CURIOSIDADES OCTUBRE

0
30

• 1 de octubre


El primer periódico denominado «Telégrafo Mercantil, Rural, Político, Económico e Historiográfico del Río de la Plata» (más conocido como El Telégrafo Mercantil) apareció por primera vez el 1 de abril de 1801, durante el virreinato de Joaquín del Pino. El primer ejemplar contaba con ocho páginas, su director era el español Francisco Cabello y se editaba en la Imprenta de los Niños Expósitos. Como sus opiniones molestaban al poder fue clausurado por orden del virrey en octubre de 1802.
Fuente: Las mil y una curiosidades de Buenos Aires, Diego Zigiotto, Ed. Norma

• 2 de octubre: DIA DEL TRABAJADOR DE EDIFICIOS


En el año 1875 apareció en Buenos Aires la primera casa de altos, conocida como «Altos de Escalada». Pertenecía a Francisco Antonio de Escalada y se encontraba en la actual calle Hipólito Yrigoyen, frente a la Plaza de Mayo. Era una lujosa residencia, finamente amueblada, con un gran balcón. Con el correr de los años la casona se transformó en un inquilinato llamado entonces de «cuartería». Fue demolido en 1887.
Fuente: Las mil y una curiosidades de Buenos Aires, Diego Zigiotto, Ed. Norma

• 3 de octubre: DIA DEL ODONTOLOGO


TOMAS COQUET fue el primer «Examinador Dentista» diplomado por el Protomedicato del Río de la Plata en 1837. Siete años más tarde fue nombrado «Maestro de Dentistas» por el gobernador Juan Manuel de Rosas quien, además, lo consultaba como su odontólogo personal.
Fuente: Las mil y una curiosidades de Buenos Aires, Diego Zigiotto, Ed. Norma

• 4 de octubre


Año 1825, los primeros cuatrillizos que se registran en la historia argentina. «En los arrabales de la ciudad una mujer como de cuarenta años, que había dejado de parir hace catorce, ha dado a luz en un solo parto a cuatro hijos varones, que aún viven y tienen la edad de dos meses» – informaba el diario Argos por aquel entonces.
Fuente: Las mil y una curiosidades de Buenos Aires, Diego Zigiotto, Ed. Norma

• 5 de octubre: DIA DEL TURISTA


En el año 1825 el primer barco de vapor, el bergantín «DRUID», traído de Gibraltar, navegó el trayecto que unía los puertos de Buenos Aires y San Isidro, recientemente habilitado. Acompañaron al capitán Bell en el viaje inaugural cuarenta pasajeros, entre ellos Guillermo Brown, Bernardino Rivadavia y el ministro inglés Woodbine Parish.
Fuente: Las mil y una curiosidades de Buenos Aires, Diego Zigiotto, Ed. Norma

• 6 de octubre


En el año 1830 se lanzaba el primer periódico dedicado a las mujeres. Se llamaba «La Aljaba» y estaba dirigido por la uruguaya Petrona Rosendo de Sierra, considerada la primera periodista femenina del país. Se editaron solo dieciocho números de cuatro páginas cada uno, que se publicaban dos veces por semana. «Dedicada al bello sexo argentino» decía su lema. La publicación abarcaba temas de educación, arte, literatura, religión, beneficencia y política.
Fuente: Las mil y una curiosidades de Buenos Aires, Diego Zigiotto, Ed. Norma

• 7 de octubre


¿Donde nació esa variedad de pastas tan ricas conocidas como «sorrentinos»? Obviamente en Sorrento, pero no en la ciudad italiana de ese nombre, como podría suponerse, sino en el restaurante Sorrento de la Avenida Corrientes 668 en el barrio de San Nicolás.
Fuente: Las mil y una curiosidades de Buenos Aires, Diego Zigiotto, Ed. Norma

• 8 de octubre: DIA DEL TRABAJADOR RURAL


En el año 1580 se produjo el primer cultivo de trigo. El cereal comenzó a cosecharse y almacenarse y a los pocos años ya se exportaba. En 1589 los vecinos se quejaron al Cabildo por el encarecimiento del producto. Los cabildantes llegaron a la conclusión de que el alza de precio obedecía a la escasez de mano de obra indígena.
Fuente: Las mil y una curiosidades de Buenos Aires, Diego Zigiotto, Ed. Norma

• 9 de octubre


La expresión «Yo, argentino» se explica en el contexto de la Primera Guerra Mundial. La Argentina se había declarado neutral en el conflicto, de manera que, cuando las autoridades requerían documentos a algún argentino en cualquier país de Europa, el viajero mostraba el pasaporte y, para que no quedaran dudas, aclaraba: «Yo, argentino». Por extensión, la frase significa prescindencia, abstención, falta de compromiso.
Fuente: Tres Mil Historias, Hector Zimmerman, Ed.Aguilar

• 10 de octubre


Para no asistir a clases, los alumnos del Colegio Nacional de Buenos Aires solían esconderse en los antiguos túneles que corren bajo la escuela, situada en la Manzana de las Luces. Como en los pasadizos abundaban los roedores, se decía que los chicos «se hacían la rata». Desde entonces es sinónimo de faltar al colegio sin permiso de los padres.
Fuente: Tres Mil Historias, Hector Zimmerman, Ed.Aguilar

• 11 de octubre: DIA DEL MARTILLERO PUBLICO


En el año 1539 se registra el primer remate público. Se trató de una venta de esclavos. Los negros Macián y Vicencio, pertenecientes al genovés León Pancaldo. Fueron comprados por los marinos españoles Antón López de Aguiar y Gregorio de Leyes.
Fuente: Las mil y una curiosidades de Buenos Aires, Diego Zigiotto, Ed. Norma

• 12 de octubre: DIA DEL FARMACEUTICO


En el año 1770 se abre la primera botica o «farmacia particular» a cargo de un boticario profesional. Su propietario, Ángel Pica, preparaba los medicamentos en un cuarto denominado «rebotica». Allí también se reunían los ilustrados de la época para conversar sobre política y literatura.
Fuente: Las mil y una curiosidades de Buenos Aires, Diego Zigiotto, Ed. Norma

• 13 de octubre


Enrique VIII de Inglaterra, que hizo decapitar a dos de sus esposas, después de la ejecución de Ana Bolena pidió la mano de la duquesa Cristina de Milán, sobrina del emperador Carlos V. A la duquesa no le agradaba afrontar una unión tan peligrosa, y su respuesta al enviado del rey fue que solamente poseía una cabeza y le era absolutamente necesaria.
Fuente: Intimidades de la Historia, Carlos Fisas, Ed.Plaza & Janes

• 14 de octubre


En el año 1829, el ingeniero Carlos Enrique Pellegrini describía los baños domiciliarios como estrechos reductos cubiertos las más de las veces por un paño blanco, situándose habitualmente a poca distancia de los desperdicios de la cocina o de la cuadra. Las bañeras eran toneles cortados por la mitad llenados con agua nitrosa de pozo o turbia de la rivera. Para reemplazar esos toneles inconfortables y poco higiénicos un ingeniero negociante creó, en 1850, un singular servicio de baños portátiles a domicilio que publicó de la siguiente forma en La Gaceta Mercantil: «Desde el día 14 del presente mes de octubre se encontrará en la calle Salta Nro. 44 un carro para conducir baños portátiles a cualquier hora del día o de la noche, con la bañadera competente, los que serán servidos con puntualidad y aseo, como lo observarán las personas que se dignen ocuparlo. Los que soliciten dichos baños de noche, los pedirán en el establecimiento arriba indicado, donde existirá un farol encendido toda la noche como señal …»
Fuente: Vida Cotidiana en Buenos Aires, Andrés Carretero, Ed.Planeta

• 15 de octubre


Una señora le dijo a Francis de Croisset (dramaturgo frances):
– Lo que amo sobre todo es la sinceridad.
A lo que el escritor respondió:
– Eso debería decirlo sin maquillaje.
Fuente: Intimidades de la Historia, Carlos Fisas, Ed.Plaza & Janes

• 16 de octubre


El Convidado de Piedra. Según los diccionarios, el calificativo se aplica «al invitado que permanece silencioso durante una reunión social». Alguien que, entre sorbos y bocados, no va mucho mas allá del monosílabo. Su origen se remonta a una vieja leyenda sevillana que inspiró dos obras teatrales de fama universal: «El Convidado de Piedra» de Tirso de Molina y «Don Juan Tenorio» de José Zorrilla. El convidado es don Gonzalo de Ulloa, comendador de la orden de Calatrava. Cuando Don Juan le pide la mano de su hija, lo rechaza airadamente. Sintiéndose insultado, el arrepentido libertino da muerte a quien quería por suegro y huye a Sevilla. Al regresar, años después, visita el sepulcro del comendador y, como broma de ultratumba, invita a la estatua a cenar a su casa. El convidado de mármol comparece y ocupa el lugar que le han reservado en la mesa. Así nació el dicho que hoy se ha generalizado. Describe también la situación de cualquiera que en un grupo no tiene ni arte ni parte.
Fuente: Tres Mil Historias, Hector Zimmerman, Ed.Aguilar

• 17 de octubre: DIA DE LA LEALTAD


«Volveré y seré millones»: en su novela «Santa Evita», Tomás Eloy Martínez pone en duda que esta frase haya sido pronunciada por Eva Perón, como suele afirmarse. El tema provocó un cambio de opiniones en la columna de Cartas de Lectores del diario La Nación. Allí se recuerda que esas palabras figuran en la novela «Espartaco» de Howard Fast (publicada en 1951), quien las pone en labios de los cabecillas de la rebelión de esclavos que enfrentó al Imperio Romano entre los años 72 y 73 a.C. Por su parte, otro lector sostiene que la frase original «volveré y seré millones y el temblor vendrá de abajo» la habría pronunciado un seguidor de Tupac Amaru, Julián Aspasa. Fue uno de los caudillos más feroces de esa rebelión y uno de los últimos en rendirse. De modo que, según tal testimonio esa sería la primitiva fuente de las palabras que Howard Fast puso en labios del héroe de su novela. Las mismas que le habrían sido adjudicadas a Eva Perón.
Fuente: Tres Mil Historias, Hector Zimmerman, Ed.Aguilar

• 18 de octubre


Aunque resulte difícil de creer, alguna vez la Casa de Gobierno estuvo hipotecada. Ocurrió en 1861, luego de la Batalla de Pavón, durante el gobierno de Juan Pedernera. Su Ministro de Hacienda, el terrateniente Vicente del Castillo, había afrontado con su fortuna personal algunos reclamos de acreedores externos dado que Buenos Aires se encontraba paralizada por las deudas. Pedernera consideró entonces, a través de un decreto, que resultaba injusto «que los desinteresados servicios de dicho funcionario fueran desatendidos por el Gobierno, ni que debiera responder él, con su peculio, en obligaciones contraídas a nombre de la República». Como no había con que pagarle, se constituyó «en formal hipoteca el Palacio de Gobierno, con todos sus enseres…». El terrateniente se negó a aceptar el trato y, más tarde, rechazó el reintegro del dinero.
Fuente: Las mil y una curiosidades de Buenos Aires, Diego Zigiotto, Ed. Norma

• 19 de octubre: DIA DEL CARNICERO


En el año 1589 se construyeron en Buenos Aires los primeros corrales para carnear vacunos. Se encontraban en el solar comprendido por las calles Rivadavia, Carlos Pellegrini, Cerrito y Bartolomé Mitre, en el actual barrio de San Nicolás.
Fuente: Las mil y una curiosidades de Buenos Aires, Diego Zigiotto, Ed. Norma

• 20 de octubre: DIA DEL PEDIATRA


El 28 de abril del año 1875, el Dr. Ricardo Gutiérrez funda el primer Hospital de Niños. Se llamaba entonces San Luis Gonzága. En el año 1896 fue trasladado a su actual ubicación, Gallo y Paraguay, en Recoleta. En la actualidad lleva el nombre de su fundador, el primer pediatra del país, quien trabajó en forma honoraria en el hospital durante casi dos décadas.
Fuente: Las mil y una curiosidades de Buenos Aires, Diego Zigiotto, Ed. Norma

• 21 de octubre : DIA DEL TRABAJADOR DE SEGUROS


En el año 1796 se funda en el país la primera compañía de seguros. Con el nombre de «La Confianza» fue fundada el 7 de noviembre por consejo del secretario del Consulado, don Manuel Belgrano.
Fuente: Las mil y una curiosidades de Buenos Aires, Diego Zigiotto, Ed. Norma

• 22 de octubre


El terreno donde se encuentra el Banco de la Nación Argentina era conocido como «Hueco de las Animas», porque se decía que por allí vagaban almas en pena. Cuando Juan de Garay fundó la ciudad estableció allí la primera iglesia que con el tiempo se mudó a la esquina de la actual Catedral. Pero nadie trasladó el camposanto dejando sin descanso a las almas allí enterradas. El actual subsuelo del banco, donde se encuentran las cajas de seguridad personales, ostenta todavía el nombre primitivo. A principios del año 2000, una cámara de seguridad captó lo que aparentaba ser el fantasma de una niña.
Fuente: Las mil y una curiosidades de Buenos Aires, Diego Zigiotto, Ed. Norma

• 23 de octubre


Además del dulce de leche, el colectivo y la birome, el bastón blanco que utilizan los ciegos también es un invento argentino. En 1931, José Mario Fallótico observó a un hombre parado en medio de la calzada en la esquina de las calles Rivadavia y Medrano del barrio de Almagro. Se lo veía desconcertado y algo perdido. Al acercarse para ayudarlo comprendió que se trataba de un ciego, aunque nada lo identificaba como tal. Mientras lo ayudaba se le ocurrió la idea de pintar un bastón de color blanco para asistirlos en su desplazamiento e identificarlos ante los demás para cooperar con ellos de ser necesario. Le expuso esta idea al oftalmólogo Agustín Rebuffo, en ese entonces presidente de la Biblioteca Argentina para Ciegos, quien aprobó y puso en práctica esta iniciativa de inmediato, difundiéndola entre los no videntes que acudían a la institución. Fallótico nunca patentó su idea ni obtuvo rédito material alguno por su invento.
Fuente: Las mil y una curiosidades de Buenos Aires, Diego Zigiotto, Ed. Norma

• 24 de octubre: DIA DEL DISEÑADOR GRAFICO


En el año 1870 el virrey Vértiz ordenó trasladar desde Córdoba (donde se encontraba arrumbada en el Colegio Jesuita tras la expulsión de los religiosos en 1767) la primera imprenta llamada «de los Niños Expósitos». Se nombró impresor general del Virreinato y administrador del establecimiento a José de Silva y Aguier, con privilegio exclusivo para imprimir cartillas, catecismos y cartones por el término de diez años. Las utilidades debían aplicarse a beneficio de la Casa de los Niños Expósitos. Solo a partir del siglo XIX la imprenta fue rentable. Los internos de la Casa tuvieron en sus manos la impresión de los bandos de la Defensa y Reconquista de Buenos Aires durante los ataques británicos, las esquelas que invitaban al Cabildo Abierto del 22 de mayo de 1810 y las proclamas de los primeros gobiernos patrios.
Fuente: Las mil y una curiosidades de Buenos Aires, Diego Zigiotto, Ed. Norma

• 25 de octubre


En la época colonial «los insultos dados a la mujer en presencia de sus hijos, como llamarla afecta al comercio carnal o compararla con animales promiscuos como las gallinas o las ovejas, se consideraban tan graves como los golpes. También era insulto grave llamar a la mujer blanca prostituta negra, india o alguna de las variaciones de las mezclas étnicas. Además de la condena judicial por los malos tratos físicos infringidos a la esposa, estaba la política de la Iglesia… que toleraba las relaciones extra matrimoniales, siempre que no significasen la ruptura del matrimonio, pero condenaba con dureza los castigos corporales».
Fuente: Vida Cotidiana en Buenos Aires, Andres Carretero, Ed.Planeta

• 26 de octubre


Los hindúes inventaron nuestro sistema de nueve símbolos numéricos en una serie de posiciones (del 1 al 9), a los que añadieron, más tarde, el cero. El primer uso conocido en la India del sistema de posiciones de nueve guarismos se ha descubierto en una placa fechada en el año 595. El número es una fecha (346) escrita en notación decimal. El cero se desarrolló cuando los hindúes, que utilizaban los nueve números para sus cálculos, se encontraron con que necesitaban tener una columna vacía en las tablas matemáticas para representar «nada», una idea que transfirieron a los números escritos dejando un espacio. Se referían a este punto de «nada» con el término «sunya» o «sunja» que significaba vacío. Nuestra palabra cero viene de «sifr», la versión árabe de sunya, que los europeos medievales convirtieron en la palabra latina «zephirum» en italiano «zero».
Fuente: Historia del Calendario, David Ewing Duncan, Ed.Emece

• 27 de octubre


Existen en nuestro país días consagrados a la madre, al padre, a la secretaria, al cartero, al camino, al aire puro, al árbol… También suele hablarse mucho del día del arquero, pero este presenta una curiosa propiedad: no existe. Es, en el tiempo, un nicho vacío, un fantasma del almanaque. En la charla diaria equivale a «nunca». En un libro que lleva como título «El día del arquero», con ilustraciones de Fontanarrosa, su autor Juan Sasturain, propone el 27 de octubre. Nadie hasta ahora ha logrado saber el motivo. Sin embargo, más apropiado podría ser el 3 de octubre, fecha en que el arquero paraguayo José Luis Chilavert marcó un gol mediante un tiro libre. Caso único en la historia del fútbol argentino (al menos hasta 1999, fecha de edicion del libro).
Fuente: Tres Mil Historias, Hector Zimmerman, Ed.Aguilar

• 28 de octubre


La regla del Temple ordenaba dos tipos de hábito según la categoría: capa blanca para los caballeros y capa parda para los sargentos. En el año 1141, el Papa Inocencio II les concedió la cruz roja que llevaban sobre el hombro. La cruz templaria que se encuentra en los escudos de los grandes maestres y que probablemente corresponde a la cruz del hombro, es un signo derivado de la cruz celta, geométricamente compuesta por líneas curvas aunque a veces trazada con ángulos vivos. El gesto masón de angustia llamado «llueve sobre el templo» consiste en cubrir el hombro izquierdo con la mano derecha para proteger la cruz.
Fuente: Los Misterios Templarios, Louis Charpentier, Ed.Apostrofe

• 29 de octubre


A principios del siglo XIX, el análisis de los marcos temporales históricos, las secuencias de la narraciones, los estilos literarios y los temas religiosos mostraron que había por los menos cuatro fuentes documentales diferentes integradas en los cinco libros de Moisés (Génesis, Exodo, Levítico, Números y Deuteronomio, conocidos colectivamente como Pentateuco), cada una con su propio punto de vista subyacente y escritas en momentos diferentes. Los estudiosos descubrieron características inusuales. La más importante era la siguiente: un grupo de historias siempre utilizaba la palabra hebrea Yahvé como nombre del Dios hebreo, mientras que otro utilizaba Elohim. La hipótesis documental mantiene que hay cuatro fuentes principales de documentos en los cinco libros y que estas fuentes pasaron por estadios evolutivos antes de integrarse en una única narración.
Fuente:101 Mitos de la Biblia, Gary Greenberg, Ed.Oceano

• 30 de octubre


Existen pocos matriarcados en la actualidad. Uno de ellos es el sistema social de los Khasi que viven al noroeste de la India. Está basado en el parentesco matrilineal, es decir, en la costumbre de establecer el parentesco únicamente a través de las mujeres. Cada uno de los clanes afirma que todos sus miembros descienden de un antepasado común del sexo femenino. Cuentan su genealogía ascendiendo a través de su madre, su abuela, su bisabuela, etc. Los bienes son heredados únicamente por las mujeres. La heredera es siempre la hija más joven y no la mayor. Si el matrimonio no ha tenido descendencia femenina, la herencia pasa a manos de la hija más joven de la hermana de la madre. La hija menor, a pesar de ser la heredera, no está autorizada a disponer de la vivienda sin contar con el consentimiento unánime de las demás hermanas, quienes están obligadas a llevar a cabo, a sus expensas, las reparaciones que sean necesarias en una casa en la que no van a vivir, puesto que se trata de la vivienda de su hermana. Sin embargo tienen derecho a recibir su sustento de lo producido en las tierras familiares. Mientras viva, la abuela es la que manda y ordena en la familia. El hombre no significa nada dado que cuendo se case abandonará la casa de la familia propia para irse a vivir en la de su esposa. Se le mira como un simple ser reproductor.
Fuente: El Folklore en el Antiguo Testamento, Sir J.G.Frazer, Ed.Fondo de Cultura Económica

• 31 de octubre: NOCHE DE BRUJAS


El ajo es uno de los amuletos de la buena suerte preferidos por diversas culturas a lo largo de diferentes épocas. Una de sus referencias más antiguas aparece en «La Odisea» de Homero, al ser utilizado como amuleto por Ulises para librarse del embrujo de la hechicera Circe. Un collar de ajos fue, para los hombres de la Europa medieval, un inseparable resguardo contra los malos espíritus y los vampiros. Ya en el siglo VIII a.C. el ajo crecía en el jardín del rey de Babilonia y los eruditos chinos mencionan esta planta en escrituras que datan del 3.000 a.C. Los antiguos egipcios adoraron al ajo como a un dios y su nombre era invocado a menudo en los juramentos oficiales. Tan valioso resultaba, que 6 kilos de ajo compraban un esclavo sano. De su uso en prácticas mágicas o rituales hay también referencias, como el hallazgo de indicios sobre la inclusión de ajos entre los objetos que acompañaron al faraón Tutankamón a su tumba con la finalidad de que alejaran a los malos espíritus. Las ristras de ajo colgadas en la parte exterior de las puertas de las viviendas pretendían alejar de la casa a las brujas, vampiros o espíritus malignos.
Fuente: El Universo Secreto de las Supersticiones, Rodolfo Muchela, Ed.Circulo Latino

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here