CURIOSIDADES DEL 22 DE JULIO: DIA MUNDIAL DEL CEREBRO

Variedades

El cerebro o «materia gris», como se le conoce comúnmente, es uno de los órganos vitales de nuestro cuerpo. Controla las actividades cognitivas (pensar, abstraer, leer) y reacciones del organismo (acciones y funciones corporales en respuesta a estímulos sensoriales).

Es por ello que la Federación Mundial de Neurología (WFN por sus siglas en inglés) elevó su voz para proclamar el Día Mundial del Cerebro, para celebrar el 22 de julio, promoviendo de esta manera la necesidad de crear conciencia sobre su potencial, riesgos y enfermedades.

Particularidades del cerebro humano:

– Consume un 20% de la energía y oxígeno que consume el organismo.

– En una partícula casi microscópica se pueden localizar alrededor de 100.000 neuronas.

– Representa el 2% del peso corporal.

– Está conformado por un 73% de agua.

– Transporta la información a una velocidad de 431 km/hora. Más rápido que un vehículo de Fórmula 1.

– La funcionalidad del lado izquierdo del cerebro está asociada con el análisis, lógica, matemáticas, lenguaje y secuencia. Mientras que el lado derecho desarrolla la creatividad, la intuición, los sentimientos, la imaginación y las artes.

Enfermedades más comunes del cerebro

Se estima que un 13% de las causas de enfermedades a nivel mundial están vinculadas con enfermedades neurológicas y trastornos mentales.

Los problemas de salud causados por estas enfermedades son generalmente subestimados y es por ello que se debe promover los cuidados preventivos del cerebro en la población, generando conciencia sobre estas enfermedades «silenciosas», al pasar desapercibidas. Nombramos algunas de las más comunes:

– Migraña. Una de las enfermedades neurológicas más comunes es la migraña, que afecta a millones de personas, pudiendo generar discapacidades graves o moderadas, dependiendo de su intensidad. La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha catalogado a la migraña como la sexta causa de incapacidad, afectando la funcionalidad de las personas.

– Accidente cerebrovascular. Son el resultado de un coágulo de sangre alojado en el cerebro que bloquea el suministro sanguíneo local, afectando el tejido cerebral cercano.

– Enfermedades neurodegenerativas. Son causadas por la degeneración gradual de neuronas individuales, afectando el control del movimiento, la memoria y la cognición. Entre ellas destacan el Alzheimer, Mal de Parkinson, la Esclerosis Múltiple, enfermedad de Hungtinton.

– Trastornos mentales. Comprenden patrones particulares del funcionamiento de la psique, vinculados con la función mental y somática. Entre los trastornos mentales podemos mencionar la depresión clínica, la esquizofrenia, el trastorno bipolar y el trastorno de estrés post-traumático.

– Enfermedades infecciosas. Estas enfermedades son causadas por virus y bacterias, siendo las más comunes: meningitis, enfermedad de las «vacas locas», encefalomielitis.

– Enfermedades congénitas. El Síndrome de Down constituye la enfermedad congénita más emblemática. Caracterizada por la alteración del desarrollo neuronal por factores genéticos, consumo de drogas, deficiencia nutricional y enfermedades infecciosas durante el embarazo.

En la última década hemos aprendido más acerca del cerebro humano que en casi toda la historia de la humanidad. En gran medida se debe a los avances en la neurociencia, sobre todo en el uso de tecnologías nuevas como las máquinas de resonancia magnética funcional (fMRI). Aquí compartimos algunos datos curiosos y fascinantes que es interesante conocer:

– El cerebro no siente dolor. El cerebro es la herramienta que utilizamos para detectar el dolor. Cada vez que un receptor de dolor de cualquier parte del cuerpo se activa, ya sea porque sufriste  un  golpe o una herida, un impulso viaja por tu médula espinal hasta el cerebro. Entonces tu cerebro envía una señal de dolor. Sin embargo, el cerebro por sí mismo no tiene receptores de dolor. Así que la anestesia que se utiliza para ejecutar una cirugía al cerebro es para evitar que sientas dolor en el cuero cabelludo, las membranas que recubren el cráneo y que protegen al cerebro mismo.

– Representa el 2% de peso corporal, pero usa el 20% de la energía. La alta actividad metabólica del cerebro hace que consuma mucha energía. Esta energía se utiliza para apoyar los procesos necesarios para el mantenimiento de la respuesta adecuada de las neuronas en funciones transitorias y en constante cambio del cerebro. De igual forma, para su funcionalidad sostenida.

– El cerebro es 73% agua por lo que la deshidratación altera su funcionamiento. No importa si es moderada o intermedia, igual va a afectar negativamente en tu desempeño. Deshidratarte tan solo un 2% hará que te sea sumamente difícil cumplir con tareas que requieren atención, habilidades psicomotoras y de memoria a corto plazo.

– Es el órgano más graso del cuerpo. Tu cerebro pesa cerca de un kilo y medio, pero si le retiras toda el agua, cerca del 60% de su peso en seco es grasa. Para mantener la habilidad de desempeño de este órgano es importante consumir grasas, pero no de cualquier tipo, específicamente ácidos grasos del tipo Omega 3. Por ello es recomendable consumir frutos secos como las nueces y pescado.

– Un cerebro puede contener no menos de 86 billones de células cerebrales. La cantidad exacta de neuronas que tiene un cerebro es muy difícil de saber con certeza, pero el cálculo más modesto de todos indica que al menos contiene 86 billones. En un trozo de cerebro del tamaño de un grano de arena hay 100.000 neuronas y ocurren un millón de sinapsis para comunicarse unas con otras.

– El asombroso cerebro de Albert Einstein. Contrario a la creencia popular, el cerebro de este genio no era más grande. En realidad, pesaba 10 % menos que un cerebro normal. Eso sí, la densidad de neuronas en su “pequeño cerebro” era mayor que la de cualquier cerebro convencional.

– El cerebro no hace múltiples tareas a la vez. Intentar ejecutar varias tareas a la vez te hace menos productivo, porque tu capacidad de atención, aprendizaje, desempeño y memoria a corto plazo cae estrepitosamente. Lo que sucede es que tu cerebro en lugar de hacer varias cosas a la vez, está saltando de una tarea a otra, como cuando se juega ping pong, pero no las ejecuta a la vez.

– Hacer dieta vuelve a tu cerebro un caníbal. Un estudio hizo importantes hallazgos acerca de cómo las células cerebrales se alimentan de pequeños trozos de sí mismas cuando no comes lo suficiente. Es por eso que hacer dieta es tan difícil. Bajar de peso no representa matarte de hambre, sino comer saludable, asegurándote de consumir los nutrientes necesarios para que tu cerebro no se coma a sí mismo.

– Utilizamos todo el cerebro, no solo el 10%. Los escáneres cerebrales demuestran que utilizamos todo el cerebro casi todo el tiempo, aún si estamos dormidos. Algunas partes incluso se especializan en ciertas tareas específicas.

– El alcohol no mata las neuronas, pero sí las incapacita. Beber alcohol ha sido sindicada como una actividad que mata las neuronas, pero esto no sucede en realidad. Eso no significa que el alcohol no sea dañino, porque lo que sí hace es dañar el tejido conectivo de las neuronas. En otras palabras, aunque sigan vivas ya no pueden funcionar.

– Tu cerebro te engaña cuando intentas recordar. Los recuerdos no son una fuente confiable de información precisa. Tu cerebro los va a modificar basándose en emociones, motivaciones, marcadores somáticos, cotexto y frecuencia de ocurrencia de la experiencia.

– El cerebro toma el control sin avisarte. Cerca del 95 % de tus decisiones las tomas de forma subconsciente. Tu cerebro funciona de tal forma y con tanta eficiencia que ni te enteras de  lo que está pasando allí. Al momento de tomar decisiones sólo el 5 % de las veces estámos realmente conscientes de las decisiones, de allí la importancia del neuromarketing.

– Los teléfonos inteligentes están matando tu cerebro. Más de 140 distintas proteínas en el cerebro son impactadas negativamente por la exposición a frecuencias electromagnéticas, tales como las que emiten los teléfonos celulares y otros dispositivos electrónicos.

– El cerebro no es sólido. En realidad, el cerebro tiene una consistencia parecida a la de un  tofu suave o una gelatina, es bastante frágil. Aún así, se las arregla para mantener su multitud de surcos, porque esto le da mayor área de superficie en un espacio pequeño.

Fuente:  Neuromarketing.la / Diainternacionalde.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *