PRENDIERON FUEGO LA CASA DEL BARRIOS SANTA ELENA DE LUJAN

0
64

La casa de la familia Luján fue incendiada esta noche, hasta las 22 horas por este hecho, indicaron desde el área de seguridad, no había ningún vecino detenido.

El hecho ocurrió alrededor de las 21. La casa está ubicada en Santa Elena y Santa Ana dónde se domicilia la familia.

En diálogo con el Comisario Rubén González indicó: «Había efectivos cuidando la casa para que no ocurra ningún descontrol pero llegaron entre 90 y 100 vecinos y la policía no pudo hacer nada, la carátula es «estrago e incendio».

Tras los incidentes del viernes y el allanamiento que se extendió hasta las 4 de la madrugada de hoy, no se pudo recobrar la calma en este sector de la ciudad de Luján. Durante el día, hubo amenazas, piedrazos que partieron y llegaron al domicilio problemático al tiempo que la Policía tuvo que acudir y fue atacada con objetos contundentes.

Hubo también un amague de acuerdo. Trascendió que desde la familia Luján tenían la voluntad de mudarse a otros barrios y hasta habrían pedido unos días para efectuar el cambio de domicilio. Sin embargo, una joven hizo declaraciones en la que afirmó que no estaban dispuestos a dejar el barrio.

Conocida esta postura, la situación se agravó aún más. Los vecinos se convocaron para las 19 en la esquina de San Sebastián y Santa Elena mientras que la Policía -con menor despliegue que el viernes- trató de controlarlos.

Todo se desmadró pasadas las 20 cuando comenzaron a llover piedras sobre la premoldeada que estaba deshabitada, tras los daños causados el día anterior. Acto seguido comenzó el fuego. Las fuerzas de seguridad intentaron dispersar con balas de estruendo, pero no lo lograron.

Al grito de “¡Que se vayan todos, que no quede ni un solo!”, decenas de personas dejaban en claro que no tenían intención de confrontar con la Policía, sino atacar hasta destruir la propiedad privada. El fuego tomó parte de la entrada de la casa y ni bien se apagó, fue vandalizada: arrancaron aberturas, rejas y demolieron a patadas parte de las paredes.

“¡El barrio se dio vuelta!”, “Llamá a Domenech!” (por el abogado que los defiende), vociferaba la muchedumbre en un mensaje destinado a quienes denuncian como autores de numerosos hechos delictivos, que vienen sufriendo desde hace años. A diferencia del viernes, esta vez no hubo respuesta de parte de los Luján, que se encerraron en otra casa sobre Santa Ana al 1400.

Cerca de las 21 llegaron los Bomberos Voluntarios para cortar el gas. Ni bien se retiraron, los vecinos volvieron a carga y esta vez fueron a fondo. Tiraron neumáticos, alimentaron las llamas con combustible y ramas secas que juntaban del frente de los domicilios.

Una hora después la casa había sido devorada por el fuego. Cada chapa del techo que caía a la hoguera era celebrada como si fuera la Quema del Judas. A todo esto, y al ver que el incendio podía alcanzar a la segunda casa, la familia Luján emprendió una mudanza de urgencia. Grandes y chicos, hombres y mujeres sacaban muebles, artefactos del hogar, colchones, juguetes, electrodomésticos y todo lo que podía juntar de apuro y lo amontonaban en la vereda al tiempo que la premoldeada comenzaba a apagarse sola ante la mirada de decenas de policías y cientos de vecinos, pero el fuego estaba a punto de alcanzar un Fiat 147 que estaba en el patio.

Desesperada, la familia Luján llevaba los bártulos de casa en casa. Al menos tres vecinos de calle Santa Ana le hicieron lugar para que guarden muebles, ropas y otros elementos que forman parte del hogar. “Son rateros, ponen la música fuerte pero esto no tendría que haber pasado”, lamentaba una vecina que les tendió una mano en este difícil momento.

“El barrio está lleno de malandras, pero como estos no se les parece ninguno”, decía un joven. Como ayer, cada uno de los que participó de los incidentes tenía algo malo que contar de la familia Luján.

“¡De acá no nos vamos, de acá no nos vamos!”, repetía uno de los jóvenes sindicado como delincuente mientras hacía la mudanza. Hubo cruce de insultos en medio del caos. “Todo vuelve”, decía una mujer del clan. Mientras tanto, en medio de la niebla, el humo y la poca iluminación del lugar, los vecinos que continuaban frente a la casa incendiada querían ir por más.

Fuentes: El Civismo- Luján en Línea

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here