CURIOSIDADES DEL 2 DE JUNIO: DIA DEL BOMBERO VOLUNTARIO ARGENTINO

Variedades

Por iniciativa de Tomás Liberti, vecino de la Boca e inmigrante Italiano, el 2 de Junio de 1884 se creó el Cuerpo de Bomberos Voluntarios de la Boca, con el lema «Querer es poder». Esta fecha se toma como referencia para celebrar en todo el país el Día del Bombero Voluntario.

En este día, se celebra el trabajo de quienes luchan contra el fuego, rescatan y salvan vidas. Aquellos que exponen sus vidas ante el peligro, con la única intención de servir a la comunidad.

La mayoría de los cuerpos de bomberos pertenecen al servicio público y una minoría son privados. La fecha fue instituida por la Ley 25.425 dictada por el Honorable Congreso de la Nación Argentina y publicada el 15 de mayo de 2001.

Además de su actividad principal, que es combatir el fuego, estos ciudadanos se dedican a la atención de incidentes con materiales peligrosos, manejo y control de derrames y desastres químicos, salvamento de personas, rescate en montaña, trabajos de altura y rescate en accidentes de tránsito, entre otras.

Del cuerpo de bomberos se podrían explicar muchas e interesantes historias. En la realidad se concluye que es una de las profesiones más respetadas junto con la de médico o maestro. Totalmente vocacionales y de servicio a la comunidad.

Existen dos tipos de bomberos: los profesionales y los voluntarios. En Europa y América del Norte son del todo profesionales, es decir, que su trabajo es remunerado. Pero en otros lugares del planeta como América del Sur, son totalmente voluntarios y carentes de pago.

A pesar de ser uno de los oficios más peligrosos del mundo, muchos niños cuando son pequeños sueñan con ser bomberos o astronautas. Una profesión que llama mucho la atención por su vistosidad y parafernalia. Pero no podemos obviar su objetivo primordial. Mantener y velar por la seguridad de toda la población. Son el complemento necesario de los servicios y fuerzas de seguridad de un Estado. Podría llamárseles como un bien común para todos y que siempre deben funcionar como los engranajes de un perfecto reloj suizo.

Algunos datos curiosos sobre esta noble profesión:

– Algunos trajes soportan temperaturas de hasta 1200°С. Están fabricados con materiales especiales que pueden soportar temperaturas de hasta 1200°C y proteger a quien lo porta de ácidos concentrados y álcalis, evitando que se absorban. Pesan entre 5 y 30 kilos dependiendo del material con el que estén fabricados y de lo que se incluya en el resto del equipamiento personal.

– El bombero usa una máscara de oxígeno. Atendiendo a las técnicas de seguridad, para que se ajuste a la perfección, la cara no debe tener ningún piercing, bigote o barba.

– En el cine, los bomberos se orientan con cierta facilidad en el interior de un edificio en llamas, rápidamente encuentran a los heridos y se quitan la máscara para ponérsela a una persona que necesita ayuda. En realidad, no puedes quitarte la máscara (de lo contrario, el bombero se asfixiaría). Debido a la densidad del humo, tampoco se puede ver nada y el fuerte ruido que producen las llamas no permite percibir los gritos de la gente.

El peor enemigo de todos los bomberos es el «backdraft», llamado también explosión de gases de humo con efecto reverso. Sucede que el fuego en una habitación cerrada se apaga sin recibir oxígeno, pero cuando se abre la puerta, se produce una explosión de inmediato, el fuego ardiente se propaga por la liberación de gases calientes.

–  Molly Williams se convirtió en la primera mujer en el mundo en extinguir incendios al lado de los hombres y lo hizo a comienzos del siglo XIX. Más tarde, aparecieron brigadas femeninas en el cuerpo.

– En un tiempo pasado, los bomberos japoneses usaban una técnica especial para la extinción de incendios. Entraban a la casa en llamas con ropa mojada, para que esta no cayera presa del fuego, destruían las paredes para evitar que las llamas se extendiesen más y luego esperaban a que el fuego se apagara solo. Esta metodología permitió reducir significativamente el número de víctimas y el número de incendios importantes hasta finales del siglo XIX.

En la actualidad, el agua llega en los vehículos especiales, pero da para un tiempo limitado de 5 a 10 minutos. Esto es suficiente para comenzar a sofocar el fuego y encontrar un hidrante o bien la toma de agua más cercana para bombear. Los bomberos están obligados, no solo a limitar el movimiento del fuego, sino también a eliminarlo por completo lo antes posible.

Fuentes: El Fenix Digital / Hotfiredoor.com / Genial.guru

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *