PELIGRA LA VISION DE UN JOVEN POR BALA DE GOMA POLICIAL EN SU OJO

0
74

Un joven de 17 años -Agustín-, sufrió traumatismo ocular severo y no sabe si va a recuperar la visión en su ojo, por haber recibir un disparo de posta de goma por parte de un policía durante la madrugada de ayer sábado, en calle 24 y 21. Un perdigón quedó alojado en su párpado por horas.

El menor tras haber sido atendido en el Hospital Dubarry, fue trasladado al Hospital San Lucía, de Capital Federal, dada la grave lesión sufrida en su ojo izquierdo -se puede ver en la foto- por el perdigonazo. Allí, le dijeron que no le pueden asegurar si va a recuperar su visión del ojo, dada la acumulación de sangre, que podría ser por estar lastimado adentro del ojo. Agustín, asegura que su buzo tiene 3 perdigonazos, más el cuarto que quedó alojado en su párpado hasta las 8 o 9 de la mañana, que comenzó a desinflamarse, y el perdigón se salió solo. El doctor Rivera seguirá con las curaciones y su recuperación a partir de mañana a la mañana.

Según contó el propio Agustín, que se encontraba con su novia y su suegra tras volver de Buenos Aires, “yo ya había vuelto de salir, estaba en casa desde las 2.30 aproximadamente. Me llamó un amigo para que vaya a La Trocha y salí de nuevo. Cerca de las 4.30 horas, comenzó una pelea en un boliche ubicado en calle 27 entre 28 y 26. Yo ya había oído la sirena de los patrulleros. Fui a buscar a un amigo, que y habíamos quedado que salía de ese boliche. La pelea se trasladó a la 24 y 21, y yo fui a verla en mi moto”, aseguró.

“Estaba mirando la pelea y el policía se la agarró conmigo: ¿Qué hacés acá, sos de Crónica?, me dijo. Me agarró del brazo y me puso contra la pared. Yo le decía que no tenía nada que ver, que solo estaba mirando. Y me pegó una cachetada y me sacó la gorra. Forcejeamos, hasta que me dijo que me vaya. Mi moto estaba en marcha. Cuando me iba a ir, miré para atrás, y fue ahí que me disparó”, sentenció.

Sobre el el final de la charla, Agustín aseguró que “cuando me llevan al hospital, recuerdo que el médico se enojó por cómo me habían esposado. Quiero agregar que yo no agredí verbalmente a nadie, ni agarré ninguna piedra,” finalizó.

Se supo, que desde la Fiscalía ya habrían estado realizando los peritajes correspondientes y ya han declarado testigos, y habrían encontrado el resto de los perdigones del disparo.

N de la R: Tenemos en claro que Agustín es menor de edad, pero decidimos publicar la fotografía porque es muy importante la imagen para informar como corresponde de lo sucedido, y porque contamos con la autorización parental y del joven involucrado.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here