CURIOSIDADES DEL 26 DE MAYO: SAN BENITO DE JESUS, EL UNICO SANTO ARGENTINO

Variedades

El 26 de mayo de 1913, bautizaron en la desaparecida iglesia San Nicolás al único santo argentino: Héctor Valdivielso Sáez (San Benito de Jesús), canonizado en 1999 por el Papa Juan Pablo II.

El radio del brazo derecho del santo se entuentra depositado en la actual basílica San Nicolás de Bari, Av. Santa Fe 1364, mientras que su cráneo completo se encuentra en la capilla del Colegio de La Salle, Riobamba 850 (San Nicolás).

La iglesia San Nicolás estaba ubicada originalmente donde hoy se levanta el Obelisco . La última misa celebrada en ese emplazamiento fue el 16 de agosto de 1931.

San Benito de Jesús, también conocido como San Héctor Valdivielso, es uno de los ocho mártires que murieron por el odio a la fe de un grupo de comunistas, poco antes de la Guerra Civil Española.

Valdivieslso Sáez nació en el barrio porteño de Boedo, en 1910. Años después su familia se mudó a España. A sus 24 años, ya convertido en Hermano de La Salle, fue detenido junto con sus compañeros por los comunistas, en el año 1934. Fueron secuestrados de la escuela Nuestra Señora de Covadonga, en Turón, donde enseñaban a hijos de mineros. Permanecieron por varios días en la “casa del Pueblo” y posteriormente los siete hermanos lasallanos con un padre pasionista, que evangelizaba con ellos, fueron fusilados en el cementerio de Turón.

El mismo día que San Juan Pablo II beatificaba a Héctor y sus compañeros mártires, un 29 de abril de 1990, se produjo un milagro que luego los llevaría a ser proclamados santos. Rafaela Bravo, una joven nicaragüense de 24 años, se debatía entre la vida y la muerte como consecuencia de un cáncer de útero. Los médicos le daban pocas semanas de vida. Su esposo, un exalumno de La Salle, siguió el consejo del director donde había estudiado y rezó dos novenas a los mártires pidiéndoles su intercesión. La noche del 29 de abril, Rafaela sintió unos dolores muy fuertes, pero al día siguiente estaba curada. Las comisiones médicas que durante años estudiaron el caso no pudieron darle explicación científica. Es así que un 21 de noviembre de 1999, San Juan Pablo II canonizó a los mártires.

Fuentes: Las Mil y Una Curiosidades de Buenos Aires, Diego Zigiotto, Ed.Norma / Aciprensa.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *