CURIOSIDADES DEL 4 DE JULIO: NACIO KOKO, LA GORILA QUE SE COMUNICABA

0
244

Koko nació en San Francisco, California, el  4 de julio de 1971.​ Fue una gorila adiestrada por la doctora Francine Patterson y otros científicos de la Universidad de Stanford. La finalidad de su entrenamiento era poder comunicarse con ella mediante más de 1.000 signos basados en la lengua de señas americana (ASL). Comprendía aproximadamente 2.000 palabras de inglés hablado.

Ha sido la inspiración para el personaje de Amy, la simio «parlante» de la novela Congo, de Michael Crichton.

Koko es diminutivo de Hanabi-Ko, que significa «Hija de los fuegos artificiales» en japonés (en referencia al día de su nacimiento, el Día de la Independencia de los Estados Unidos).

Algunos científicos afirman que Koko usaba la lengua de signos, y sus acciones eran coherentes con los gestos que usaba, e indican que dominaba el uso del lenguaje. Otros sostienen que ella no comprendía el significado que hay detrás de lo que hacía, pero aprendía a completar los signos porque los investigadores la recompensaban por hacerlo (indicando que sus acciones eran meramente producto de un comportamiento condicionado​). También se ha discutido sobre la habilidad de Koko para expresar pensamientos coherentes a través de la lengua de signos, aduciendo que las conversaciones con la gorila estaban sujetas a la interpretación que su interlocutor puede ver en improbables concatenaciones de significados. Otros sostienen incluso que se trataría de un fraude.

La doctora Patterson cree que Koko inventaba nuevos signos para comunicar nuevas ideas. Por ejemplo, afirma que nadie enseñó a Koko la palabra “anillo”; por lo tanto, para referirse a ella, Koko combinaba las palabras “dedo” y “pulsera”, es decir, “pulsera de dedo”. Otro evento que sugiere que Koko comprendía sus expresiones tuvo lugar durante un chat-encuentro de Internet. Cuando Koko fue entrevistada en presencia de la doctora Patterson acerca de la posibilidad de tener hijos con su pareja, Ndume (gorila macho para posible apareamiento), Koko indicó decididamente que no, incluso usando términos como “retrete” y “malo” para referirse a Ndume. A pesar de esto, Patterson contestó al entrevistador que, si se introdujeran más hembras al recinto, Ndume podría ser más receptivo y podría emparejarse con Koko. Koko de nuevo respondió que no, indicando que comprendía y que no estaba de acuerdo con la interpretación de Patterson de su respuesta. Ndume continúa mostrándose poco dispuesto a tener crías con Koko.

El debate requiere un planteamiento cuidadoso sobre qué significa “aprender” o “usar” un lenguaje. Este debate ha estado en curso desde el primer experimento de lenguaje de signos con simios (el chimpancé Washoe, en la década de 1960; el chimpancé Nim Chimpsky y el orangután Chantek). Los gorilas y los bonobos (chimpancés pigmeos) son relativamente expertos con ciertas formas de comunicación, mientras que el chimpancé común y los orangutanes son más expertos en habilidades manuales, como poder “caminar” por las ramas con las manos.

El entrenamiento de Koko comenzó cuando cumplió un año. La doctora Patterson ha valorado que su vocabulario superaba las 1.000 señas, lo cual la situaba entre los más hábiles no humanos en el uso del lenguaje.

Murió el 20 de junio de 2018 a los 46 años.

Fuentes: Wikipedia / National Geographic

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here