MAMAS HABLAN DEL ENIGMA DE LOS CONTAGIOS PEDIATRICOS DE COVID-19 EN LUJAN

0
22

En las últimas semanas, el aumento de casos de menores de edad contagiados de coronavirus generó el alerta tanto de las autoridades locales como provinciales. Incluso, fue una situación que despertó el interés de los medios nacionales. Según las cifras oficiales del Ministerio de Salud, son 12 los positivos en la franja etaria de 0 a 9 años.

Uno de los primeros fue el de Catalina, una beba de un año y seis meses que dio positivo. En aquel momento, fue el 10º caso en nuestra ciudad. Su mamá Brenda contó cómo fue el proceso, al tiempo que todavía hoy tiene preguntas sin responder sobre el contagio, sobre todo porque sus otras dos hijas dieron negativo.

Según contó, la que primero presentó fiebre fue su hija Sofía, de 2 años. “Como no bajaba, la llevamos a la Clínica Güemes. El papá se quedó con la más chiquita que se llama Catalina, que ese día había tenido 37,6 de temperatura. Nos pasaron a la habitación y me preguntaron todo. Le comenté lo de Cata que había tenido un poco de fiebre y me dijeron que la tenía que llevar también para hisopar. Por eso terminamos los cuatro en la habitación”.

Ese mismo viernes que fueron a atenderse les realizaron el hisopado a ambas niñas. “El domingo me llaman para avisarme que Sofía, que era la que tenía más fiebre, había dado negativo. Nos quedamos tranquilos y dimos por hecho que no era nada, que era algo viral porque encima toman teta las dos. Suponía que íbamos a tener todos acá. Sin embargo, el lunes me llaman para decirme que Cata era positivo. No entendíamos nada”, relató la mamá.

La mujer también tiene una hija mayor que tiene diabetes y es insulina dependiente, considerada paciente de riesgo ante un posible contagio de Covid-19. “Por eso, la aislé en una pieza y le alcanzaba las cosas. Salía nada más para ir al baño. En el transcurso de esos 15 días, le salieron unas llagas en la boca. Y el médico, ante la duda, la hizo hisopar. Pero también dio negativo”.

“La pasás mal porque no sabes qué va a suceder. Traté de tomarlo con la más calma posible pero no sabés en esos 15 días qué va a pasar. Mi hija estuvo perfecta, solo unas líneas de fiebre. Nosotros siempre fuimos muy cuidadosos: desinfectábamos con alcohol, cloro, limpiábamos todas las cosas como decían en los noticieros. Hacía todo. Y cuando me dijeron que era positivo, no lo podía creer”, contó Brenda.

Antes de que se decretara la cuarentena, la familia ya se había aislado por los riesgos que implicaba para la niña que posee una enfermedad de base. “Como tenía a mi hija que es de riesgo, estaba re paranoica y antes de que arranque la cuarentena ya nos habíamos aislado, no las mandaba al colegio. El papá de las nenas trabaja en la universidad y no estaba yendo”.

En tanto, el resto de la familia nunca presentó síntomas y, por ende, no se les realizaron estudios para saber si habían contraído el virus. “Sigo pensando que fue un error. Después de que Cata se curó le hicieron el hisopado que dio negativo, ese tuvimos que pagarlo 1.500 pesos en la clínica, llamamos a la Facultad de Medicina a donde mandaron la sangre. Nos dijeron que no creó anticuerpos. Pero acá nos dijeron que no alcanzó la sangre. Me voy a quedar con esa duda para siempre”, expuso la mujer.

Yamila tampoco sabe cómo su hija contrajo el Covid-19. Su caso se encontraba entre los 12 confirmados del martes de la semana pasada. “Levantó fiebre el domingo a la mañana, se la pudimos bajar pero le volvió a subir mucho más. Entonces el lunes la llevé al Hospital”, contó la mujer.

En el nosocomio de la calle San Martín debió aguardar en la sala principal. “Nos dijeron que era broncoespasmo, pero todo síntoma febril o relacionado al Covid tenía que someterse al hisopado. Nos tuvieron ahí desde el mediodía hasta las 6 de la tarde esperando hasta que le hicieron el hisopado”, relató. Además, le aplicaron una serie de “pufs” por sus problemas bronquiales.

“Nos dijeron que nos teníamos que quedar en aislamiento, mi beba ya no tenía fiebre para ese entonces. Me llevaron a una pieza con la nena. Primero estábamos solas y después empezaron a caer otros casos sospechosos y agregaron a dos personas más con dos criaturas más. En una habitación éramos seis personas. No podíamos tener distancia social con el resto de las personas”, cuestionó la madre. Además, fue crítica con la atención en el Hospital: “No nos daban nada para desinfectar. Estábamos con barbijos pero nunca nos preguntaron si queríamos cambiarlo. Imaginate que me dijeron en ese momento que la nena quedaba internada. Tenía mi barbijo que lavo y vuelvo a utilizar. Un desastre la atención”.

En esa línea, relató que “exploté cuando llegó una enfermera cambiada como venía de la calle, ni siquiera se había puesto guantes. Me quiso dar algo, no se lo agarré y le dije que me retiraba, que firmaba lo que fuera necesario. Estaba exponiendo a la nena y ni siquiera tenía el resultado. Me retiré del Hospital el lunes a la noche por la atención. Por esa situación me hicieron una denuncia. Me aislé en mi casa”. Al día siguiente le confirmaron el positivo.

“Sacando cuentas, para mí se contagió en el Hospital en ese colapso entre el mediodía y la tarde. En ningún momento desinfectaron. A todos nos dicen que limpiemos con lavandina o alcohol, uno toma todas las precauciones y en el Hospital no hacen nada, no desinfectan. Cuando fui mi bebé tenía fiebre, pero el broncoespasmo también provoca fiebre. Para mí se contagió en ese colapso”, especuló.

Fuente: El Civismo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here