Dato Posta

Hacemos periodismo.

Sociedad

INCENDIO EN SIGMA: UN SILENCIO CON MUCHO RUIDO

Por: Marcelo Melo

El voraz incendio desatado en la empresa SIGMA Agro a las 5 de la mañana del viernes 27 de septiembre en La Verde, partido de Mercedes, dejó un sin fin de situaciones poco claras, alarmantes, preocupantes y tristes.

Ruben Ponce, de 43 años, falleció, se presume, en la mañana del jueves 3 de octubre. Se le realizó una autopsia en CABA, mientras la justicia aguarda los resultados. Desde el hospital local, se informó el día viernes 27, que hemodinámicamente estaba normal. Y que iba a ser trasladado sin urgencia, para ser tratado por el 40% de quemaduras en su cuerpo, «de la cintura para abajo». Ponce finalmente murió en el Instituto del Quemado.

Justicia

La justicia, en tanto, en pos de determinar si existieron negligencias o la comisión de delitos de acción pública se iniciaron actuaciones por ante la Unidad Funcional de Instrucción N.º 6 del Departamento Judicial Mercedes – a cargo del doctor Luis Carcagno – con la intervención del Juzgado de Garantías Nº 3 Departamental.

En la jornada en la que se produjo el incendio, los doctores Santiago Dall Occhio y Yesica Nocetti Dimitroff -secretarios de dicha unidad funcional de instrucción- se hicieron presentes en el predio donde mantuvieron entrevistas con los distintos actores allí presentes. Entre ellos personal de Protección Civil Mercedes, Departamento de Medio Ambiente, Servicios Públicos de la municipalidad, Bomberos Voluntarios de Mercedes, Navarro, Lujan, Suipacha, General Rodríguez y San Andrés de Giles; el Comando de Prevención Rural Mercedes, referentes de la planta en cuestión y también con Policía Ecológica y Sustancias Peligrosas de la Policía de la provincia de Buenos Aires delegación San Martin.

De acuerdo a lo que pudo conocerse en el momento, se logró contener el líquido derramado a fin de minimizar el impacto; lo cual fue ratificado por autoridades en la materia como el personal policial especializado así como desde la Organización para el Desarrollo Sustentable (OPDS), que se hicieron presentes al día siguiente del siniestro.

Las autoridades tomaron diversas muestras, siendo que los primeros datos que se conocieron de los líquidos derramados es que se trataría de biodiesel, glifosato y componentes para el desarrollo del mismo producto.

En tanto, respecto del humo que emanó por el incendio de la planta – y que fue de gran preocupación en la zona – respondería a la quema de biodiesel y la combustión de plásticos en el lugar. En principio, las autoridades que concurrieron al lugar descartaron un impacto en la salud.

Según declaró el propietario del lugar la empresa tomó todas las medidas previstas para situaciones de las características como las que se vivieron. Además, ya habría contratado a una empresa especializada (Tradex) en evaluación, contención y saneamiento ambiental para que trabaje en el lugar.

En principio, y hasta tanto concluya el relevamiento y remediación de la zona afectada la OPDS dispuso la clausura preventiva del lugar.

En la jornada del miércoles se hicieron presente en el lugar, nuevamente, personal para realizar una evaluación de la OPDS.

En lo que respecta al Ministerio Público Fiscal, vale destacar que se trabaja en pos de determinar si la empresa cumplió con los stándares que regulan la actividad y no hubo negligencia en el desarrollo de la actividad al momento de suceder el siniestro.

Por lo pronto, el agente fiscal aguarda a conocer los resultados de las diferentes pericias realizadas por los entes intervinientes y reunir los elementos necesarios.

Silencio

Desde DatoPosta.com, intentamos dilucidar varias cuestiones que se fueron complicando a medida que pedíamos iniciar alguna entrevista. El miércoles pasado nos comunicamos con las oficinas en CABA de la empresa Sigma Agro para dialogar con algún directivo de la misma. Nos dijeron que nos iban a llamar. Nada de eso ocurrió.

El lunes pasado nos acercamos al lugar, y había alrededor de una veintena de automóviles estacionados. Los análisis de lo sucedido y la actividad en la planta continuó.

También intentamos hablar con autoridades municipales, y consultamos si emitirían algún comunicado, o algo por el estilo, para anoticiar a la población sobre si debe mantener a tranquilidad sobre que «aquí no ha pasado nada», o si se debería tomar algún tipo de recaudo. Sobre todo, para los vecinos de la zona rural. Nos dijeron que tenían en sus manos un comunicado de la empresa y que se enviaría a los medios a la brevedad. Tampoco ocurrió.

Se nos informó si, que Sigma era una empresa de categoría 3, habilitada por el OPDS (provincia), que trabaja desde el año 2014, que se ha generado una mesa de trabajo con los vecinos, con muestras de agua analizadas por la UnLU, que SIGMA contrató una empresa para el saneamiento y que se realizaron la denuncia en Policía Ambiental y en la justicia. También, el próximo martes habrá una nueva reunión entre vecinos y el intendente.

Ya pasó más de una semana y nadie salió a declarar pública y oficialmente sobre los hechos y los posibles daños a la población. Desde la Justicia, el fiscal Carcagno aseveró que: «En tanto, respecto del humo que emanó por el incendio de la planta – y que fue de gran preocupación en la zona – respondería a la quema de biodiesel y la combustión de plásticos en el lugar. En principio, las autoridades que concurrieron al lugar descartaron un impacto en la salud».

Preocupación

Aún así, existe una gran cantidad de mercedinos que tienen una gran preocupación. Entre ellos, vecinos, ambientalistas y algunos jóvenes bomberos.

En la semana, vecinos, a través de una petición particular, presentaron al Concejo Deliberante una serie de informes que ya fue enviado a Medio Ambiente para que sea respondido. En las redes sociales, fueron varias las personas que hicieron saber de sus temores y hacían hincapié en la toxicidad de los químicos que allí se utilizaban. Sólo vecinos. El poder político prácticamente no se ha hecho eco de lo sucedido.

Sabemos también, de la preocupación que existe en algunos jóvenes bomberos voluntarios el haber estado muchas horas trabajando en el lugar. Se encontraron con un incendio de una magnitud que superó lo imaginado. Cuentan entre ellos, que ven como algo bueno, que siempre estuvieron con el viento que llegaba desde sus espaldas, y no tuvieron que inhalar todo «ese humo negro,» comentaron.

El trabajo de los Bomberos y de Protección Civil ha sido inmenso. Uno de los integrantes del Cuerpo de Bomberos, sufrió una quemaduras en sus piernas. «Salpicaduras», dijeron. Quién si habló como siempre es el jefe del Cuerpo, Ismael Gutiérrez, nos dijo que son «incendios complicados. Tomamos los recaudos y utilizamos equipos de respiración. El incendio era como de una cuadra de manzana».

Confirmó las salpicaduras en las piernas de uno de sus bomberos: «Evoluciona bien, lo llevamos directamente al Instituto del Quemado para no perder tiempo. La reacción se le manifestó recién el domingo. Se le está colocando una pomada en la zona en la que se salpicó con una mezcla de productos. Este lunes será llevado nuevamente para control».

Una publicación aparecida en el portal InfoNews, subida en el día de ayer viernes, se habla del tema. Se lo anuncia de una manera mucho más grave de como se trató desde todos los estamentos en Mercedes.

El texto publicado en Info News:

Explotó una fábrica de agrotóxicos en Mercedes. Nadie del gobierno se acercó a la zona de desastre. Provocó la muerte de una persona y una debacle ambiental que pone en riesgo la salud de los habitantes del lugar.

Ocurrió el viernes 27 de septiembre, pero el cerco mediático que existe sobre los agrovenenos en Argentina, hizo que demorara su difusión. Explotó una fábrica de agrotóxicos en el partido bonaerense de Mercedes, que provocó la muerte de una persona y un desastre ambiental que pone en riesgo la salud de los habitantes del lugar. 
Según publicó Radio Gráfica, Martin Barros, productor de semillas orgánicas de la zona afectada, expresó: “Toneladas de agrotóxicos concentrados ardieron, se gasificaron y diseminaron por el aire, es un accidente a nivel Chernobyl”.
El productor relató que, en la madrugada de ese viernes, en un hecho absolutamente tapado por los medios de comunicación, alrededor de las 4.30 de la madrugada, “temblaron las paredes y piso de mi casa. Apenas amaneció se podía ver la estela inmensa de humo negro y un olor muy intenso a agrotóxico”.
La mayor preocupación gira en torno a la contaminación que podrían sufrir las napas de agua: “No sabemos ni cuándo, cuánto ni cómo se afectarán, pero va a tener repercusiones graves en la comunidad, fauna silvestre, vegetación, etc.”, sostuvo.
“Desconozco por qué de ésto se está diciendo tan poco, estamos hablando de millones de agroquímicos de altísima toxicidad en el aire”, señaló Barros.
La planta incendiada está ubicada en la ruta 42, pertenece a la firma Sigma Agro SA, de capitales desconocidos, que controla el 40% del mercado argentino de Paraquat, un herbicida altamente tóxico. 
La seguridad y habilitación de empresas de este tipo, están a cargo del gobierno provincial, de María Eugenia Vidal, que hasta el momento no ha actuado en el desastre: “Es un tema que excede al Municipio, incluso creo que le queda grande a la Provincia. Luego de esta tragedia, la remediación, requiere de un esfuerzo muy grande, creo que debería intervenir directamente Nación”, expresó el productor.
“Luego de esta tragedia, la remediación, requiere de un esfuerzo muy grande, creo que debería intervenir directamente Nación”, aseguró.
Barros además informó que este jueves, tras una semana de internación, y producto de las severas quemaduras sufridas durante la explosión, murió Rubén Ponce, de 42 años“Oficiaba de sereno, pero en realidad era un contratista de máquinas viales, intento salvar una de sus máquinas del galpón que explotó y no sobrevivió”. 
 
Si bien desde la intendencia a cargo de Juan Ignacio Ustarroz, se está trabajando en la recuperación y prevención del medioambiente, no hubo un correcto plan de evacuación, que debió haberse implementado el mismo día del accidente, aunque sea, de manera preventiva.
La zona del incendio está ubicada a 5 km del casco urbano de Mercedes y a 3,5 km de distancia Gowland y Altamira, poblaciones periurbanas que podrían estar en riesgo. 
La magnitud del accidente implica que se tomen medidas de urgencia para prevenir a la comunidad: “El tiempo es acuciante, cada minuto que pasa el problema se acrecienta. Ya pasaron más de 20 camiones atmosféricos especiales para residuos peligrosos, y están removiendo barro, con retroexcavadoras y camiones, para trasladar los residuos a Campana, sin embargo, nada de eso alcanza”, señaló Barros.
Para finalizar, el productor informó que se están desarrollando reuniones seguidas con el intendente y sus secretarios municipales para informar y delinear las medidas a seguir, y que la actual prioridad es establecer un “monitoreo muy riguroso de la salud de las personas que vivimos cerca de este desastre”.

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: