Dato Posta

Hacemos periodismo.

Nac. y Prov.

UCA: AUMENTO LA POBREZA Y AFECTA A MAS DEL 50% DE NIÑOS DEL PAIS

El relevamiento señala que la las dificultades para alimentarse registró un incrementó de 35% entre 2017 y 2018, alcanzando a unos 3.4 millones de niños y adolescentes. Viven en hogares que redujeron su dieta o pasaron hambre por «problemas económicos». Hay más pibes que no hacen las 4 comidas y en los que se detectó la falta de al menos un nutriente.

El informe «Infancias. Progresos y retrocesos en clave de desigualdad», elaborado por el Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina, asegura que tres de cada diez niños y adolescentes tienen problemas de acceso a la alimentación.

La pobreza infantil en la Argentina aumentó a su nivel más alto en la década y afecta al 51,7% de los niños y adolescentes del país.

El reporte sobre datos de 2018 muestra que, de ese 51,7% de niños y adolescentes, un 29,3% tiene un déficit en sus comidas, mientras que un 13% pasó hambre. Además, la asistencia de los menores a comedores infantiles creció de forma constante y trepa al 35%.

La investigación se realiza de forma anual desde 2010 y la UCA analiza las inequidades asociadas a cada dimensión de los derechos del niño: se relevan datos sobre alimentación, salud, hábitat, subsistencia (pobreza), crianza y socialización, información, educación y trabajo infantil.

La estadistica registra un incrementó de 35% entre 2017 y 2018 y alcanza a unos 3.4 millones de niños y adolescentes que viven en hogares que redujeron su dieta o pasaron hambre por «problemas económicos».

En este rubro, tres de cada 10 chicos de entre 0 y 17 años (unos 3.4 millones) se ven afectados, la cifra más elevada en los últimos ocho años.

«El riesgo alimentario se incrementó de modo significativo en los niños: esto quiere decir que viven en hogares que tuvieron que bajar sus consumos alimentarios por problemas económicos», aseguró Ianina Tuñón, investigadora de la UCA y responsable del informe.

«En general en esos hogares los primeros que dejan de acceder a esos alimentos son los adultos: las mujeres primero, los hombres después para finalmente ser los niños», agregó.

El relevamiento muestra, además, que el 14,9 por ciento de los chicos de entre 2 y 17 años -1,6 millones- no realiza al menos una de las cuatro comidas diarias, y la última alimentación del día es la más frecuentemente salteada, dado que el 7 por ciento no la ingiere. Así lo sostiene

La UCA reveló además que el 37 por ciento de los chicos (4,1 millones) recibió una alimentación con déficit de al menos un nutriente esencial en 2018, lo que representa un aumento de 6,6 puntos porcentuales respecto al año anterior, cuando esta problemática afectaba a sólo el 30,4% de los chicos.

Al hacer referencia a la inseguridad alimentaria (población infantil que redujo su dieta o pasó hambre por problemas económicos en el último año), el informe de la UCA muestra que los chicos que pertenecen al estrato socioeconómico «muy bajo» tienen 13 veces más chances de no cubrir sus necesidades alimentarias que los que pertenecen al sector «medio alto» y esa brecha sufrió un incremento respecto a 2017, cuando era de 11,4 veces.

En términos de distribución geográfica, la zona que mostró mayor índice de pobreza es el Conurbano de la provincia de Buenos Aires, donde el número asciende a 63,6% y superó al 54,2% medido en el maño anterior. De esa cifra, un 15,4% son indigentes.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: