EN LUJAN MUNICIPIO Y POLICIA FRENARON INTENTO DE USURPACIONES

0
93

Este lunes Municipio y Policía frenaron un intento de toma de tierra en barrio Padre Varela. En barrio Champagnat vecinos echaron a usurpadores llegados de Moreno. El sábado, en Open Door, la sociedad de fomento limpió un terreno que pretendía ser usurpado.

Los intentos por usurpar tierras que tienen dueños por parte de personas que actúan de manera organizada no cesan. Este lunes, la Municipalidad conjuntamente con la Policía intervino en Padre Varela cuando un grupo aparentemente de vecinos de la zona, quisieron apoderarse de una fracción de tierra que, además de contar con su legítimo propietario, no es apta para la construcción de casas debido a que se trata de un área proclive a anegamientos.

Las autoridades tomaron conocimiento de lo que estaba sucediendo y actuaron con celeridad impidiendo, al menos por ahora, que levanten precarias viviendas y se transforme el lugar en un asentamiento. No obstante, ya había sido divido el terreno en parcelas contabilizando alrededor de una veintena de lotes e incluso hasta habían alambrado.

Todo ocurrió en una franja de tierra a la vera del arroyo Gutiérrez que corre desde calle Presidente Raúl Alfonsín (ex Alsina) hasta el río Luján. Alertadas las autoridades de lo que estaba pasando, desde el Municipio localizaron al dueño quien se presentó en la Comisaría Luján Segunda donde radicó la denuncia y el paso siguiente e inmediato fue desactivar la toma.

Ante la presencia policial en el lugar, algunas personas intentaron resistir mostrando una actitud hostil hacía los uniformados cuando procedieron a retirar el alambrado. Pero no pasó a mayores.

VECINOS DE PIE 

Por su parte, en barrio Champagnat fueron vecinos quienes impidieron que en un predio se instalen familias llegadas desde Moreno. En este caso, sucedió hace unos 15 días cuando de un momento para otro empezaron a arribar desconocidos en diferentes vehículos a un campo situado entre calles Monjardín, San Luis y Urgarteche.

Traían chapas y electrodomésticos, pero no pudieron quedarse porque los vecinos se encargaron de echarlos. “Lula”, unas de las primeras vecinas que vive en el barrio, contó a EL CIVISMO que lo intrusos llegaron en camionetas.

“Gente que me conoce, me llamaron enseguida porque decían que venían de la Villa 31 y estaban haciendo una casilla. Traían camas, heladera, de todo. Yo tengo el número del dueño y lo llamé. Cuando me asomo y veo eran un montón. Los vecinos del barrio empezaron a juntarse porque acá no los queremos”, dijo.

Fuente: El Civismo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here