Dato Posta

Periodismo Confiable

Policiales

IDENTIFICAN A MOTOCICLISTA QUE MURIO EN ACCESO OESTE Y SE CONOCEN MAS DATOS DEL SINIESTRO

Se llamaba Heber Pereyra y tenía 31 años. Perdió la vida prácticamente en el acto al ser embestido por una Citroën Berlingo. Iba con dos hijos: un nene de 4 años y una nena de 9 que está gravemente herida.

Heber Pereyra se llamaba el conductor de la moto que murió ayer por la tarde en Acceso Oeste altura barrio La Loma de la localidad de Luján. Tenía 31 años, domicilio en Lisandro de la Torre al 100  y viajaba junto a sus hijos de 4 y 9 años que resultaron con heridas graves.

Pereyra guiaba una Brava modelo Nevada 110 cc. cuando fue embestido por una Citroën modelo Berlingo que efectuó un trompo debido a una maniobra de un camionero. Todos circulaban en un mismo sentido.

Fuentes policiales  señalaron que “el camionero, en principio, no chocó a la camioneta. Supuestamente hizo una mala maniobra al pasar a la moto y se le cruzó de carril al muchacho de la camioneta, que para esquivarlo perdió el control. El camión para no pasar tan junto a la moto, se abrió y ante esa maniobra sorpresiva del camionero, el conductor de la camioneta que venía por el carril rápido, frenó y perdió el control”.

Por su parte, dos vecinas que a esa hora -cerca de las 18.30- estaban por cruzar el puente peatonal aseguran haber visto otra cosa. “El camión choca de costado a la camioneta y la levanta por el aire. Se le fue para el costado. Nosotras, desde abajo, en ningún momento vimos a la moto. Yo llamé al 911 porque no había nadie. Subo al puente y veo a la moto tirada, al hombre en el medio que estaba teniendo los últimos reflejos (de vida) y al lado el nene”, dijo una mujer de barrio San Fermín.

Agregó que tras cruzar el puente peatonal pudo ver a la Berlingo en el fondo de una zanja y a otro vehículo parecido que frenaba en el lugar del siniestro vial. Se dirigió a la Berlingo y cuando llegó descubrió que había una niña con serias heridas en la cabeza tirada cerca del utilitario.

Durante esos segundos siguió comunicándose con el 911 tratando de responder las preguntas que le hacía la operadora telefónica de turno. Creyó que la nena estaba sin vida pero el conductor de la Berlingo logró salir por sus propios medios del vehículo y socorrió a la menor.

A todo esto sobre la autovía, comenzaban a llegar los primeros vecinos a dar una mano. Mientras el hombre dejaba de existir en el lugar, los esfuerzos se concentraban en salvarle la vida al nene.

Minutos después arribó la asistencia y también una mujer desde el barrio San Pedro que dijo ser la cuñada de la víctima fatal y acompañó a los Bomberos Voluntarios en la ambulancia con rumbo al Hospital Municipal.

La tragedia tuvo también su costado miserable: vecinos contaron que alguien aprovechó  para robarse el celular de la víctima, que junto a otras pertenencias habían quedado desparramadas entre la cinta asfáltica y la línea de pasto que antecede a los guardarrails.

Pereyra era un muchacho que se ganaba la vida como albañil. Su muerte enluta particularmente al barrio Juan XXIII de Luján, donde solía trabajar seguido.

Fuente: El Civismo

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: