EL PERRO QUE HABLA

Humor

Un hombre pasa por el frente de una casa y ve un letrero que dice: “Se vende perro que habla”. Intrigado, toca el timbre, sale el dueño, y después de manifestarle su interés en ver al animal lo hace pasar. “Allá está, en el fondo…”, le dice el dueño con desgano. “Charle un ratito con él si quiere”. El hombre, cada vez más asombrado, se dirige al jardín y allí ve un viejo perro de policía, tirado al sol.

– Perdón… ¿vos hablás? – le pregunta al perro.

– Sí, claro- responde el animal.

El hombre se queda estupefacto, y sólo atina a pedirle que le cuente algo de su vida.

– Bueno, ¿qué te puedo decir?… -dice mientras bosteza-. Desde cachorro tuve este don. Así, un día fui a ofrecerme al Gobierno, me contrataron en la CIA y viajé de país en país. Escuché conversaciones privadas de líderes mundiales porque nadie suponía que yo podía ser un espía. Pero después de cinco años me cansé, la tarea era peligrosa, tenía que viajar mucho y no me daban tantos huesos ni comida a cambio. Entonces me contrataron en un aeropuerto para asesorar a los perros que huelen droga. Yo escuchaba conversaciones secretas y les decía dónde tenían que ir a oler. Me dieron muchas medallas, y ahora me jubilé y acá estoy.

El hombre, pálido, va corriendo a ver al dueño y le pregunta cuánto cobra por el perro.

– En diez dólares se lo dejo.

– ¿Diez dólares? ¿Cómo puede costar tan poco un perro así?

– Porque es un mentiroso. Nunca salió de esta casa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *