jue. Ago 22nd, 2019

¿POR QUE USTARROZ LE GANO A DE PAOLA?

Por: Marcelo Melo

Durante la jornada de ayer, en Mercedes vivimos una jornada democrática ejemplar por un lado, y de resultados sorprendentes, por el otro.

Si bien se palpaba que el actual intendente Juan Ignacio Ustarroz iba a imponerse sobre su principal contendiente, Julia De Paola, los números definitivos sorprendieron a propios y extraños. También suponíamos todos que la polarización sería muy importante, y mayor que en elecciones anteriores. Pero que el Frente de Todos, Juntos por el Cambio y el voto en blanco sumaran el 93.77%, es de no creer. Y más, en una Primaria, donde muchos se permiten votar a fuerzas más modestas.

Quizás el escaso margen de 1000 votos por los que ganó en nuestra ciudad María Eugenia Vidal frente a Kicillof y la derrota por 400 votos de Macri con Alberto Fernández, sean uno de los fundamentos más importantes en la aplastante victoria de Ustarroz.

Era previsible el triunfo de Ustarroz, pero las encuestas nacionales que manejaban los partidos políticos mercedinos, daban un triunfo del binomio Macri – Vidal en las tierra del salame quintero.

El hipotético triunfo de Macri y Vidal, hacía suponer un arrastre a la candidata de Juntos por el Cambio. A eso también apostaron desde la dirigencia de la UCR y temían desde el oficialismo. O al menos, le planteaban algunas dudas. Por algo, Ustarroz trataba que la campaña sea localista, y De Paola intentaba nacionalizar o provincializarla.

Y no es un error haber dicho «dirigencia de la UCR». Juntos por el Cambio, terminó siendo manejada por un grupo de jóvenes radicales que resolvió las cuestiones internas, candidaturas y modelo de campaña, a su antojo.

Si nos detenemos en este ítem, y mirando sólo una parte de la cuestión, podremos dilucidar que Juntos por el Cambio logró que se revirtieran el triunfo de tan sólo dos años atrás por casi 10.000 votos. Ustarroz sacó ahora, aún más diferencia que en esa ocasión. O sea, se escurrieron de entre sus dedos la friolera de alrededor de 20.000 votos -les fueron propios 10.000, ahora ya no-.

¿Qué fue lo que sucedió? Muchas cosas. Desde prácticamente cerrarse sólo en la U.C.R., a esperar hasta último momento la posibilidad que «Sesón» Comesaña sea el candidato. Desde DatoPosta.com publicamos en agosto de 2018 la decisión del médico anunciada a la dirigencia de Cambiemos. Se esperó hasta marzo de 2019 para definir quién sería su candidata a intendenta. No sin dejar muchos heridos por el camino. Tan es así, que sin emitir opinión, el funcionario provincial -Ezequiel Bisso- que estaba a cargo de la Primera Sección Electoral, en la que está incluída Mercedes, terminó sin tener incidencias locales, y sin siquiera estar en el partido a la hora del recuento, o en las conferencias de prensa en la que se daban a conocer las candidaturas. La campaña realizada, en este poco tiempo, fue más bien ligth, sin fuerza siquiera para intentar «imponer» una candidata formada, pero desconocida por el mercedino medio hasta hace pocos días atrás.

Ahora bien, mirando la otra parte de la cuestión, Ustarroz al frente del Poder Ejecutivo, le dio un impulso a la ciudad, que comparada con el último periodo de Carlos Selva, se hizo más notoria todavía. Y eso es lo que se habla en charlas habituales. Como si fuera poco, su apellido viene siendo parte de la cuestión política fuerte de la ciudad  desde hace ya varios años. Y si a esto se le suma que es el actual intendente que está junto a los problemas y soluciones desde hace 4 años. Es demasiado.

Desde Juntos por el Cambio se quejaban que el periodismo poco preguntaba quién sería el candidato del Frente de Todos en la antesala de los cierres de listas. Pero el Peronismo local fue mucho más prolijo. Es más, hasta por momentos se intentó, desde el oficialismo, poner en duda la candidatura de Ustarroz para darle algo de suspenso a su nombre encabezando la lista mercedina. Pero desde la oposición -a la vez que criticaban- echaban leña al fuego con rencillas y chicanas de corto vuelo.

Se podrá decir muchas cosas, que por ejemplo este gobierno recibió los dineros que le correspondía desde la provincia. Los mismos que la dirigencia del kirchnerismo local pisaba para que no llegue al municipio encabezado por Selva. Que hasta cuando se pedía libros para armar una biblioteca, cualquier empleado y/o funcionario nacional o provincial respondía por lo bajo, que antes, había que hablar con Wado De Pedro. Sin su ok, no había nada.

Para la gente, y más en un contexto de crisis económica como el que se vive, eso es pasado. Y poco le importa. Sólo a un puñado. La gente quiere tener la heladera cargada, poder pagar los servicios, comer las cosas que estamos acostumbrados los argentinos, y si se puede dar algún gustito cada tanto, mejor. Tampoco es mucho, ¿no? Y lógicamente, salud y educación. Y si a esto le sumás que a tu calle de tierra le pusieron piedritas, la zanjearon como corresponde, asfaltan lo que tienen que asfaltar, y te dan los libros para tus hijos, el guardapolvos, los anteojos, el dentista, etc. Deja poco lugar a la duda.

Así y todo, en Mercedes no concurrieron a votar más de 10.000 personas habilitadas -jamas participó la totalidad- pero es un número importante. Casi 5000 personas votaron en el orden local, en blanco. Un número por demás de importante, llegando a ser tercera fuerza en nuestra ciudad, el 10.53% de los votos. En octubre, y siendo un partido político, hubiera estado a 47 décimas de lograr un concejal.

Que casi el 11% haya votado en el plano local es todo un síntoma de nuestra sociedad. No estaba de acuerdo en apoyar con su voto a ninguno de los cinco candidatos.

Lo que quizás hasta antes de los resultados de las PASO les daba expectativas a Juntos por el Cambio, ahora les tira para abajo. Las derrotas de Vidal y Macri parecieran ser ahora un lastre de plomo en las intenciones de De Paola. Y a contramano, el triunfo de Kicillof y Fernández, le dan más oxigeno del que tiene a Ustarroz para llegar indemne y con esperanzas concretas de revalidar lo obtenido este domingo.

Pero Mercedes es una ciudad de Argentina, y en Argentina pasan muchas cosas en tan sólo un día. Como que suba el dolar casi un 25%, o ver a un presidente que prácticamente le eche la culpa al pueblo y a la oposición de una derrota.

Las diferencias están marcadas y el Frente de Todos tiene a su rival a punto del knock out. Pero el Frente de Todos y Juntos por el Cambio, también son dos frentes argentinos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: