Dato Posta

Periodismo Confiable

Sociedad

ASEGURAN QUE SE ATRAPARON DOS GATOS MONTESES EN EL NORESTE DE MERCEDES

A través de las redes sociales se viralizaron imágenes y videos de dos gatos monteses atrapados en la zona noreste de Mercedes.

Aseguran que fueron atrapados en una quinta de la ruta 41, pasando el almacén de Racchi, información que no se pudo corroborar. Entre los comentarios, aseguran que estos animales se estaban comiendo las gallinas de los vecinos del lugar.

En la viralización hay una foto de un ejemplar muerto, y en el video, se puede ver al gato en cautiverio, que sólo responde ante los ruidos y golpes que propina seguramente quién realizó el video, o de algún acompañante.

Según la página Felinos de Argentina, el Gato Montés es de hábitos principalmente crepusculares y nocturnos. Si bien se adapta a ambientes muy diversos, prefiere sitios arbolados o rocosos y gusta mucho del agua. Es buen trepador y nadador y de día suele descansar oculto en árboles o grietas. Se alimenta de pequeños mamíferos, aves, reptiles, anfibios y peces.

El área de acción de las hembras es de unos 3,5 km2, mientras que los machos tienen un territorio 3 veces mayor, que marcan con orina y excrementos. Las hembras del Gato Montés dan a luz generalmente en una cueva o en un hueco luego de una gestación de 74 a 76 días; suelen tener una camada anual de 1 a 4 crías, alcanzando la madurez sexual al año y medio o dos años.

El Gato Montés puede llegar a vivir hasta los 14 o 15 años en estado silvestre y unos 21 años en cautiverio.

El Gato Montés es la especie más común de felino silvestre del sur de América del Sur y por el momento no presenta serios problemas de conservación.

Durante la década del 70 y 80 fue el “gato” más explotado por el comercio peletero. Entre 1976 y 1979 se exportaron de Argentina 400.000 pieles de felinos, correspondiendo el mayor porcentaje a Gato Montés. Durante los años siguientes su demanda se redujo considerablemente.

Actualmente en Argentina y los demás países donde habita está protegido, por lo tanto la caza, comercio, transporte y exportación de ejemplares vivos y sus productos está prohibido. De igual manera, aunque en menor medida se lo sigue cazando ilegalmente por su piel y principalmente por el supuesto daño que provoca a las aves de corral, como pudo haber sucedido en Mercedes.

La fragmentación y pérdida de hábitat también es un factor que está afectando a la especie. Si bien su estado de conservación no enfrenta serios problemas a nivel general  en algunas regiones su número parece haber disminuido.

Imagen del segundo gato montés

 

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat