CURIOSIDADES DEL 13 DE OCTUBRE: DIA INTERNACIONAL SIN BRASIER

Variedades

En aras de crear conciencia respecto del cáncer de mama, cada 13 de octubre se celebra el Día Internacional sin Brasier (corpiño para nuestro país), animando a las mujeres a no usar sostén.

Se sabe que, originalmente, en el año 2011 se propuso celebrar el Día Internacional sin Brasier  (No Bra Day, en inglés) el día 9 de julio. Sin embargo, tres años más tarde, la fecha se movió al 13 de octubre.

De igual manera, en diversos países todavía se celebra en distintos días.

El Día Internacional sin Brasier trata sobre la lucha contra el cáncer de mama. Por ello, No Bra Day anima a las mujeres de todo el mundo a deshacerse de sus corpiños para crear conciencia sobre esta enfermedad. Es un  día importante en términos de apoyar a las mujeres que han experimentado cáncer de mama o lo están atravesando en este momento.

Cabe recordar que el cáncer de mama es una de las formas más comunes de cáncer. De hecho, se estima que una de cada ocho mujeres será diagnosticada con esta enfermedad en su vida. Y aunque si bien existe una buena posibilidad de recuperación, ha habido muchas mujeres que han perdido la vida a causa de esta terrible enfermedad.

Las primeras en usar una prenda propia para sujetar los senos fueron las mujeres de Creta, en Grecia, unos 1.700 años a.C. Lo sabemos por imágenes halladas en algunas ruinas, donde aparecen mujeres que llevan como prenda algo parecido a un corsé que empujaba los pechos desnudos hacia arriba, una especie de “sujetador”, que no llegaba a cubrir los senos, pero que los resaltaba.

Tiempo después, en el Imperio Romano, las mujeres comenzaron a utilizar unas bandas alrededor del pecho, marcando así las primeras huellas del corpiño. Entre las romanas usar “sujetador” era sinónimo de ser civilizada, al contrario de las mujeres bárbaras, que llevaban los senos libres.

En la Edad Media encontramos prendas parecidas, pero de nuevo, eran usadas sólo por las mujeres de las clases altas y de la nobleza. Las plebeyas, campesinas y vasallas no utilizaban este tipo de prendas.

Llegando a finales del siglo XVI nos encontramos con el más reconocido antecesor del actual corpiño, el corsé. Eran unos artefactos construídos con varillas de acero, diseñados para estrechar la cintura de las mujeres, realzando y sosteniendo el busto. Así, se iniciaron varios siglos de tortura. Porque el corset les aplastaba el diafragma y hasta podía llegar a deformar la cavidad pulmonar, y provocar el desplazamiento de órganos. A pesar de que traía problemas de salud, usar corset se fue popularizando y pasó a ser una prenda utilizada por la mayoría de las mujeres.

El corpiño tal cual lo conocemos hoy, fue creación de Herminie Cadolle, una joven costurera francesa feminista y revolucionaria que participó junto a Louise Michel de la Comuna de París en 1871. Se le ocurrió que podía cortar el corset en dos partes y liberar así el cuerpo de las mujeres, dando origen al primer corpiño.

Pero esta idea no le ganó al corset tradicional, que seguía siendo usado por la mayoría. Hasta que en 1914, Mary Phelps-Jacob patentó el primer diseño de un corpiño, muy similar al que usamos actualmente. Poco después vendió la patente a las principales tiendas y la prenda empezó a estar en todos los armarios.

Algunas cuestiones importantes respecto del corpiño y la salud femenina:

– Utilizar corpiños muy ajustados puede afectar nuestra respiración.

– Si bien las varillas de los corpiños ayudan a modelar,  pueden causar muchas molestias y resultar incómodas para algunas mujeres.

– Usar corpiños muy ajustados causan marcas y cicatrices en la piel.

– Al momento de hacer ejercicio se recomienda no usar corpiños convencionales, ya que existen sujetadores deportivos adecuados para cada actividad.

Fuentes: Laverdadnoticias.com / Revistaestilo.net / Laizquierdadiario.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *