Batalla de Curupaití, Dominguito fue herido de muerte. En ese momento, Sarmiento era Ministro Plenipotenciario de la Argentina en Estados Unidos. La noticia de la muerte de su hijo lo hundió en una profunda depresión, renunció al cargo diplomático y regresó a Buenos Aires. Después escribió la biografía de su hijo: Vida de Dominguito.

Entre 1845 y 1847 Sarmiento emprendió un viaje por Europa, África y América, para estudiar el sistema educativo de los países que visitó. Como resultado de ese viaje escribió los libros: La Educación Popular, Viajes – una serie de cartas donde iba contando sus experiencias -, y el Diario de Gastos, una libretita que el propio Sarmiento definió como «uno de mis mejores recuerdos», con anotaciones en varios idiomas.

Contribuyó mucho a su provincia natal cuando inició su mandato como gobernador de San Juan, en 1862. En dos años incorporó el alumbrado público, se encargó del empedrado de las calles y abrió y ensanchó varias de ellas. Además, forestó y confeccionó el plano topográfico de la provincia.

Fundó la Comisión Nacional de Bibliotecas Populares (CoNaBiP). Fue el encargado de crear y desarrollar este organismo que hasta la actualidad fomenta el fortalecimiento de las bibliotecas populares como organizaciones de la sociedad civil.

Organizó el primer censo nacional, en 1869. Este arrojó como resultado que en el país había 1.836.490 habitantes, siendo el 8% del total inmigrantes europeos, el 70% población rural y el 71% de los argentinos, analfabetos.

Sarmiento también inició la meteorología en el país. Durante su gestión como representante argentino en Estados Unidos logró que el astrónomo Benjamin Apthorp Gould viajara al país para crear un observatorio astronómico, pero cuando Gould llegó, Sarmiento ya había levantado el Observatorio Astronómico de Córdoba que adquirió entonces relevancia internacional. Ambos iniciaron los estudios argentinos de meteorología al crear, en 1872, la Oficina Meteorológica Nacional que funcionó hasta 1884 en Córdoba para luego trasladarse a Buenos Aires.

Mediante la Ley de Subvenciones de 1871, el padre del aula garantizó los fondos para la creación de nuevas escuelas y la compra de materiales y libros. Durante su mandato, y con apoyo nacional, las provincias fundaron unas 800 escuelas de primeras letras, alcanzando un total de 1.816 escuelas, de las cuales el 27% eran privadas. La población escolar se elevó de 30.000 a 110.000 alumnos.

Fuente: Cultura.gob.ar

 

16 de febrero

 

El 16 de febrero de 1595 se inició la construcción del que es considerado el primer edificio público de Buenos Aires: el Fuerte. La orden fue dada por el gobernador Fernando Ortiz de Zárate y llevaba el pomposo nombre de Real Fortaleza de San Juan Baltasar de Austria, teniendo una extensión de ciento veinte metros por lado (es decir poco más de una manzana en total). Contaba con un foso – que estaría siempre repleto de basura – y un puente levadizo, que nunca se usó. En ese solar se encuentra hoy en día la Casa de Gobierno. Como dato curioso podemos agregar que la cerradura y la llave del portón de hierro originales del antiguo Fuerte se conservan hasta hoy en el Museo Histórico Nacional.

Fuente: Las Mil y Una Curiosidades de Buenos Aires, Diego M.Ziggiotto, Ed.Grupo Norma

 

17 de febrero

 

Ricardo Finochietto nació en Buenos Aires el 13 de marzo de 1881. Su trayectoria científica comenzó en 1897, cuando ingresó, con 16 años, en la Facultad de Medicina de Buenos Aires. Cuatro años después, ya era practicante en el Hospital de Clínicas y en 1904 se hace cargo del Servicio de Piel y Enfermedades Venéreas del Hospital Rawson, donde es médico interno ad-honorem con guardia permanente. Entre 1906 y 1909, Finochietto viaja por Europa, donde visita las clínicas más avanzadas de Alemania, Suiza, Italia y Francia. Cuando regresa, en el Rawson, realiza endoscopías y ensaya las más modernas técnicas quirúrgicas, como la cirugía de tiroides. Entre 1912 y 1913, aprende dibujo técnico, para poder realizar exactamente los modelos de los aparatos que ideaba. Sus ilustraciones, a partir de allí, serán de altísima calidad y realismo, tanto las de las máquinas y aparatos, como las del cuerpo humano.

Luego, en 1914, presenta su tesis de profesorado de Medicina (Los métodos operatorios para la exclusión del píloro) y entre 1918 y 1919 vuelve a viajar a Europa, donde iniciará su etapa más gloriosa en la medicina. En efecto, Finochietto se hace cargo del Servicio de Cirugía del Hospital Argentino en París. Allí atiende a los soldados heridos durante la Primera Guerra Mundial y obtiene una invalorable experiencia en la cirugía y la atención clínica ante los casos más desesperantes y graves. Sus méritos son tantos que el ministro argentino en París, Marcelo Torcuato de Alvear, solicita en marzo de 1919 al Decano de la Facultad de Medicina de Buenos Aires que permita a Finochietto prolongar su estadía en Francia, a pesar que la guerra ya había terminado.

Tantos son sus logros en Francia, que, aún siendo un simple profesor suplente en Buenos Aires, es designado miembro de la Legión de Honor y condecorado con dos medallas de guerra por el gobierno galo. Finalmente, luego de una breve estadía en Norteamérica, Finochietto regresa al país, rodeado de gran fama (los diarios de la época saludarán su llegada con artículos y entrevistas de todo tenor y extensión). Sin embargo, no todas son rosas, ya que regresa enfermo: durante su estadía en Europa contrae una enfermedad incurable (¿sífilis?), que lo obligará según sus cánones y los de la época, a una soltería sin remedio. Tenía entonces 39 años.

En 1922, siendo profesor suplente de Clínica Quirúrgica en el Hospital Rawson, viaja otra vez a Europa, dejando antes los planos para la construcción de lo que será su escuela de cirugía: el pabellón IX del Hospital Rawson. De regreso, realiza la tercera toracoplastía (operación en la que se realiza la apertura quirúrgica de la caja toráxica del paciente) efectuada en el país y la primera incisión paradojal, inventada por él y denominada así porque se trazaba en sentido inverso al establecido por la cirugía clásica.

Para entonces, compone ya un equipo quirúrgico con sus hermanos Miguel Angel y Ricardo, que poco a poco se convertirá en el más afamado de la Argentina. Tenía entonces tal renombre que era común la siguiente interpelación popular, para expresar exageración: «¡Pero quién te crees que sos! ¿Finochietto?».

Pero la labor de Finochietto no se concentraba sólo en el mejoramiento de la técnica quirúrgica, sino que también hizo escuela afirmando normas éticas frente a la enfermedad y el dolor. Los preceptos que inculcará en sus discípulos, en esta materia, serán: «Sólo cumple con su deber quien va más allá de sus obligaciones. La operación grande no es más que la sucesión de los tiempos de las operaciones pequeñas. El dinero de los enfermos debe ser, primordialmente, para los enfermos.»

En 1924, Finochietto aplica la Pean Bi´l Roth, una técnica quirúrgica que había inventado y que consistía en un nuevo sistema para las operaciones de estómago, intestino y duodeno. En 1929, otra hazaña lo lleva a la tapa de los diarios, cuando realiza por primera vez en el país un taponamiento cardíaco: en su sala de cirugía recibe a un niño herido en el corazón por una bala y logra, taponando con pinzas y sus dedos, frenar la hemorragia y salvar la vida del paciente. Para estos tiempos, las anécdotas que representaban su altruismo en la sala de cirugía y sus esfuerzos por mejorar cada día, eran incontables y poco a poco lo convertían en un mito. Por ejemplo, se debe a esta atención el invento de la mesa de ortopedia: accidentado el Decano de la Facultad de Medicina, el doctor Iribarne, llegó al quirófano de Finochietto en situación desesperante. Las múltiples fracturas y heridas le dificultaron en extremo al cirujano ubicar al paciente en la mesa de operaciones y éste finalmente falleció. Al poco tiempo, llamó a su colega Mariano Castex y lo llevó al quirófano para mostrarle un nuevo invento: una mesa ortopédica que permitía ubicar al paciente en todas las posiciones posibles. «Esto lo hizo usted para Iribarne…» – le dijo Castex. «Es cierto – respondió. No pude estar tranquilo hasta terminarlo.»

De sus ideas nacieron el frontolux (un sistema iluminador utilizado por los cirujanos, a la manera de los obreros de las minas, para enfocar mejor las heridas), el «empuja-ligaduras», muy útil para detener las hemorragias; el porta-agujas, de distintas medidas y formatos; la pinza de dientecillos, para sujetar mejor los tejidos y agujas; la pinza de doble utilidad, con funciones como pasahilos y para hemostasias; el aspirador quirúrgico, para succionar la sangre durante las operaciones; la cánula para transfusiones; las «valvas Finochietto», para abrir la herida y permitir una mejor visión al cirujano; el banco para cirujanos, que permitía a éstos operar sentados; la mesa quirúrgica móvil, con un motor eléctrico y manejada con pedales, y el separador intercostal a cremallera para operaciones toráxicas, conocido con el nombre de su inventor en geografías tan lejanas como Rusia y Japón.

Agravada su enfermedad, Finochietto renunció a la Cátedra de Clínica Quirúrgica en 1933. Ese año el Consejo Superior de la Universidad de Buenos Aires lo designó Profesor Honorario. Sin embargo, continuó con su tarea de cirujano en el Rawson, adonde acudían pacientes de todo el país y del exterior. El 8 de marzo de 1940 realiza su última operación (le extrae un quiste hidatídico a un indio mapuche) en otra intervención magistral, y que sólo él parecía capaz de realizar.

Poco después, la enfermedad lo postra en cama y ataca su cerebro. Toda su lucidez se desvanece y queda inmovilizado, casi paralítico. Finalmente, quien había sido Miembro Honorario de la Academia Nacional de Medicina, Presidente de la Sociedad de Cirugía de Buenos Aires, Miembro de la Sociedad de Medicina y Cirugía de Bolonia y de la de Montevideo, Asociado Extranjero de la Sociedad de Cirugía y de la Academia de Cirugía de París, Miembro de Honor de la Asociación de Medicina de Río de Janeiro, uno de los más respetados médicos argentinos de todas las épocas y un verdadero mito de la cirugía nacional, falleció en Buenos Aires el 17 de febrero de 1948.

Fuente: intramed.net

 

18 de febrero

 

Escribía Leopoldo Lugones antes de suicidarse:

«Al juez que intervenga.

No puedo concluir la Historia de Roca. ¡Basta! Pido que me sepulten en la tierra, sin cajón y sin ningún tipo de nombre. Prohíbo que se dé mi nombre a ningún sitio público. Nada reprocho a nadie. El único responsable soy yo de todos mis actos.»

Con la clara y firme caligrafía de siempre dejaba la nota junto a la media botella de whisky que lo había ayudado a enfrentar el cianuro que aún blanqueaba en el fondo de un vaso vacío.

Su amigo Horacio Quiroga lo había precedido el año anterior con un ritual casi idéntico. Si consideramos que Lugones calificó la muerte de su amigo de “suicidio de mucama”, podemos ir dándonos una idea de su personalidad.

Sesenta y tres años y ocho meses de vida, y cuarenta de contradicciones, de evoluciones y retrocesos ideológicos y de vanidosas pirotecnias metafóricas se aniquilaban en la habitación de un recreo del Delta del Paraná.

Escritores argentinos de todas las tendencias han consagrado libros y ensayos periodísticos a ese señor a quien no parecía afectar el calor agobiante de aquel viernes 18 de febrero de 1938 que, solemne y huraño, sacaba boleto hasta la estación de Tigre, donde abandonaba el tren para abordar una lancha y, tras sortear el entrevero de islas y canales, se apeaba en el recreo “El Tropezón”. Nadie se percató del drama que lo corroía.

Las relaciones conyugales del “marido más fiel de Buenos Aires”, a través de lo que sugieren algunos de sus poemas amorosos, parecen revelar una atonía sexual. Para Lugones, la servidumbre animal a la especie hace del amor algo vulgar y plebeyo y convierte la fertilidad en un accidente biológico que las mujeres comparten con las “naturales vacas”.  Tanta rigidez y falsedad en el amor, tanta tiesura estatuaria en lo civil y en lo literario fueron derrumbadas por la espontánea aparición de Emilia Santiago Cadelago en la Biblioteca del Maestro, cuyo director era Lugones. Era una estudiante universitaria que buscaba un ejemplar de Lunario Sentimental. Ella tenía 26 años y él le doblaba la edad. En aquel primer encuentro, “el marido más fiel de Buenos Aires” apenas pudo superar la brusquedad engolada que solía practicar, pero quedó flechado. A partir de entonces, la relación crece hasta la incandescencia. El solemne Lugones se derrite y juega como un adolescente ingenuo, escribe cartas y versos apasionados a la que convertirá en Aglaura y será considerada “la mejor romanza / de todo mi Romancero”. En la familia, se temió que Lugones estuviera dispuesto a abandonar a la esposa Juana para juntarse con Emilia. Pero la relación fue violentamente interrumpida alrededor de 1934 por el comisario Leopoldo Lugones (hijo), unigénito del poeta. Este celoso custodio del honor familiar irrumpió en una casa del barrio Villa del Parque para enterar a los atónitos padres de Emilia Santiago Cadelago de que encerraría al poeta en un manicomio si la relación no se cortaba de inmediato. Si se considera que el policía Leopoldo Lugones gozaba de la triste fama del estreno de la picana eléctrica en Argentina, no es difícil imaginar las consecuencias. Para salvarse y para salvar a su amante, la muchacha renunció al amor pero no a la fidelidad. Nunca más volvió a verlo. Tampoco se casó. Antes de morir en 1981, Emilia entregó a su amiga María Inés Cárdenas de Monner Sans la colección de poemas y cartas que se publicarían, después de la muerte de la musa inspiradora, con el título de El Cancionero de Aglaura. Emilia dispuso que, en el ataúd, la acompañara el osito de peluche que el poeta le había regalado.

Vacío por dentro y aislado por fuera, Lugones prefirió no sobrevivir a tanta amargura. Sus restos reposan en el Cementerio de la Recoleta, en el mausoleo de la familia Beristayn.

Fuente: Letralia.com

 

19 de febrero

 

El 19 de febrero de 1993 aparecen fragmentos del cráneo de Adolf Hitler en un tintero del Archivo Estatal de Rusia, procedentes de sus restos calcinados y desenterrados por la Unión Soviética en Berlín en 1945. Los restos de Adolf Hitler fueron destruídos por orden de los dirigentes soviéticos, pero en los archivos se conservan fragmentos de su cráneo y mandíbula, ha asegurado el Servicio Federal de Seguridad ruso (FSB, ex KGB). El jefe del Archivo del FSB, Yuri Jristofórov, precisó que el 13 de marzo de 1970, el entonces presidente de la KGB, Yuri Andrópov, pidió al Politburó comunista autorizar la destrucción de los restos de Hitler y de varias personas más enterradas el 21 de febrero de 1946 en una base militar del sector soviético de Alemania. En ese lugar, en el número 36 de la calle Westendstrasse de la ciudad de Magdeburgo, se encontraban entonces enterrados los restos de Hitler, su esposa Eva Braun, así como el ministro de Propaganda Nazi Joseph Goebbels y la familia de éste, que se habían suicidado y ordenado quemar sus cadáveres. El plan de Andrópov preveía «exhumar y destruir físicamente los restos de los criminales de guerra» enterrados en Magdeburgo para evitar que esa fosa común, en caso de conocerse su localización, se convirtiera en lugar de peregrinación de los fanáticos de Hitler. La exhumación y destrucción de los restos las llevó a cabo el 4 de abril de 1970 por un equipo operativo del departamento de la KGB emplazado entonces en Alemania del Este. La destrucción de los restos se realizó mediante su incineración en una fogata en un descampado cerca de la ciudad de Schönebeck, a 11 kilómetros de Magdeburgo. Los restos quemados junto con el carbón fueron desmenuzados hasta el estado de cenizas, que fueron recogidas y arrojadas al río Biederitz. Por otra parte, el general ruso confirmó que en el Archivo del FSB se guarda una parte de la mandíbula de Hitler, mientras que en el Archivo estatal de Rusia permanecen algunos fragmentos del cráneo del ‘führer’.

Aparte de estos materiales, recogidos en mayo de 1945, no existen otros fragmentos del cuerpo de Hitler; al menos no hay ninguna información al respecto. Todo lo que quedaba de Hitler fue quemado en 1970. Según Jristofórov, «estos materiales son únicos en su género y no tienen parangón. Son los únicos testimonios documentales de la muerte de Hitler, y por eso se guardan en el Archivo central del FSB como muestras de especial importancia».

Fuente: Elmundo.es

 

20 de febrero

 

El 20 de febrero de 1967 nació Kurt Cobain en la localidad de Aberdeen, en Washington, Estados Unidos. Ese niño introvertido y callado, arrastró a lo largo de toda su vida los problemas de su familia que culminaron con la separación de sus padres cuando había cumplido los siete años.

Antes de Nirvana, Cobain se había presentado a una audición para formar parte de los Melvins, pero fue rechazado.

Siendo un adolescente, el líder de Nirvana vivió durante ocho meses en casa de un amigo durmiendo en un sofá.

Cuando la banda comenzaba a tener éxito, les llegó un fax del grupo Metallica en el que decía: “Dieron en el clavo. Nevermind es el mejor disco del año. Nos vemos pronto, Metallica.  Pd.: Lars los odia”, refiriéndose al líder de Metallica Lars Ulrich.

La otra gran afición de Kurt Cobain era rodar películas en Súper 8. En una de ellas hay una escena en la que el cantante se suicida.

Cobain grabó sus primeras canciones en diciembre de 1982, en casa de su tía Mary. Sonaban un bajo, una guitarra y unas cucharas golpeando una maleta. El músico llamó a estas sesiones: “Confusión organizada”.

El líder de Nirvana comenzó a consumir heroína a diario para aliviar sus dolores crónicos de estómago. Escribió en su diario: “He decidido que si me siento como si fuera un drogadicto, quizá pueda comenzar a serlo”. Hubo un momento en el que Cobain declaró que gastaba 100 dólares al día en heroína.

Solo una horas después de su actuación en el programa Saturday Night Live y una semana después de que Nevermind hubiera alcanzado el número 1 en las listas, el líder de Nirvana sufrió una sobredosis.

En 1992, Cobain develó que él y Courtney (su esposa) se habían gastado un millón de dólares en los últimos 12 meses: 80.000 en gastos personales, 380.000 en impuestos, 300.000 en una casa en Carnation (EE UU), y el resto en médicos y abogados. “No es mucho”, explicó el cantante. “Seguro que Axl Rose se ha gastado más este año”.

Después de interpretar Territorial Pissings en el Satuday Night Live, Cobain y el bajista de Nirvana, Krist Novoselic, se besaron con lengua. El programa de televisión se negó a emitir esas imágenes.

Courtney Love (esposa de Cobain), después de escuchar el tema In Bloom de Nirvana en 1992 y darse cuenta de lo bueno que era, dijo: “Al instante sentí lástima por Kurt, me di cuenta inmediatamente de la pesadilla que se le venía encima”.

De pequeño, el líder de Nirvana tenía un amigo imaginario que se llamaba Boddah a quien, de adulto, le dirigió su nota suicida.

Fuente: Culturizando.com

 

21 de febrero

 

La Asociación de Futbol Argentino fue fundada por Alejandro Watson Hutton en Buenos Aires, el 21 de febrero de 1893, con el nombre de Argentine Association Football League, siendo la más antigua del continente, luego de la extinta Argentine Association Football League de 1891, la que fue disuelta luego de un año de vida y no es reconocida como su predecesora. Tras un proceso de cambio de nombres, escisiones, fusiones y castellanización, adoptó en 1934 la denominación Asociación del Football Argentino y posteriormente, en 1946, su nombre definitivo. Está afiliada a la FIFA desde 1912 y a la Conmebol, de la que es miembro fundador, desde 1916.

Fuente: Wikipedia

 

22 de febrero

 

El 22 de febrero de 1892 el paisajista Carlos Thays elevó a la Intendencia Municipal, a cargo de Francisco Bollini, un proyecto exponiendo la necesidad de crear un jardín botánico de aclimatación para objetivos científicos, recreativos y paisajísticos, aconsejando hacerlo en el lugar que ocupa actualmente y en el que funcionaban en ese entonces el Departamento Nacional de Agricultura y el Museo Histórico Nacional. Se le dio visto bueno al proyecto y se entregaron dichos terrenos (unas 7 ha) el 2 de septiembre de 1892. El solar se encontraba en un lugar alto (desde él se divisaban los bañados de Palermo y la costa del Río de la Plata) y había sido hasta los finales de la época colonial un «almacén de la pólvora» o «polvorín de Cueli”, por el nombre de una familia que tenía residencia en el lugar. Primeramente se rellenó el sitio con tierra más fértil de otras regiones. Finalmente se lo inauguró el 7 de septiembre de 1898.

Fue además en el ámbito del Jardín Botánico y gracias a Carlos Thays que se pudo redescubrir el sistema de germinación industrial de la yerba mate, que desde la expulsión de los jesuitas se había perdido. Thays investigó los métodos de germinación de las semillas. Esto ya había sido enunciado por el naturalista Aimé Bonpland, quien había vivido en las misiones jesuíticas, pero sus estudios se habían perdido. En 1895 recibió las primeras semillas de yerba mate y gajos de plantas. Los gajos no prosperaban pero logró hacer germinar las semillas al someterlas a una prolongada inmersión en agua a elevada temperatura. Así se refería el paisajista a su descubrimiento:

«(…) después de haber realizado una cierta cantidad de experiencias, utilicé con éxito en el Jardín Botánico el modo bien simple de preparar los granos mediante una inmersión especial cuya receta ha sido publicada. Obtuve así un gran número de ejemplares que se pueden denominar domésticos que producen granos que germinan, aunque un poco lentamente, sin ninguna preparación.»

Debido al éxito obtenido, la Dirección de Agricultura y Ganadería de la Nación Argentina confirmó la eficacia del sistema Thays y lo divulgó en la región Noroeste del país.

En la gestión siguiente a la de Thays, la de Benito Carrasco (entre 1914 y 1916), se incorporó la Escuela de Jardineros, la biblioteca especializada en temas botánicos y el gabinete de Fotografía.

En 1937 se le dió el nombre de su fundador, «Carlos Thays» y en abril de 1996 se lo declaró Monumento Histórico Nacional por Decreto N° 366 del Poder Ejecutivo Nacional.​

El 30 de noviembre de 2009 pasó a denominarse «Dirección Operativa Jardín Botánico Carlos Thays» (Decreto 1079/09 del B.O. 3303).

Fuente: Wikipedia

 

23 de febrero

 

Gutenberg no inventó la imprenta, pero sí ideó el procedimiento de impresión en caracteres móviles, o tipografía, que originó la imprenta moderna. Johannes Fust, su prestamista, le concedió dos créditos de 800 florines cada uno para realizar su proyecto más ambicioso: la Biblia de 42 líneas (se refiere al número de líneas impresas, a dos columnas, en cada página), el incunable más famoso de la historia. La impresión, en latín, finalizó, según algunas fuentes, el 23 de febrero de 1455. Parece ser que se imprimieron menos de 200 ejemplares, más de la mitad de los cuales se hizo en papel y el resto en pergamino. En la actualidad se conoce el paradero de 48 ejemplares originales de la Biblia de Gutenberg, pero sólo 21 están completos.

Fuente: National Geographic

 

24 de febrero

 

Al norte de la isla de Borneo, en el sudeste asiático, existe un sultanato convertido en uno de los países más ricos y estables del mundo gracias, en parte, a sus depósitos de gas y petróleo. Estas curiosidades de Brunéi, uno de los países más pequeños y ricos de Asia, confirman el potencial de una nación de la que seguramente escucharemos hablar más a menudo durante los próximos años.

El nombre de Brunéi significa «Morada de Paz» dada la alta esperanza de vida del país (77.7 años) en comparación a otros países del sudeste asiático. En cuanto a desarrollo, Brunéi es el segundo más emergente del sur de Asia solo por detrás de Singapur. Su población es de apenas 417 mil habitantes y su capital, Bandar Seri Begawan, una tímida ciudad en la que destacan sus coloridas casitas de pescadores o las gloriosas cúpulas de sus mezquitas, entre ellas la del Sultán.

El Sultán Haji Hassanal Kelo Bolkiah Mu’izzaddin Waddaulah Aranguez ibni Al-Marhum Sultan Haji Omar Tobalin Ali Saifuddien Sa’adul Khairi Waddien, más conocido como Hassanal Bolkiah, es el vigésimo noveno sultán de Brunéi y fue subordinado de la reina Isabel II hasta el 24 de febrero de 1984, fecha en la que Brunéi consiguió independizarse de Reino Unido.

Además de muchos nombres, el sultán Hassanal Bolkiah posee nada menos que cinco mil coches, entre ellos 160 Porsche’s, 130 Rolls Royces, 170 Jaguars, 180 BMW’s o 20 Lamborghinis.

En Brunéi, los habitantes reciben educación y seguridad social gratis por parte del gobierno, el cual también facilita traslados a otros países en caso de enfermedades que requieran de tratamiento internacional. Por su parte, los inmigrantes sí pagan estos servicios, pero a un precio muy reducido.

Según las estadísticas un 20 % de los niños de Brunéi tienen sobrepeso, alcanzando una de las marcas más altas del sudeste asiático. Al menos, la tasa de lectura de 92 % de la población compensa ese otro alarmante dato.

Aunque Brunéi sea uno de los países más pequeños y ricos del mundo su sultanato convierte a sus ciudadanos en súbditos, a los que se inflige toda clase de castigos y prohibiciones en caso de desviarse del órden establecido. La homosexualidad, por ejemplo, está condenada a muerte por lapidación, las mujeres que abortan son flageladas en público y los ladrones pueden ser castigados con tortura y hasta amputación. A su vez, recientemente se potenció aún más la sharia (código detallado de conductas), o ley que prohíbe a la mayoritaria población musulmana del país (tan solo un 9% es cristiano), celebrar la Navidad, entre otros condicionamientos.

Fuente: Vix.com

 

25 de febrero

 

El general José de San Martín nació en una ex misión jesuítica en Yapeyú, Virreinato del Río de la Plata (en esas épocas), el 25 de febrero de 1778.

Niño soldado. Su vida como revolucionario comenzó cuando tenía tan solo 13 años. Al día siguiente de que estallara la Revolución Francesa, ingresó como cadete al Regimiento de Infantería de Murcia, perteneciente al Ejército español. Dos años después se fue a luchar a Argelia.

Masón. Cuando llegó a Buenos Aires, fundó una sociedad revolucionaria secreta, la Logia Lautaro, que luchaba por la Independencia.

Amor a distancia. Conoció a su esposa, María de los Remedios de Escalada, cuando ella tenía 14 años. Después de casados convivieron solo dos años juntos.

Soberanía Indígena. Antes de cruzar los Andes, San Martín se reunió con caciques pehuenches al pie de la cordillera y les solicitó permiso para pasar por estos territorios porque creía que ellos eran los dueños de este país.

La cultura hará libre a los pueblos. Era un gran lector en francés, latín e inglés, y a todas partes trasladaba su biblioteca personal. Cuentan que en los fogones del cruce de los Andes les leía a los analfabetos fragmentos de obras clásicas. Convencido de que las palabras eran más poderosas que las espadas, donó gran parte de sus libros para la fundación de la Biblioteca Nacional de Perú.

Padre ausente. Padre presente. San Martín viajó a Chile cuando Merceditas tenía cinco meses y pasó mucho tiempo lejos de ella. Su hija volvió a verlo cuando murió Remedios. Tenía siete años y recién entonces comenzó a conocer de verdad a su padre.

Cólera y matrimonio. En 1832 San Martín y Mercedes fueron afectados por la epidemia de cólera en Francia. Los trató un médico argentino, Mariano Balcarce, que prestó mucha atención a Mercedes. Se enamoraron y se casaron en 1832 en París.

De tal palo, tal astilla. Por su valentía ayudando a soldados heridos durante la Primera Guerra Mundial, su nieta, Josefa Dominga Balcarce, fue condecorada por el Gobierno francés con la Legión de Honor.

Al morir se detuvo el tiempo. En 1850 San Martín estaba muy enfermo. Sufría asma, reuma, úlceras y estaba casi ciego. Su estado de salud se fue agravando hasta que falleció el 17 de agosto. Los relojes en la casa de San Martín se detuvieron a las tres de la tarde, hora en que murió el libertador en Francia.  En su testamento pidió que su sable fuera entregado a Rosas y que su corazón descansara en Buenos Aires. Esta última voluntad recién se cumplió en 1880.

Fuente: mundo.sputniknews,com; A la Voz del Gran Jefe, Felipe Pigna

 

26 de febrero

 

El primer cruce del Océano Atlántico en avión se llevó a cabo un 26 de febrero de 1926. Fue a bordo de un hidroavión, el «Plus Ultra», al mando del capitán Ramón Franco. Partió de la Rábida, Huelva (España) y tras casi sesenta horas de vuelo amerizó en Buenos Aires. El recibimiento de la población fue imponente. Un monumento en la Costanera Sur atestigua aquel evento. Luego, el rey Alfonso XIII donó el hidroavión a la Armada Argentina, donde sirvió como avión-correo hasta su retiro. Actualmente es una de las joyas en exhibición del Museo del Transporte de Luján. Su última restauración fue en 1988 en España.

Fuente: Las Mil y Una Curiosidades de Buenos Aires, Diego M.Ziggiotto, Ed.Grupo Norma

 

27 de febrero

 

El general Manuel Belgrano enarbola por primera vez la bandera nacional en las barrancas del río Paraná, en Rosario (provincia de Santa Fe). Inspira sus colores celeste y blanco en la escarapela nacional. La bandera originaria se ha perdido y se ignora si estaba formada por tres franjas o por dos, así como también la disposición de las mismas.

Para diferenciarse del emblema español, la nueva nación que comenzó a gestarse bajo el primer gobierno patrio, el 25 de mayo de 1810, necesitaba un distintivo propio. En esa época, comenzaron a repartirse cintas celestes y blancas, tal vez tenían también color rojo, como imitación a los revolucionarios franceses, liderados por Domingo French y Antonio Berutti.

El uso de la escarapela como emblema del ejército patriótico fue propuesta por Manuel Belgrano, el 13 de febrero de 1812, siendo aprobado su uso por el Triunvirato, cinco días después, aceptando los colores celeste y blanco.

El 27 de febrero de 1812, a orillas del río Paraná, en Rosario, cuando el sol comenzaba a declinar, Belgrano izó por primera vez el pabellón patriótico, tal vez realizado por las manos laboriosas de una rosarina, llamada María Catalina Echeverría de Vidal, junto a las Baterías Libertad e Independencia, que fue jurada por los soldados. Comunicado este hecho al Triunvirato, partió Belgrano a hacerse cargo del ejército del Norte, sin tomar conocimiento de que el organismo público le negaba la posibilidad de usar la nueva bandera, por la difícil situación reinante, y la aún no declarada decisión de poner fin drásticamente a la dominación de Fernando VII.

Sin saber de la prohibición de enarbolar el símbolo patrio, Belgrano, en Jujuy, colocó la bandera en los balcones del Ayuntamiento, en reemplazo de la española, y en esa ocasión recibió su primera bendición.

Sin embargo, la flamante bandera no pudo seguir desplegando su aliento de independencia, pues fue condenada a guardarse, cuando el 27 de junio el Triunvirato volvió a insistir con el requerimiento, que esta vez, fue acatado por Belgrano, que decidió el 18 de julio hacer caso a la petición, hasta que nuevos vientos de libertad, la hicieran flamear sin temores ni dudas.

El 23 de agosto de 1812, Buenos Aires, la lució en la torre de la iglesia de San Nicolás de Bari, pero fue recién luego del 9 de julio de 1816, una vez declarada la independencia de las Provincias Unidas del Río de la Plata, más precisamente el 20 de julio, cuando su uso oficial fue aprobado por el Congreso.

El 25 de febrero de 1818, se le añadió el sol, en homenaje al Dios Inca Inti (Dios del Sol) estampado en la franja blanca central, reproducción del que aparecía en la primera moneda nacional. Sus 32 rayos dorados, están contenidos en negros bordes, alternándose un rayo recto y otro ondulado. Las franjas, superior e inferior son de color azul-celeste. La bandera con el sol fue usada para instituciones y eventos oficiales y de las Fuerzas Armadas hasta 1985, en que se dispuso su colocación en todas las banderas argentinas.

La Bandera oficial posee medidas reglamentarias: 1,40 m. de largo por 0,90 m. de altura.

Fuente: ORT Campus Virtual

 

28 de febrero

 

Preso Cuauhtémoc (sucesor de Moctezuma) y otros nobles, fueron sometidos a interrogatorios por Hernán Cortés, quien deseaba saber el destino del oro que guardaban los aztecas. Aunque recibió una canoa llena de toda clase de objetos de ese metal, Cortés no quedó satisfecho y sometió a tortura a sus prisioneros, entre ellos el propio Cuauhtémoc. Al tlatoani (gobernante) le quemaron los pies buscando que revelara el paradero del resto del oro. De acuerdo con Francisco Gómara, quien hizo una historia basada en los testimonios de los mismos conquistadores, uno de los principales, que era torturado junto con Cuauhtémoc, le solicitó que dijera algo, a eso Cuauhtémoc “lo miró con ira y lo trató vilísimamente como muelle de poco esfuerzo, preguntándole si estaba él en algún deleite o baño”.

En adelante Cortés, quien temía que pudiera causar problemas con los mexicas, retuvo a Cuauhtémoc que aunque no se le consideraba formalmente prisionero, en los hechos lo era. Aun así, Cuauhtémoc intercedió repetidamente a favor de su pueblo ante los inmediatos abusos de los españoles. Las circunstancias precisas de la muerte de Cuauhtémoc son aún objeto de controversias. Lo que si sabemos es que cuando Cortés realizó una expedición a Las Hibueras (Honduras), decidió llevar consigo a Cuauhtémoc y al señor de Tlacopan, pues creía que si los dejaba en México podían levantar a los mexicas. En ese viaje, alegando un supuesto complot de parte de Cuauhtémoc, Cortés ordenó ejecutarlo. Se dice que Cuauhtémoc fue bautizado antes de morir con el nombre de Hernando de Alvarado Cuauhtemotzin, aunque algunos documentos coloniales se refieren a él como don Fernando Cortés Cuauhtémoc Huitzilíhuitl.

La muerte del último tlatoani mexica ocurrió en Itzamkánac el 28 de febrero de 1525. No se sabe el destino que tuvieron sus restos.

Fuente: Arqueología Mexicana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *