Dato Posta

Hacemos periodismo.

Columnistas

UN NUEVO CAPITULO DE LA DECADENCIA

Por ACID CANDY
Durante años nuestra ciudad, merced a una administración lamentable del hoy diputado Carlos Selva, ingresó en un triste proceso de decadencia, en donde el mal gusto de los colores de las garitas de espera de colectivos, se combinaba con filmaciones caseras del ex intendente dando consejos de como ocupar tierras fiscales.
En ese largo período de tiempo, la decadencia institucional derivada de la irrupción de la “intendencia paralela”, causó estragos en el porvenir local, puesto que la mala gestión de Selva, se complementaba con zancadillas políticas de conveniencia, de militantes procedentes del mismo espacio político que, en su momento, había entronizado a Selva en la intendencia. Ese ocaso cívico, alcanzó un primer clímax durante la elección a intendente del año 2011, cuando el espanto por una u otra cosa, polarizó la elección entre Selva y Ustarroz, prolongando la debacle con impronta selvista por cuatro años adicionales.
La elección local del año 2015, impregnada por todo cuanto podía ocurrir a nivel nacional, con una ciudadanía segura de que el ex intendente Selva dejaría de impulsar la decadencia local por estar en la lista sábana de Massa de diputados, la ciudadanía apostó entre Cambiemos y Unidad Ciudadana, imponiéndose Ustarroz por escaso margen; no fue una elección del “espanto” sino un decisorio popular crédulo del gobierno “con todos” que parecían impulsar los “Ustarroz” por entonces.
Desde la asunción de Juani y hasta la fecha, muchas cosas cambiaron y otra no. La ventaja del actual intendente, como explicara Respuela hace un tiempo, radica en que los recursos coparticipados llegan regularmente al municipio, y la gestión pública local no compite con un ejecutivo paralelo. Cierto es, también, que tan mala fue la gestión de Selva, que con barrer un poco las veredas o cortar un poco los yuyos en las entradas, ya se mejoraban las cosas.
Hoy por hoy, como si todo tuviera que ver con todo, en un Mercedes donde “siempre hay algo para hacer” (aunque los destacados de ese “hacer” sean circo y divertimento, nunca talleres o eventos que fomenten el trabajo o el emprendedorismo), se disimulan los últimos capítulos de la debacle.
Ya en 2017, cuando el concejal Dematei renunció a su cargo para volver a postularse, la consagración local de las candidaturas testimoniales que Kirchner había inaugurado a nivel nacional y provincial en 2009, fue un paso cívico en reversa. Tal acción, criticada desde el radicalismo, histórico referente de la defensa de las instituciones republicanas, en medio del pan y del circo, paso inadvertido como primer hito demoledor de las instituciones locales, máxime cuando se trataba de una mancha mas en un mameluco peronista, plagado de manchas hasta al hartazgo en la falta de respeto a las instituciones… si lo hicieron Nestor, Scioli y el propio Massa, por qué no hacerlo a nivel local? Si se puede en lo más, se puede en lo menos. Y Unidad Ciudadana local lo hizo.
Lo que es un golpe letal a la institucionalidad local es la candidatura testimonial de Seson Comesaña quien, teóricamente requerido por la precandidata de Cambiemos Julia de Paola para que lo acompañe, se sumaría – a modo de candidatura testimonial – para darle volumen en su postulación. Tremendo paso en falso cívico del frente Cambiemos local: que Seson acepte, pongamoslé… es médico… pero que la precandidata de Paola, entre fotos con la Gobernadora e imágenes de timbreos, siendo abogada, convoque a Comesaña a postularse de modo testimonial, sumerge en la desesperanza a quienes soñamos con un Estado en donde las instituciones sean mas importantes que las personas.
“Se impondrá prisión de dos meses a dos años al que con engaños indujere a otro a sufragar de determinada forma o a abstenerse de hacerlo” reza el artículo 140 del Código Nacional Electoral. Si un candidato con mandato vigente por dos años adicionales, se vuelve a postular para el mismo cargo que actualmente ostenta,… no está induciendo a los votantes a sufragar de determinada forma?; no personalizo en Comesaña ya que es exactamente lo mismo que hizo Dematei, y se trata de dos personas que, como personas, respeto y valoro muchísimo. Pero de nuevo: las instituciones son más importantes que las personas, y cuando las personas, por distracción e ignorancia o con deliberada intención de engañar, pasan de las instituciones, me permito pensar que nada bueno puede venir después de eso.
Selva inició la decadencia local con Ustarroz en paralelo gestionando recursos; hoy es diputado nacional.
Ustarroz fue elegido, sin espanto, para cambiar el futuro de Mercedes. Muchos no tienen claro cómo va eso, porque “como siempre tienen algo para hacer”, no tienen mucho tiempo de pensar.
Ahora, Cambiemos se suma a las conductas que no respetan las instituciones y que mueven a engaño a la voluntad popular. Triste lugar el de Comesaña, igualándose – en sus decisiones – con todo aquello que, con total criterio, desde su propio espacio, siempre se criticó.

Estos son nuestros políticos locales. Triste futuro espera a nuestras instituciones.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: