TODO EMPEZÓ AQUÍ

0
158
Por: Oscar Dinova
Leer en tiempos de Pandemia – Entrega de Libros en el CEPT N°2 de San Andrés de Giles. I Parte
Todo comenzó en Km 108, un paraje rural habitado por viejos fantasmas y nuevas esperanzas.
Un líder respetado, Rubén Alvarez, un puñado de padres convencidos de la importancia que sus hijos debían estudiar en el campo y un grupo de profesores, jóvenes y apasionados se lanzan en busca de una quimera; crear una escuela para el medio rural. Era 1988.
El resultado será el CEPT N°2, centro de alternancia fundacional de la provincia de Buenos Aires. Casi por milagro, logré subirme a esa fascinante aventura educativa, junto a solidarios docentes, convencidos padres y entusiasmados jovencitos.
Aunque no fue fácil, logramos atrapar los sueños y convertirlos en hechos. Por una vez, el cielo estuvo con los pies bien firmes en la tierra. En la buena y siempre leal pampa bonaerense.
Hoy, el CEPT N°2 está firme, consolidado. Se repiten año a año promociones de todo los rincones del partido y de pueblos vecinos; Azcuénaga, Solís, Heavy, Villa Ruiz, Cucullú, Villa Espil, Franklin, familias de los pagos de, Rivas, Rawson, Andonaegui, San Antonio y Carmen de Areco, Carlos Keen y muchos más.
“Nunca dejamos de estar en los lugares en que se deja el corazón”. Ahora puedo llegar con mi segunda pasión; escribir. Mis libros, Cuentos del Abuelo y Crónicas de Gardel en Mercedes, editados por UATRE, son llevados por el equipo docente de mi querido CEPT N°2 para que, estos duros tiempos de pandemia, sean la oportunidad de recorrer sus páginas.
Cada tranquera, cada puerta, cada casa de campo, es el bienvenido encuentro entre estos comprometidos docentes y las hermosas familias que integran la institución. Este indestructible vínculo es la argamasa misma que nutre a toda una sociedad y bendice a nuestro país.
Infinitas gracias a toda la Comunidad CEPT -Consejo y Equipo Docente- por permitirme estar cerca de ustedes. Nos estamos encontrando en breve, para repasar estas y otras muchas historias.
Un abrazo fraternal, Oscar Dinova
Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here