EN LUJAN, 6 DE CADA 10 PACIENTES QUE ENTRAN CON COVID-10 A TERAPIA, FALLECEN

Nacionales

Se trata de un estimado que depende de varios factores, pero que muestra la agresividad creciente del virus. A esto se suma un promedio más bajo en las edades de internaciones y un tiempo más prolongado de hospitalización.

Días atrás, el ministro de Salud de la Provincia, Daniel Gollán, declaró que casi siete de cada diez pacientes con Covid internados en terapia intensiva mueren. En sentido similar se expresó su par de Nación, Carla Vizzotti: “Quien ingresa a un respirador tiene 80% de posibilidades de fallecer”, indicó la funcionaria.

Luján no escapa a esa realidad difícil. De acuerdo a datos oficiales, la tasa de mortalidad entre pacientes que ingresan a terapia intensiva se ubica entre el 60 y el 65%. Esto implica que seis de cada diez vecinos que llegan a esa situación, fallecen.

Los números varían según ciertas circunstancias, como las edades de los enfermos, sus comorbilidades y el grado de avance de la enfermedad antes de la internación. Sin embargo, la cifra muestra las consecuencias de un virus más agresivo, que además ahora ataca a una franja etaria más joven (entre 35 y 55 años) y que requiere de más días para surfear sus efectos adversos.

“Si bien bajamos un poco la curva, tuvimos una leve suba. La situación nos muestra que estamos creciendo y seguimos con mucho estrés en el sistema de salud, tanto en Atención Primaria, encargada de hacer los seguimientos domiciliarios de los pacientes, como en el Hospital en términos de cantidad de camas ocupadas”, describió Mariana Girón, secretaria de Salud de la Municipalidad.  

La funcionaria explicó que la tasa de mortalidad depende de varios factores, pero que en líneas generales se ubica entre el 60 y el 65% entre quienes ingresan a una terapia: “Es un porcentaje mayor que el año pasado y además los pacientes permanecen más tiempo en tratamiento, incluso superado el período de contagiosidad. Empiezan a aparecer síntomas en días más tardíos. El año pasado decíamos que pasando el séptimo u octavo día podíamos estar un poco más tranquilos, pero este año observamos que algunos efectos de la enfermedad aparecen con posterioridad al décimo día. Y cuando las consultas son tardías, estos efectos se ven más complicados. También los días de internación, tanto en Clínica Médica como en Terapia, son mucho más prolongados. El virus es más agresivo, tiene otra dinámica, y hay algunos factores vinculados a la edad de los pacientes”.

Girón indicó que “el tiempo que llevan los pacientes internados más la acumulación de casos hace que la situación siga siendo muy compleja”.

Fuente: El Civismo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *