Dato Posta

Periodismo Confiable

CURIOSIDADES DEL 12 DE NOVIEMBRE: LA ULTIMA CAIDA DEL “MONO” GATICA

El 12 de noviembre de 1963, moría tras caer bajo las ruedas de un colectivo de la línea 295, José María Gatica “El Mono”.

Gatica nació en Villa Mercedes, San Luis, el 25 de mayo de 1925. La historia – y lo que es aún  más fuerte, la leyenda – cuenta que siendo pibe dejaba su cajón de lustrabotas de lado para subir al ring de La Misión Inglesa. Subía, se agarraba a piñas con los marineros y después recogía el premio, las moneditas que los espectadores tiraban al ring. Allí lo descubriría un peluquero albanés que se lo llevaría con él a Buenos Aires. Se llamaba Lázaro Koczi y unos años más tardes conduciría a Pascual Pérez al título mundial.

Aunque sobre el ring se lo asocie con el peleador callejero, no lo era. En cambio se trataba de un destructor astuto y osado, que aprovechaba los yerros y los huecos dejados por sus adversarios para descargar sus golpes. Capaz de ensañarse – a veces le permitía recuperarse a su rival para luego volver a castigarlo -, no en balde lo llamaban “El Tigre”, apodo que él prefería por sobre el que sería más utilizado, “El Mono”,  caricaturización debida al color de su piel y sus facciones marcadas.

José María Gatica fue campeón argentino amateur en categoría Pluma (1944), campeón latinoamericano en Lima (1944) y “Guantes de Oro” (1945). Pero incluso antes de ganar esos torneos ya se había metido en el corazón tormentoso de la popularidad. Fue el 29 de septiembre de 1942, en la Federación Argentina de Box. Gatica ganó por descalificación en el ring, pero en los vestuarios cambiaron el resultado. Se encendió una hoguera. Empezaría una rivalidad inolvidable con Alfredo Prada. Pelearon – porque eran peleas salvajes, crudas, cargadas de odio – seis veces en total. Dos como amateurs – ganó una cada uno – y cuatro como profesionales – venciendo en dos cada uno : empate perfecto.

Desde su debut como rentado a los 20 años de la categoría Liviano (7 de diciembre de 1945, noqueó en el 1er. round a Leopoldo Mayorano) hasta su último encuentro (6 de julio de 1956, triunfó por abandono en el 4° round sobre Jesús Andreoli) realizó 98 peleas. Ganó 86 de las cuales 72 fueron por noqueo.

Abandonó su profesión debido a la instauración del régimen cívico-militar de Eduardo Lonardi ya que Gatica era abiertamente partidario del peronismo. Su oposición a la autodenominada “Revolución Libertadora” hizo que fuera proscrito de por vida por la Asociación Argentina de Boxeo que le quitó su licencia y lo condenó a tener que pelear de manera clandestina por el interior del país. Por sus magros ingresos, el boxeador debió mudarse junto a su familia a una vivienda precaria. Casi olvidado por su público, volvió a aparecer en los titulares de los diarios en ocasión de una catastrófica inundación de su humilde casa que lo llevó a perder las escasas pertenencias que le quedaban.  Por esas épocas  tuvo que subsistir gracias a la beneficencia y a la venta de muñecos para niños en los partidos de futbol.

Gatica formó parte del famoso espectáculo Titanes en el Ring, creado por Martín Karadajian, quien lo contrató para incorporarse en un catch.

Tenía 38 años cuando falleció, el 12 de noviembre de 1963 a las 18:30 horas, en el hospital Rawson. No tenía un peso, a pesar de que se calcula que ganó durante su carrera una pequeña fortuna.

Como dato curioso recordamos el origen de la frase:  “General, dos potencias se saludan”, que le dijo José María Gatica a Juan Domingo Perón cuando se conocieron en un ring.

Fuentes:  San Luis de Elegante Sport / Notimerica

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *